Inicio Archivos mensuales
Archivos mensuales

marzo 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas 18, 9-14

En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: – «Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: «¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.» El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: «¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador.» Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Con la parábola del fariseo y el publicano Jesús nos enseña a poner los ojos en Dios y reconocer, con un corazón humilde, lo que somos venciendo la soberbia, el orgullo y el egoísmo que corrompen la relación con Dios y con el prójimo.

El fariseo se consideraba justo y fiel, al punto de despreciar a los demás, señalándolos como ignorantes e infieles. Su oración soberbia se hacía autojustificación y elogio de sí mismo; agradecía el ser mejor que los demás, es decir, Dios le salía a deber por su comportamiento cumplidor de la Ley. Su incapacidad de reconocerse pecador lo alejaba de la verdadera confesión de fe.

El publicano ni siquiera levantaba los ojos, con humildad se puso en su lugar ante Dios, reconociéndose pecador y clamando la compasión divina: «¡Dios mío, ten piedad de mí que soy un pecador!» Esta capacidad de humillarse lo llevó a hacer una doble confesión: “eres compasivo y yo soy un pecador”.

Es curioso que esta parábola nos puede despertar, paradójicamente, un rechazo al fariseo diciendo: “Te doy gracias, Dios mío, porque no soy como este fariseo”. Es fácil lanzarnos al juicio y a las interpretaciones erradas. Con la parábola Jesús quería sacudir la conciencia de “algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás”. Reconocer humildemente el pecado, vencer la soberbia y la vanagloria, confesar la compasión de Dios, no compararse con nadie, ni juzgar, viviendo en verdad lo que somos ante Dios y en nuestro interior, nos ayuda a no tener una actitud religiosa engañosa.

Recuerdo que ante una pregunta de un periodista, el Papa Francisco hizo esta afirmación: “¿Quién soy yo para juzgar?”. Sus palabras han sorprendido a casi todos, despertando diversas reacciones; unos lo criticaban con dureza señalándolo como un Papa que dañaba la doctrina cristiana, otros decían que era moderno porque aceptaba a todos sin importarle la manera en que se viviera. Lo cierto es que el Papa dijo: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo? El catecismo de la Iglesia Católica lo explica de una forma muy bella a esto. Dice que no se puede marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas a la sociedad. El problema no es tener tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer un lobby”.

Recordemos que Jesús no condena al fariseo ni está justificando el pecado del publicano. Quiere tocar el corazón de sus discípulos para que comprendan lo que significa realmente la compasión. Tengamos en la cuenta que nuestra fe, nuestra práctica religiosa no debe ser una rutina, una tradición, sino una fe vivida, testimoniada, un seguimiento de Jesús en nuestra vida cotidiana, sin juzgar y sin mirar por encima del hombro a los demás.

P. John Jaime Ramírez Feria

30 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

12. Si existe Dios ¿por qué permite el mal?

No se puede responder brevemente a esta pregunta. Sobre este tema se ha escrito una gran cantidad de libros, pues como lo señala el Catecismo, la respuesta a este interrogante lo constituye el conjunto de nuestra fe: “El conjunto de la fe cristiana constituye la respuesta a esta pregunta (…). No hay un rasgo del mensaje cristiano que no sea en parte una respuesta a la cuestión del mal” (Catecismo, 309).

Teniendo en cuanta esta complejidad, necesariamente, durante el recorrido de estas ideas breves iremos comentando algunos de los varios aspectos de este tema.

En esta ocasión, respondemos brevemente diciendo que Dios no es de ninguna manera, ni directa ni indirectamente, la causa del mal, ni lo quiere; y que si lo permite es solo porque, habiendo creado al ser humano libre, es el primero en respetar esta libertad. Es importante recordar que la libertad hace al ser humano responsable de sus actos; es decir, que el ser humano tiene la capacidad de elegir entre el bien y el mal pero que al final deberá responder ante el Creador de cada una de las elecciones que realice.

Finalizamos afirmando que “Dios en su providencia todopoderosa puede sacar un bien de las consecuencias de un mal (Catecismo, 312). Pues como afirma san Pablo “todo coopera al bien de los que aman a Dios” (Rm 8, 28).

30 marzo, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Os recordamos que hoy, 30 de marzo, con el cambio de hora pasamos al horario de verano y con ello las misas de los sábados por la tarde y vísperas de festivos pasan a ser a las 20:00 horas en Santa Cruz y 20:45 en Dorneda.

El resto de horarios de las demás celebraciones se mantienen como hasta ahora en todos los templos

30 marzo, 2019
3 Facebook Twitter Google + Pinterest
El obispo auxiliar, con Cáritas de Santa Cruz
El obispo auxiliar, con Cáritas de Santa Cruz
El obispo auxiliar, con Cáritas de Santa Cruz
El obispo auxiliar, con Cáritas de Santa Cruz
  • La jornada sirvió para dar cuenta del trabajo que se desarrolla y los proyectos de futuro

El obispo auxiliar de Santiago, monseñor Jesús Fernández, participó en una jornada solidaria  organizada por Cáritas Parroquial de Santa Cruz  enmarcada en las acciones que lleva a cabo la institución con motivo de la campaña de sensibilización hacia las personas que están pasando por dificultades. El prelado estuvo acompañado por José Anuncio Mouriño Raño y Pilar Farjas Abadia, director diocesano y directora de A Coruña, respectivamente.

El acto consistió en una cena que se celebró en los locales parroquiales de la Iglesia nueva de Santa Cruz, y en el que participaron otros responsables, trabajadores y voluntarios de esta  Cáritas y otras del   entorno, así como las personas que actualmente requieren el servicio y las ayudas que ofrece la parroquia. Todos juntos compartieron un menú elaborado por usuarios y colaboradores de la entidad.

Los propios usuarios del centro fueron los encargados de explicar al obispo los diferentes programas en los que están inmersos para su reinserción social, y también le expusieron su situación personal, en ocasiones muy difíciles.

La jornada sirvió también para  presentar los nuevos proyectos que se pretenden desarrollar en esta Cáritas que trabaja fundamentalmente, con un importante equipo de voluntarios, en atención  básica, reparto de alimentos, formación e inserción laboral, atención infantil y ropero.

Tanto el consiliario, José Carlos Alonso, como el director, Agustín Gimeno agradecieron  el importante trabajo que desarrollan los agentes de Cáritas para atender a las personas más necesitadas de su zona de influencia.

29 marzo, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Marcos 12, 28b-34

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: – «¿Qué mandamiento es el primero de todos?» Respondió Jesús: – «El primero es: «Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. «El segundo es éste: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.» No hay mandamiento mayor que éstos.» El escriba replicó: – «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: – «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación

Como aquel doctor de la ley, hoy mucha gente quiere saber que es lo más importante en la religión; la respuesta breve y profunda de Jesús, no solo es el resumen de todo lo que él enseñó y practicó, sino que también continúa siendo el camino que todo creyente está invitado a asumir y a recorrer.

“¡Dios es amor! Y sólo por el camino del amor puedes conocer a Dios. Amor razonable, acompañado de la razón. ¡Pero amor! ‘¿Pero ¿cómo puedo amar lo que no conozco?’; ‘Ama a los que tienes cerca’. Y esta es la doctrina de los dos mandamientos: El más importante es amar a Dios, porque Él es amor; el segundo es amar al prójimo, pero para llegar al primero debemos subir los escalones del segundo: es decir, a través del amor al prójimo llegamos a conocer a Dios, que es amor. Sólo amando razonablemente, pero amando, podemos llegar a este amor. Es por eso que debemos amarnos los unos a los otros, porque el amor es de Dios y quien ama ha sido engendrado por Dios. Para conocer a Dios hay que amar”. Con estas palabras el Papa Francisco nos invita a volver sobre el aspecto central de nuestra fe. La persona creyente fija su memoria, su inteligencia, su corazón y todo su ser en esta gran conclusión del Señor: ¡sólo se llega a Dios a través del don total al prójimo!

Entonces, como cristianos no vamos a tientas buscando qué hacer para agradar a Dios. Nuestra relación con él no está basada en prácticas externas de cumplimiento, en ritos obligatorios, en grandes rezos y sacrificios; el camino, el Señor nos lo ha enseñado: amamos a Dios con todo el corazón, con todo el ser porque Él nos ha amado primero; no nos ha dado las migajas, Él nos lo ha dado todo: nos ha elegido, por amor nos ha hecho sus hijos, nos ha amado en su Hijo Jesucristo que se entregó por nosotros, nos ha revestido de vida e inmortalidad, nos ama continuamente sin reserva, su misericordia y su compasión son eternas. Sí, Él nos ama con predilección; y la experiencia de fe se hace respuesta que toca todo nuestro ser. Esta enseñanza del Señor no permite que nos dividamos en nuestro interior. Por esto, san Juan nos dice: “Si alguien dijese “¡Amo a Dios!”, pero odia a su hermano, es un mentiroso” (1Jn 4,20). Así para el cristiano todo aquello que hace debe estar impregnado por el amor a Dios que se concreta en el amor al prójimo.

Como nos lo recuerda San Pablo en su carta a los Corintios: si no tengo amor no soy nada, sino un ser sin trascendencia. Entonces nos preguntamos si es el amor la guía de nuestra vida y si hemos que este es el corazón del Evangelio. Ya san Agustín decía: “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos».

P. John Jaime Ramírez Feria

29 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En la tarde de ayer en el los locales parroquiales de Santa Cruz los responsables del Grupo Juvenil celebraron un ameno encuentro con Javier García, Delegado de Pastoral Infancia y Juventud de la Diócesis de Santiago.

Esta reunión estaba prevista para principios del mes de febrero febrero pero se había postergado por el viaje del delegado a la JMJ en Panamá encabezando la representación diocesana.

El primer punto a tratar era hacer balance del Encuentro Diocesano de Juventud que acogió nuestra parroquia.

En la reunión los jóvenes le presentaron al Delegado de Juventud las actividades llevadas a cabo por nuestro Grupo Juvenil, donde se hizo énfasis en las tres vertientes que trabajan: social, pastoral y evangélica.

Por último, se reafirmaron los compromisos adquiridos por el grupo juvenil con la Delegación y se abrieron puertas a colaboraciones futuras en la diócesis.

29 marzo, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

La gracia y la misericordia del Señor es la mejor medicina para nuestra conciencia, por eso invito a todos los feligreses para que con humildad, sencillez nos acerquemos a la misericordia, a la ternura del amor de Dios y participemos en la celebración de las 24 Horas para el Señor.

A las siete celebraremos la Santa Misa y a continuación habrá el Señor estará expuesto en la Custodia para la Adoración eucarística hasta las siete de la tarde del sábado.

Durante todo la jornada tendremos diversos actos: una celebración, rezo de la Liturgia de las Horas, penitencial adoración de los niños del Catecismo, de distintos grupos parroquiales: Jóvenes , Pastoral Familiar, Coro, Caritas, niños del Catecismos (cada sección acompañada de su catequista), Adultos, Grupo Ecuménico, etc.

Celebraremos un acto penitencial aunque procuraremos que la mayor parte del tiempo haya sacerdotes en el confesionario para que todo el que participe tenga la ocasión de reconciliarse. No debemos olvidar que el Papa nos ha convocado para la oración y la penitencia para. No hay pecado que no pueda ser perdonado si hay un verdadero arrepentimiento y un verdadero cambio de vida

A lo largo de toda la jornada se dirigirán diferentes rezos. La entrada es libre pero se insta a inscribirse en los turnos de Adoración al Santísimo para que en todo momento el Señor este acompañado

Instamos a todos los feligreses a comunicar a los sacerdotes aquellas peticiones, acciones de gracias e intercesiones que quieran que se lea durante esa noche por las personas que permanecerán orando ante el Santísimo.

La comunidad venezolana ha querido unirse a esta vigilia en la que la Paz en su país será una de las intenciones preferentes en este día.

29 marzo, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

El jueves 28 de marzo tendremos una nueva oportunidad de juntarnos los jóvenes de la parroquia para celebrar encuentro con el Delegado De Pastoral de Infancia y juventud de nuestra diócesis D. Javier García.

La reunión tiene dos objetivos:

⁃ Revisión de la Vigilia de la Inmaculada que congregó en nuestra parroquia a jóvenes de toda la diócesis para superar deficiencias para nuevas ediciones y al tiempo preparar nuevos proyectos sociales, de formación y de espiritualidad.
⁃ El segundo objetivo es mostrarle los primeros trabajos de preparación de un taller sobre la Santidad basado en la figura de San Juan Pablo II. El grupo Juvenil parroquial ha sido invitado a presentar ese taller en el VII encuentro diocesano de niños que tendrá lugar el próximo 1 de mayo en el Seminario menor de Santiago.

El encuentro se celebrará a las 20:00 hh. en los locales parroquiales de Santa Cruz que una vez más abre sus puertas para acoger actividades de ámbito diocesano. Para el grupo supone un impulso y una gran responsabilidad pues pocos poco van tomando consciencia de su misión evangelizadora en la sociedad que les ha tocado vivir

28 marzo, 2019
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11,14-23

En aquel tiempo, Jesús estaba echando un demonio que era mudo y, apenas salió el demonio, habló el mudo. La multitud Se quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron: – «Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.» Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. El, leyendo sus pensamientos, les dijo: – «Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por parte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero, si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación
La expulsión de un demonio por parte de Jesús, provoca dos reacciones diferentes. Unos que han creído en Jesús se quedaron admirados por el milagro obrado; otros que no lo aceptan lo acusan diciendo que expulsa demonios por el poder del príncipe de los demonios; estos no creen, se han cerrado a la acción del Espíritu y permanecen en la oscuridad del error.

Lo acusan porque no quieren reconocer el poder con el que hace los milagros; se sienten amenazados en su autoridad. Ellos han cerrado sus oídos y su corazón a los signos de la llegada del Reino de Dios. Ven que Jesús es más fuerte que el demonio y lo vence con el Dedo de Dios, es decir, con el Espíritu Santo, pero no se abren a la gracia de la vida nueva; Jesús ha venido a liberar y a defender al oprimido y al indefenso y ellos, fariseos y maestros de la ley, permanecen anclados en sus falsas seguridades.

Explica el Papa Francisco: “Había un grupo de personas que no le querían y trataban siempre de interpretar las palabras de Jesús y también sus comportamientos, de forma distinta, contra Jesús. Algunos por envidia, otros por rigidez doctrinal, otros porque tenían miedo que vinieran los romanos y les masacraran; por muchos motivos trataban de alejar la autoridad de Jesús del pueblo y también con la calumnia: Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios. Le ponían delante de una trampa para ver si caía”.

Al leer este pasaje del Evangelio podemos encontrar varias aplicaciones en cuanto a nuestra relación con Dios y con el prójimo. En primer lugar, no podemos sentir envidia de la bondad, el servicio y la caridad de los otros. La envidia envenena el corazón y provoca dolor o desdicha, roba la paz y corrompe las relaciones humanas. En segundo lugar, debemos evitar la calumnia y las actitudes que sean piedra de tropiezo para los demás; Jesús viene calumniado buscando quitarle autoridad a su servicio. Sin embargo, Jesús conservando su libertad interior no responde con violencia verbal, ni de ningún tipo; es claro al hablar de su error. Es necesario pedirle siempre al Señor la moderación de la lengua. Y en tercer lugar, aprendamos a discernir lo que es de Dios y lo que es del maligno. El don del discernimiento lo provee el Espíritu Santo que nos conduce a la verdad completa, la luz del Espíritu Santo nos clarifica el camino que nos conduce a la comunión con Dios y con el prójimo.

Que este camino cuaresmal sea guiado por el Espíritu Santo hasta llegar con el corazón preparado a la fiesta de la Pascua. Agudicemos nuestro oído para escuchar al Señor y así edificar nuestra vida, como lo hizo María, en la Palabra de Dios.

P. John Jaime Ramírez Feria

28 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5,17-19

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tílde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.»

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús

Meditación
En la primera comunidad cristiana se daban varias tendencias en cuánto a la relación con las leyes del Antiguo Testamento; unos pensaban que no era necesario observarlas, pues la fe nueva en Jesús salvaba, otros aceptaban a Jesús como Mesías pero pensaban que debían continuar la observancia de la Ley como en el Antiguo Testamento. Ante estas tensiones que generaban conflicto y división, el evangelista Mateo presenta el equilibrio que se debe alcanzar y vivir.

Jesús no ha venido a abolir la Ley y los profetas, sino a darles pleno cumplimiento; es decir, las comunidades cristianas no podían estar contra la Ley, ni encerrarse en su observancia como mero cumplimiento. La plenitud se encuentra en Jesús de Nazaret y en la vida nueva en el Espíritu Santo que mueve a la caridad; como lo explica san Pablo: “No debáis nada a nadie, a no ser el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo ha cumplido plenamente la Ley. Pues no adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y cualquier otro precepto, se compendian en este mandamiento: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Rm 13,8-10).

Así viene confirmado por el Papa Juan Pablo II cuando señala que “el amor a Dios y el amor al prójimo son inseparables de la observancia de los mandamientos de la Alianza, renovada en la sangre de Jesucristo y en el don del Espíritu Santo”.

Con estas expresiones del Evangelio, Jesús remueve aquellas mentalidades que propiciaban el miedo o la falsa seguridad en el cumplimento de la Ley; “él no deroga la Ley de Moisés, sino que la lleva a su plenitud, declarando, por ejemplo, la ineficacia contraproducente de la ley del talión; declarando que Dios no se complace en la observancia del Sábado que desprecia al hombre y lo condena; o cuando ante la mujer pecadora, no la condena, sino que la salva de la intransigencia de aquellos que estaban ya preparados para lapidarla sin piedad, pretendiendo aplicar la Ley de Moisés, comenta el Papa Francisco. Jesús revoluciona también las conciencias revelando plenamente la lógica de Dios. La lógica del amor que no se basa en el miedo sino en la libertad, en la caridad, en el sano celo y en el deseo salvífico de Dios, Nuestro Salvador, que quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”.

En esta cuaresma, hemos sido invitados a emprender un camino de verdadera conversión interior que nos ayude a ver con claridad quién es el fundamento de la vida cristiana y qué significa seguir al Señor que nos da el mandamiento nuevo: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado”. Es esta dinámica la que estamos llamados a hacer realidad en nuestra vida; es la gracia del Espíritu Santo la que nos conduce al encuentro transformador con el Señor resucitado que nos invita a reconocerlo presente, no solo en la vida de la Iglesia sino también en el prójimo que padece alguna necesidad y clama nuestra caridad”.

P. John Jaime Ramírez feria

27 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales