Inicio Parroquia
Categoría

Parroquia

El Vaticano ha hecho hoy publica la Carta ‘Samaritanus Bonus’ sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida, elaborada por la Congregación para la Doctrina de la Fe y aprobada por el papa el pasado 25 de junio. El documento intenta “iluminar a los pastores y a los fieles en sus preocupaciones y en sus dudas acerca de la atención médica, espiritual y pastoral debida a los enfermos en las fases críticas y terminales de la vida” a través de la parábola del Buen Samaritano. Y sentencia: no hay sacramentos si no existe arrepentimiento

http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2020/09/22/carta.html

 

22 septiembre, 2020
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Hoy, fiesta de San Mateo, se cumplen seis años de mi llegada a San Martin de a Dorneda y quiero dar gracias a Dios porque me ha dado la posibilidad de encontrar y servir a gente fantástica y compartir los retos de hacer descubrir al mundo de hoy que otra vida es posible con la Gracia de Dios. Con vuestro ejemplo y entrega, sois un estímulo para buscar la santidad que yo mismo os propongo.

Sé que os merecéis un párroco, servidor y hermano que muchas veces por precipitación, descuido o no saber no he correspondido como merecéis.

Perdón especialmente a aquellos que por lo dicho se han sentido defraudados por mí, por Dios o la Iglesia al no recibir el trato esperado y merecido.

Os ruego en este día señalado que por intercesión de la Virgen, de San Martín nuestro patrón y con vuestra ayuda, llegue a ser el sacerdote santo que Dios espera de mí.

21 septiembre, 2020
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

El Congreso de los Diputados ha decidido seguir adelante con la tramitación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. Es una mala noticia, pues la vida humana no es un bien a disposición de nadie.

Defender la vida debe encabezar la lista de prioridades de cualquier católico. Si no defendemos la vida, nos quedamos en nada.

Defender la vida no solo implica la vida del no nacido, sino del desvalido, del rechazado, del enfermo, del anciano, del joven, del adulto, del niño.

El Papa Francisco nos advierte continuamente sobre la «cultura del descarte» y sobre la «cultura de la muerte», que se está imponiendo: «persisten demasiadas situaciones – nos dice – en las que los seres humanos son tratados como objetos, de los cuales se puede programar la concepción, la configuración y la utilidad, y que después pueden ser desechados cuando ya no sirven, por ser débiles, enfermos o ancianos»

Se trata de traspasar la última Línea roja tras la cual todas las demás puede ser cruzadas.

Por ello a nuestros gobernantes sólo les importante es ganar el debate de la opinión pública:

Para ello:

1. Se presenta al público algún «caso límite». o una situación terminal y dramática

2. Se utilizan expresiones que suenan bien como “muerte digna”, “libertad”

3. Se procura presentar a los defensores de la vida como retrógrados, intransigentes, contrarios a la libertad individual y al progreso. Al que discrepa se le pone una etiqueta

4. Se transmite la idea de que la eutanasia es una cuestión únicamente religiosa y la Iglesia o puede, ni debe, imponer sus opiniones.

5. Se transmite la idea de que la eutanasia es una demanda urgente de la población,

La auténtica eutanasia o muerte dulce debería ser la que permita al enfermo morir dignamente, aliviando su dolor, su angustia y su soledad con la cooperación del personal sanitario, su familia y su entorno.

La eutanasia no debe ser un modo de librar a la sociedad de personas molestas y costosas, ni un modo de evitar que el Estado gaste dinero en cuidados paliativos y asistencia domiciliaria.

1. Nos dicen que es sólo para cuando haya un dolor insoportable,

2. Nos dicen que se hace por compasión,

3. Nos dicen que es indigno vivir con sufrimientos y sin calidad de vida

¿Con qué baremos se mide la calidad de vida? ¿En qué momento se puede llegar a afirmar que ya carece de valor o que no merece la pena ser vivida? ¿Se puede decir que un ser humano pierde su dignidad por sufrir?

4. Nos dicen que es una decisión fruto de la libertad,

¿tienen libertad para decidir matarse los que están en depresión, los enfermos dependientes, los discapacitados psíquicos o los pacientes en coma?

Juan Pablo II AFIRMABA QUE asegura que trabajar a favor de la vida es contribuir a la renovación de la sociedad mediante la edificación del bien común, pues el respeto de la vida es fundamento de la democracia y de la verdadera paz.

 

 

19 septiembre, 2020
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Esta semana han comenzado las obras de Acondicionamiento de los taludes de la Casa Rectoral de Santa Cruz de Oleiros y cuyo plazo de ejecución será de tres semanas aproximadamente.

El acondicionamiento y refuerzo de los taludes de desmonte situados en el entorno de la Rectoral junto al Paseo Marítimo de Santa Cruz era una obra urgente y necesario por el
por el peligro de derrumbamiento del terreno y exigida – con toda justicia – en diversas ocasiones por Ayuntamiento de Oleiros.

La actuación se dividirá en dos partes diferenciadas por la soluciones técnicas y artisticas:

⁃ Actuación sobre el talud que da al vial

⁃ Actuación sobre el talud que da a la plaza

Debido a la dificultad de actuar en el pie del talud del paseo por la fuerte pendiente (pared vertical), la solución técnica más favorable es el gunitado de hormigón sobre malla bulonada, y como acabado, se plantea una envolvente y/o “piel” orgánica en madera para contribuir al embellecimiento del espacio arquitectónico con ornamento vegetal y trepadoras tipo Hedera hélix.

Sobre el talud de la plaza se plantea una solución ecológica, una hidrosiembra sobre malla volumétrica bulonada al terreno.

En definitiva, más de cincuenta metros de talud que serán reforzados y dotados de una solución ecológica y al tiempo estéticamente adecuada con su entorno.

Las intervenciones están pensadas de manera que estas medidas garanticen el respeto de la normativa correspondiente y al medio ambiente, a la convivencia y a las terceras personas, con el fin de aunar la seguridad del
terreno y la estética del lugar, al tratarse de un paseo emblemático de nuestro hermoso pueblo.

18 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Cada día, tras las palabras de la Consagración en la Santa Misa, el sacerdote oro clama: “Este es el Sacramento de nuestra Fe”:

Hoy, como cada jueves de mes, a las 19:30h,
vamos a estar en silencio con Jesús, para acompañarle en su soledad y sus largas esperas, para penetrar en su dolor porque no es recibido, ni conocido, ni amado.

Vamos a manifestar nuestra fe en Jesús,
en el Sacramento de la Eucaristía.S¡i! Lo profesamos con los labios pero hoy vamos a renovar una vez más, como si fuera la única, nuestra Fe en Jesús en el Sacramento de la Eucaristía, y vamos a vivirlo, a saborearlo, va- mos a estar un rato con Él, para luego tener fuerza, valor y amor para comunicarlo a todos cuantos se crucen con nosotros.

Estaremos un rato en silencio, para escuchar al Señor, que Él habla en lo hondo de nuestro espíritu, sin palabras. Hoy Jesús, hecho Pan “porque es amor y puede” nos reclama que, con los ojos de la Fe, sepamos trascender y decirle: Señor, yo creo que Tú estás ahí y me estás mirando; yo sé que Tú estás ahí, en la blanca Hostia, en la Eucaristía. Tú estás realmente, vivo, con todo tu Misterio para que yo lo viva y te acompañe, con todo tu Amor infinito esperándome siempre, durante todos los siglos.

Y una intención nos une: pedir al Señor Eucaristía por las vocaciones sacerdotales para que envie ministros para administrar sus Misterios.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves
Hora: 19:30

17 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

 No hay enfermos “incuidables”, aunque sean incurables

Reflexión a propósito de la tramitación de la ley sobre la eutanasia

El Congreso de los Diputados ha decidido seguir adelante con la tramitación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. Es una mala noticia, pues la vida humana no es un bien a disposición de nadie.

La Conferencia Episcopal Española ha reflexionado repetidas veces sobre este grave asunto que pone en cuestión la dignidad de la vida humana. El último texto fue publicado el pasado 1 de noviembre de 2019 bajo el título “Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de la vida humana” y en él se examinan los argumentos de quienes desean favorecer la eutanasia y el suicidio asistido, poniendo en evidencia su inconsistencia al partir de premisas ideológicas más que de la realidad de los enfermos en situación terminal. Invitamos encarecidamente a la comunidad cristiana a su lectura y al resto de nuestros conciudadanos a acoger sin prejuicios las reflexiones que en este texto se proponen.

Insistir en “el derecho eutanasia” es propio de una visión individualista y reduccionista del ser humano y de una libertad desvinculada de la responsabilidad.  Se afirma una radical autonomía individual y, al mismo tiempo, se reclama una intervención “compasiva” de la sociedad a través de la medicina, originándose una incoherencia antropológica. Por un lado, se niega la dimensión social del ser humano, “diciendo mi vida es mía y sólo mía y me la puedo quitar” y, por otro lado, se pide que sea otro –la sociedad organizada– quien legitime la decisión o la sustituya y elimine el sufrimiento o el sinsentido, eliminando la vida.

La epidemia que seguimos padeciendo nos ha hecho caer en la cuenta de que somos responsables unos de otros y ha relativizado las propuestas de autonomía individualista. La muerte en soledad de tantos enfermos y la situación de las personas mayores nos interpelan. Todos hemos elogiado a la profesión médica que, desde el juramento hipocrático hasta hoy, se compromete en el cuidado y defensa de la vida humana. La sociedad española ha aplaudido su dedicación y ha pedido un apoyo mayor a nuestro sistema de salud para intensificar los cuidados y “no dejar a nadie atrás”.

El suicidio, creciente entre nosotros, también reclama una reflexión y prácticas sociales y sanitarias de prevención y cuidado oportuno. La legalización de formas de suicidio asistido no ayudará a la hora de insistir a quienes están tentados por el suicidio que la muerte no es la salida adecuada. La ley, que tiene una función de propuesta general de criterios éticos, no puede proponer la muerte como solución a los problemas.

Lo propio de la medicina es curar, pero también cuidar, aliviar y consolar sobre todo al final de esta vida. La medicina paliativa se propone humanizar el proceso de la muerte y acompañar hasta el final. No hay enfermos “incuidables”, aunque sean incurables. Abogamos, pues, por una adecuada legislación de los cuidados paliativos que responda a las necesidades actuales que no están plenamente atendidas. La fragilidad que estamos experimentando durante este tiempo constituye una oportunidad para reflexionar sobre el significado de la vida, el cuidado fraterno y el sentido del sufrimiento y de la muerte.

Una sociedad no puede pensar en la eliminación total del sufrimiento y, cuando no lo consigue, proponer salir del escenario de la vida; por el contrario, ha de acompañar, paliar y ayudar a vivir ese sufrimiento. No se entiende la propuesta de una ley para poner en manos de otros, especialmente de los médicos, el poder quitar la vida de los enfermos.

El sí a la dignidad de la persona, más aún en sus momentos de mayor indefensión y fragilidad, nos obliga a oponernos a esta esta ley que, en nombre de una presunta muerte digna, niega en su raíz la dignidad de toda vida humana.

Madrid, 14 de septiembre, Exaltación de la Santa Cruz

Comisión Ejecutiva de la CEE

14 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah, pide en una carta a los obispos acciones prudentes ante las autoridades de cada país para que ir a misa «no se considere una reunión o sea comparable, y ni siquiera subordinado, a formas de reunión recreativa».

 

 

 

 

12 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo

Siempre se ha dicho que, si se cierra una puerta, se abre una ventana.

Esta expresión bien podía reflejar lo que estamos viviendo en la
Parroquia este curso. Estábamos acostumbrados a que el verano estuviese plagado de actividades a causa de las numerosas celebraciones que durante el tiempo se realizan: comuniones, bautizos, bodas, etc… y a las múltiples reuniones que ello conlleva de preparación de las ceremonias, catequesis, cursos de formación o simples encuentros.

Como es sabido, la pandemia del COVID que estamos padeciendo trajo como consecuencia la suspensión de la gran mayoría de todas esas celebraciones.

Pero una parroquia lo hemos dicho desde el primer día de confinamiento estamos parados sino más bien al contrario invertimos ese tiempo qué hora ha quedado libre en realizar distintas tareas.

Decía San Josemaría que vacaciones no es no hacer nada si no cambiar de actividad. Y eso es lo que hemos hecho ocupando todo ese tiempo que la ausencia de todas esas actividades nos ha dejado libre en realizar tareas de reformas y restauración en los distintos templos de nuestra Unidad Pastoral. Así en semanas y días diferentes hemos presentado distintas actuaciones restauración de imágenes, Reparaciones varias labores de mantenimiento en el templo etc.

Hoy queremos presentar una nueva. Se trata de una imagen del Crucificado tamaño natural; una talla que por su gran tamaño estaba retirada del culto y que se conserva en los salones parroquiales.

Se comenzó consolidando puntualmente las zonas con peligro de pérdida, se llevaron al sitio los levantamientos de la zona de la espalda. La imagen presentaba suciedad superficial y bastantes desconchados en diferentes partes del Cristo. Especial tratamiento recibió el “paño de pudor” que estaba bastante dañado y tuvo que ser reconstruido en algunas partes y pintado de nuevo. Además se realizó una nueva corona de espinas pues la anterior, hecha de leño de espino, estaba completamente deshecha.

Al tiempo se realizó una eliminación de todo el metal oxidado al que se pudo llegar, sustituyéndolo por material lígneo. Es el caso de uno los clavos que fue sustituido por uno de nueva realización.

Otra de las intervenciones sobre la imagen fue la sustitución De la Cruz por encontrarse completamente apolillada haciendo imposible su conservación.

A esta imagen junto con otras que están retiradas del culto también les ha llegado la hora pues, aunque no estén expuestas a la veneración de los fieles , tenemos la obligación de conservar el Patrimonio de la parroquia fruto de la generosidad de los feligreses a lo largo de los siglos y que verán la luz en los próximos días y que también están siendo objeto de diferentes intervenciones para su recuperación.

Agradecemos de todo corazón el generoso trabajo de todos aquellos que han hecho posible su recuperación en las distintas fases, transporte, restauración, carpintería, reubicación, etc… pues ha sido un trabajo ímprobo en beneficio de todos y sin esperar nada a cambio.

¡Que Dios se lo premie!

10 septiembre, 2020
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Necesitamos momentos de quietud, soledad y silencio ante Dios. El ajetreo de la vida actual saturada de palabras, sonidos e imágenes no deja espacios vacíos donde resuene la voz de Dios, donde podamos encontrarnos con el Señor en el sosiego sagrado de la adoración y la contemplación (cf. Francisco, Gaudete et exultate 29).

En los complicados tiempos que corren, en los que el estrés se adueña cada vez más de nuestras vidas, todos procuramos buscar alguna actividad relajante que nos ayude a liberar la tensión acumulada. Las vías de escape pueden ser muchas y una de ellas, que poco a poco va ganando más adeptos entre los Cristianos , es la búsqueda de momentos tranquilos, lejos del mundanal ruido, que permitan meditar y hacer una especie de examen de conciencia personal.

No queremos ser ajenos a esto por eso, y “para conocer el amor que Dios nos tiene y creer crecientemente en Él” (1Jn 4,16), proponemos, cada mes, un tiempo de retiro, en presencia de Cristo Eucaristía, para ser hechos testigos suyos, evangelizadores y, como decía san Josemaría, contemplativos en medio del mundo. Un retiro dirigido a mujeres; tiempo de oración personal y silencio.

Pro eso el próximo miércoles 9 de septiembre te invitamos a vivir un tiempo de silencio y meditación junto al Señor. El horario será el que sigue:

⁃ 19:00 Santa Misa
⁃ 19:45 Meditación
⁃ 20:10 Oración personal
⁃ 20:20 Examen
⁃ 20:30 Exposición del Santísimo, meditación y bendición

Este retiro estará a cargo de D. José Ramón Bascarán y habrá otros sacerdotes confesando

8 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales