Inicio Parroquia
Categoría

Parroquia

El cáliz sacerdotal es el recipiente que acoge la Sangre de Cristo durante la Misa, símbolo de la comunión entre Dios y los hombres, de la salvación encarnada en Jesús. San Pablo deja un testimonio elocuente de la importancia simbólica que comportaba: “Al beber todos del mismo cáliz, dejamos de ser muchos y nos hacemos uno” (1Co 10, 16). Desde entonces el cáliz en la liturgia es el vaso sagrado destinado a contener la Sangre de Cristo.

Esta semana la parroquia ha recibido varios y hermosos regalos para el servicio de altar. Entre ellos, dos magníficos cálices, donde habrá de convertirse en cada celebración eucarística el vino en la Sangre de Cristo, y un Copón para la reserva del Santísimo.

El primer Cáliz realizado en plata sobredorada y esmaltes, de base circular con zócalo recto y cuerpo troncocónico, astil compuesto por dos anillos cilíndricos que enmarcan el nudo de manzana achatada, que da paso a una copa hemiesférica. Esta recubierto por una rica decoración de esmalte cloissoné en azul, verde y blanco, articulada en la base por medio de elementos vegetales y cintas sogueadas que forman enmarcamientos circulares que inscriben las figuras del tetramorfos: águila de san Juan, ángel de san Mateo, toro de san Lucas y león de san Marcos.

El nudo repite la decoración vegetal, mientras que en la copa se dispone una galería de arquillos de medio punto sustentado por columnas de tipo dórico, que inscriben figuras de Apóstoles sedentes. Se trata de una obra del siglo XX de estilo neorománico, con un fuerte influencia de modelos ortodoxos, sobre todo en la aplicación del esmalte, muy de moda en Europa a partir de finales del siglo XIX y durante la primera mitad del XX.

Junto con el cáliz también han regalado a la Parroquia un copón para la reserva y distribución de la Eucaristía, de la misma fabrica y menores dimensiones. El Copón está realizado en plata sobredorada y esmaltes, de base circular, con zócalo recto, moldura lisa y cuerpo troncocónico que da paso al astil, compuesto por dos anillos cilíndricos que enmarcan el nudo de manzana achatada, y copa hemiesférica ,de boca moldurada, y sobrecopa de cuerpos decrecientes, articulada por medio de un zócalo recto y un cuerpo convexo rematado por una cruz griega de brazos triangulares.

Toda la obra presenta una rica decoración de elementos vegetales realizada en esmalte cloissoné en azul, verde y blanco, que en la base se alterna con tondos circulares con el crismón, y en la copa con una galería de arquillos de medio punto sustentada por columnas de tipo dórico. Al igual que el cáliz, se trata de una obra del siglo XX de estilo neorománico, con un fuerte influencia de modelos ortodoxos, sobre todo en la aplicación del esmalte, muy de moda en Europa a partir de finales del siglo XIX y durante la primera mitad del XX.

Estas piezas, que pertenecieron a la capilla de la familia Silva, han sido donadas para formar parte del patrimonio de nuestra Parroquia a la que tan vinculada se sienten.

El segundo juego de cáliz y patena pudiera parecer menos lujoso, pero transmite toda la calidez humana de la porcelana y de la pintura artesana. Un material humilde iluminado, pieza a pieza, por la mano y la dedicación silenciosa de nuestros vecinos de O Castro en su fábrica de Sargadelos. Fue donada por la familia de unas de las niñas que el pasado fin de semana recibieron la Primera Comunión y que querían dejar a la parroquia un obsequio para el Señor en señal de agradecimiento por las atenciones recibidas durante su preparación .

Estos regalos son un signo eterno de la creciente devoción eucarística que tiene nuestra parroquia, demostrada a lo largo de los años a través de diferentes actividades pastorales destinadas a animar a los fieles a la oración ante el Santísimo.

10 septiembre, 2021
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Septiembre ha llegado y con él el comienzo de un nuevo curso tanto escolar como parroquial y por ende las inscripciones a la catequesis sacramental, los grupos parroquiales y los equipos de vida.

Con frecuencia pensamos que una parroquia está “sana” pastoralmente si tiene muchos niños en el catecismo o si abundan los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión.

Es cierto que la catequesis es una de las actividades fundamentales de cualquier comunidad parroquial, pues nos ayuda a reflexionar nuestra fe desde niños, y que la colaboración de los diferentes Agentes de Pastoral es inestimable. Cuando las personas que van a comulgar son muchas, expresan la tan necesaria imagen de eclesialidad y laicidad que necesita proyectar una parroquia. Además la participación ayuda a una adecuada celebración de nuestra fe.

Sin duda, para poder llegar a la celebración de la fe -liturgia-, necesitamos primero no sólo haber reflexionado esa fe -catequesis-, sino que es fundamental haberla vivido -pastoral social-.

Pero la Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia. Ésta experimenta con alegría cómo se realiza continuamente, en múltiples formas, la promesa del Señor: « He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20); en la sagrada Eucaristía, por la transformación del pan y el vino en el cuerpo y en la sangre del Señor, se alegra de esta presencia con una intensidad única.

La relación personal que cada fiel establece con Jesús, presente en la Eucaristía, lo pone siempre en contacto con toda la comunión eclesial, haciendo que tome conciencia de su pertenencia al Cuerpo de Cristo.

Por eso incansablemente y en numerosas ocasiones hemos repetido que la devoción eucarística es el termómetro de la “verdadera salud” de una parroquia. Todas las actividades de mi sostenerse en oración y tener por centro Cristo

No es de extrañar entonces que todos los jueves del año se expondrá el Santísimo Sacramento en la Iglesia nueva de Santa Cruz tras la misa de 19:00 hh. hasta las 20:00 hh. Un momento propicio para adorar la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía.

La adoración es entrar con la profundidad de nuestro corazón en comunión con el Señor que se hace presente corporalmente en la Eucaristía. Esperamos que nuestros hermanos aprovechen este momento que se nos ofrece para prepararnos ante el curso que comenzamos y todos los proyectos personales, apostólicos o parroquiales.

Día: Todos los jueves
Hora: 19:30 hh.
Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz

9 septiembre, 2021
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Como seguramente sabéis, un terremoto de magnitud 7,2 en la escala Richter golpeó el suroeste de Haití el pasado día 14 de agosto, haciendo revivir el sufrimiento del seísmo de 2010 y dejando ya más de 2.000 víctimas mortales y a más de 7.000 personas heridas. Además, la pandemia del Covid-19 y las dificultades ligadas a las medidas de prevención, cierre y confinamiento están teniendo consecuencias socio-económicas considerables, y repercuten negativamente sobre la inseguridad alimentaria y la desnutrición. Esta complicada situación hace prever que se produzca un gran número de desplazados a corto, medio y largo plazo, y un aumento en el número de personas que no tengan cubiertas sus necesidades básicas de alimentación, salud e higiene. Desde el primer momento, Cáritas Española está trabajando sobre el terreno junto con Cáritas Diocesana de Les Cayes (Haití) para asegurar el derecho a la alimentación de la población y proporcionarle agua potable y refugio. Como nos enseña el papa Francisco en la encíclica Fratelli tutti, «en estos momentos donde todo parece diluirse y perder consistencia, nos hace bien apelar a la solidez que surge de sabernos responsables de la fragilidad de los demás buscando un destino común (…) El servicio es, en gran parte, cuidar la fragilidad. Servir significa cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo» (FT 115). En Cáritas Diocesana de Santiago, con el impulso de nuestro Arzobispo don Julián, no podemos ser ajenos a la dura realidad que viven tantos hermanos nuestros del pueblo haitiano en esta situación de dificultad e incertidumbre. Por ello, hemos iniciado una CAMPAÑA DE RECOGIDA DE FONDOS para canalizar la solidaridad en favor de las personas más vulnerables de ese país. Desde Cáritas Diocesana de Santiago queremos abrir dicha campaña aportando una cantidad inicial de 5.000 € y os invitamos a abrir vuestro corazón a estas personas, viendo en ellas al mismo Jesús, que nos dijo: «cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25,40). Quien desee realizar una aportación económica puede hacerlo mediante transferencia bancaria con estos datos:  CONCEPTO: Ayuda terremoto Haití 2021  CUENTAS BANCARIAS:

  • ABANCA  ES18 2080 0319 6030 4000 8096 – SANTANDER  ES44 0049 2584 9210 1001 7670 – SABADELL  ES21 0081 2130 4300 0103 7210

Recibid un fraternal abrazo y nuestro agradecimiento por vuestra generosidad.
José Anuncio Mouriño Rañó Director

8 septiembre, 2021
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Fue ordenado en la colegiata de A Coruña por el obispo auxiliar

enos consagrar y confesar puede hacer de todo. Bendecir personas y cosas, predicar la homilía, asistir al sacerdote, formar a los catequistas… Desde esta semana Agustín Pérez Mosquera, viudo y padre de dos hijos de 23 y 20 años, es diácono permanente. «Puede ser conferido a hombres célibes o casados. Si el candidato está casado, la esposa debe autorizar por escrito la aceptación para la ordenación de su marido. Un diácono casado no puede volver a contraer matrimonio y, en el caso de Agustín, tampoco. Un casado se puede ordenar, un ordenado no se puede casar», resume José Carlos Alonso, párroco de Santa Eulalia de Liáns, en Oleiros, A Coruña, donde trabajó pastoralmente el nuevo diácono estos últimos años. «Si mi mujer viviese, estaría de acuerdo porque ella sabía que la religión siempre estuvo muy presente en mi vida y también la vocación de servicio», comenta sobre Malús Rey, fallecida hace 3 años y que era profesora del colegio coruñés Las Esclavas.

Sus hijos, me dice, lo aceptaron con naturalidad. «Les expliqué lo que significaba y lo entendieron», apunta Agustín, que el 9 de septiembre cumple 61 años. Estudió en los Dominicos y ya de joven sintió la llamada de la fe. «Incluso pensé en meterme dominico. Fui catequista, estudié Teología, Psicología y ejerzo de profesor de Religión y psicólogo orientador», destaca. Coruñés residente en Oleiros, llevaba años interesado en la figura del diácono ya que no se podía plantear el sacerdocio debido a su condición de casado. «Puedo hacer todo lo que me encargue el obispo, y no solo en la liturgia sino en las actividades de la parroquia, especialmente en lo que se refiere a la caridad», resume. En la colegiata de Santa María del Campo tuvo lugar la ordenación de este hombre, viudo y con dos hijos, en un acto presidido por el obispo auxiliar Francisco José Prieto Fernández, que en el tiempo que lleva en este cargo confesó que era la primera vez que administraba el sacramento del Orden.

Fue un momento muy emotivo para toda su familia, en especial para su madre, y un nuevo paso en el camino de la fe para Agustín. En los próximos días conocerá a qué parroquia va destinado.

Fuente: La Voz de Galicia
Foto: Eduardo Pérez

5 septiembre, 2021
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Recemos para que todos tomemos decisiones valientes a favor de un estilo de vida sobrio y ecosostenible, alegrándonos por los jóvenes que están comprometidos con él.

Papa Francisco – Septiembre 2021

“Me alegra mucho ver que los jóvenes tienen valor de emprender proyectos de mejora ambiental y mejora social, puesto que ambas van juntos.
Los adultos podemos aprender mucho de los jóvenes pues, en todo lo que tiene que ver con el cuidado del planeta, los jóvenes están a la vanguardia.
Aprovechemos su ejemplo, reflexionemos, especialmente en estos momentos de crisis, de crisis sanitaria, de crisis social, de crisis ambiental, reflexionemos sobre nuestro estilo de vida.
Sobre cómo la forma de alimentarnos, de consumir, de desplazarnos o el uso que hacemos del agua, de la energía y de los plásticos, y de tantos bienes materiales son a menudo perjudiciales para la Tierra.
¡Elijamos cambiar! Avancemos con los jóvenes hacia estilos de vida más sencillos y respetuosos del medio ambiente.
Y recemos para que todos tomemos las decisiones valientes, las decisiones necesarias para una vida más sobria y ecosostenible, inspirándonos por los jóvenes ya que están comprometidos con este cambio. Y no son tontos, porque están comprometidos con el futuro de ellos. Por eso quieren cambiar lo que ellos van a heredar en un tiempo en que ya nosotros no estaremos”.

5 septiembre, 2021
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

El jueves, 2 de septiembre, el Obispo Auxiliar De Santiago de Compostela , Mons. Francisco José Prieto Fernández , ordenó a un nuevo diácono permanente, Agustin Pérez Mosquera, de nuestra parroquia de Santa Eulalia de Liáns . El acto tuvo lugar en el transcurso de una eucaristía, en la Colegiata de Santa Maria del Campo de La Coruña

El diácono es un hombre de fe que ha sido llamado por la Iglesia para servir a Dios y a su pueblo como representante de la misma, en amoroso servicio a los demás. Él es un testigo de Cristo Sirviente y ha sido “configurado en Cristo” por el Espíritu Santo con un don y promesa permanente, de “carácter indeleble” (CIC 1548.)

El obispo, acompañado de un nutrido número de sacerdotes y diáconos, recordó en su homilia que el ministerio que se le encomendaba era ante todo una misión de servicio. El Candidato arropado por su familia, compañeros de trabajo y numerosos feligreses pronunció lleno de emoción su partícular “Fiat” que lo sumo al número de los diáconos.

El diaconado permanente es uno de los grados del Sacramento del Orden, y se traduce como “el que sirve”. Se trata de un estado permanente en la Iglesia que pueden recibir hombres casados. Para poder ser ordenados han de cumplir una serie de requisitos, como tener más de 35 años, llevar más de 5 años casados, y haber realizado una formación concreta en Teología bajo la supervisión de un sacerdote responsable nombrado por el Obispo. 

Una vez ordenados, los diáconos permanentes pueden predicar la Palabra de Dios, proclamar el Evangelio y la homilía, celebrar el sacramento del bautismo, casar, dar formación a los padres que van a bautizar a sus hijos o a los que se preparan para el matrimonio, entre otros servicios, aunque especialmente están llamados a realizar labores vinculadas a la caridad con los más necesitados. 

En sus palabras de agradecimiento al término de la celebración pidió a todos los asistentes tenerlo presente ante la Santísima Virgen María, modelo de todos, y en particular de los diáconos.

Que la Virgen María, esclava del Señor y fiel servidora, acompañe, bendiga y ayude Agustin a ser fiel en su ministerio a los diáconos permanentes y a toda la diócesis y en especial a nuestra parroquia nos haga comprender, valorar y acoger la gran misión y tarea de los diáconos en la Iglesia.

3 septiembre, 2021
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Hoy es un día de gran gozo para nuestra parroquia de Santa Eulalia de Liáns y para nuestra iglesia de Santiago de Compostela.

A las 18:00 h, en la Colegiata de La Coruña, en lo que esperamos sea una emotiva ceremonia, muy solemne y, muy concurrida -en la medida que la restricciones que la pandemia nos lo permitan- Agustín Pérez Mosquera dirá “sí” al Diaconado Permanente, que recibirá de manos del Obispo auxiliar de Santiago don Francisco José Prieto Fernández en lo que será su primera ceremonia de ordenación desde que él mismo fuese ordenado obispo el pasado 10 de abril

Agustin, viudo y padre de dos hijos, es Natural de La Coruña y vecino de nuestra parroquia en Oleiros desde hace casi 40 años. Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca Diplomado en Ciencias Religiosas Trabaja como profesor de religión y moral católica en el IES Manuel Murguia de Arteixo desde hace casi tres décadas, tarea que h compaginado con su labor al frente de Departamento de Orientación pedagógica en diversos colegios de La Coruña.

A lo largo de los años, en el trato directo con jóvenes y sus familia había ido descubriendo que Cristo le estaba mostrando su rostro en cada uno de ellos. Tras el fallecimiento de su esposa, comenzó a plantearse la posibilidad de que el Señor le estuviese pidiendo una entrega más profunda y generosa en el servicio a los demás, especialmente en favor de los más pobres y de los que sufren.

Durante varios meses lo meditando junto con sus hijos y, tras un tiempo de oración y reflexión, decidió ponerse en camino convencido de que si verdaderamente el Señor le estaba llamando a este ministerio, Él se encargará de guiar sus pasos.

Sigue la estela marcada por D. Carlos Miramontes, otro Joven de nuestra parroquia que respondió a la llamada del Señor y que hace cuatro años se ordenó sacerdote y Enrique Alonso que este mismo mes cursará cuarto año de sus Estudios Eclesiásticos.

Como comunidad estamos obligados a pedir insistentemente por las vocaciones para que, como decía el papa Francisco los jóvenes no sean sordos a la llamada del Señor.

“Si él les llama por este camino confiad en él. No os dejéis contagiar por el miedo, que nos paraliza ante las altas cumbres que el Señor nos propone. Recordad siempre que, a los que dejan las redes y la barca para seguir al Señor, él les promete la alegría de una vida nueva, que llena el corazón y anima el camino”.

Los diáconos: elegidos por los Apóstoles

El libro de los Hechos de los Apóstoles narra la institución por parte de los Apóstoles de los que son con- siderados los primeros siete diáconos de la Iglesia de Jerusalén:

“Por aquellos días, al multiplicarse los discípulos, hubo quejas de los helenistas contra los hebreos, porque sus viudas eran desatendidas en la asistencia cotidiana. Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: «No parece bien que nosotros abandonemos la Pala- bra de Dios por servir a las mesas. Por tanto, hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres, de buena fama, llenos de Espíritu y de sabiduría, y los pondremos al fren- te de este cargo; mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra». Pareció bien la propuesta a toda la asamblea y escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía; los presentaron a los apóstoles y, habiendo hecho oración, les impusieron las manos” (Hechos de los Apóstoles 6,1-6).

¿Qué es un Diácono?

Un diácono (del griego diakonos = «servidor») es el fiel laico que recibe el tercer grado del sacramento del Orden por la imposición de las manos del Obispo y queda constituido y habilitado para servir al Pueblo de Dios en la diaconía de la Palabra, de los Sacramentos y de la Caridad. El diácono es ordenado «para realizar un servicio y no para ejercer el sacerdocio» (LG 29) y está llamado a configurar su vida a imagen de Cristo servidor: «Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos» (Marcos 10, 45).
Hay dos clases de diáconos: los diáconos ‘transitorios’, que un día serán ordenados presbíteros, y los diáconos ‘permanentes’, que son ordenados sólo y para siempre para el diaconado.

El diaconado permanente puede ser conferido a hom- bres célibes o casados. Si el candidato está casado, la espo- sa deberá autorizar por escrito la aceptación para la orde- nación del esposo (requisito indispensable). Un diácono casado que pierde a su esposa no puede volver a contraer matrimonio, pero sí puede optar a ser presbítero. Quien es ordenado diácono siendo soltero, se compromete al celibato permanente.

Solo el varón bautizado recibe válidamente esta sa- grada ordenación. El sacramento del Orden confiere un carácter espiritual indeleble y no puede ser reiterado ni conferido para un tiempo determinado

Funciones de los Diáconos

Son funciones de los diáconos, entre otras:

  • Instruir a los fieles.
  • Presidir las oraciones.
  • Asistir al obispo y a los presbíteros en la
    celebración de la Liturgia, sobre todo, de la Santa Misa, proclamar el Evangelio, preparar las ofrendas y distribuir la sagrada Comunión.
  • Predicar la homilía en los casos que fuera conveniente.
  • Administrar el sacramento del Bautismo.
  • Asistir y bendecir el Matrimonio.
  • Bendecir personas y cosas (tales como la
    bendición del agua, etc.).
  • Llevar el viático o sagrada Comunión a los
    moribundos.
  • Por escasez de sacerdotes, el Obispo le puede encomendar una participación en el ejercicio de la cura pastoral de una parroquia, bajo la dirección de un sacerdote.
  • Presidir la celebración de la Palabra.
  • Presidir las exequias y responsos fúnebres.
  • Presidir la celebración dominical en ausencia del presbítero, no pudiendo consagrar la Eucaristía.
2 septiembre, 2021
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

El pasado lunes Agustin Pérez Mosquera prestó juramento de profesión de fe y fidelidad a la Iglesia requisito previo a su ordenación como Diácono permanente qué será, Dios mediante, mañaña 2 de septiembre a las 18:00 hh. en la Colegiata de Santa María del Campo de La Coruña

La celebración, sencilla pero no exenta de emoción, fue presidida por el Sr. Obispo Auxiliar D. Francisco José Prieto Fernández en la Curia Diocesana de Santiago

El juramento de fidelidad y obediencia significa vivir como Cristo vivió, obediente a la voluntad del Padre, para así poder dar la vida por nuestros hermanos a ejemplo del Señor. En la profesión de fe, la Iglesia pide al candidato al Diaconado Permanente una inserción en el surco de la fe apostólica, la fe de la Iglesia.

1 septiembre, 2021
4 Facebook Twitter Google + Pinterest

Junto a la celebración de la eucaristía en la Santa Misa, la exposición del Santísimo para su contemplación y adoración por los fieles cristianos, es uno de los momentos de máxima expresión de nuestra fe, no sólo el día del Corpus, sino en la práctica habitual de la iglesia.

Por eso, cada jueves, al término de la celebración de la Santa Misa en Santa Cruz prolongamos nuestro encuentro con el señor mediante la exposición del Santísimo Sacramento en la custodia. No olvidemos, como nos recuerda la Lumen Gentium en el n°. 1 “ la Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana”

En palabras del Papa Emérito Benedicto XVI “La Adoración es entrar con la profundidad de nuestro corazón en comunión con el Señor que se hace presente corporalmente en la Eucaristía”. No nos puede caber la menor duda cuando afirmamos que , por ser sus hijos, seguro que al Señor le gustaría vernos cerca de El. Solo necesitamos organizarnos para dedicarle una hora a la semana a Aquel que nos ha dedicado toda su Vida.

Quien acompaña al Señor, es el guardián e intercesor, que representa a su familia, a la Iglesia y a la humanidad durante ese tiempo precioso de Adoración; en el cual recibiremos también muchos beneficios personales.

Día: Jueves
Hora 19:30 hh.
Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz

26 agosto, 2021
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

En la tarde de ayer, con una Misa acción de gracias en la iglesia nueva de Santa Cruz Poníamos. Final a las fiestas de nuestra parroquia.

Al término de la celebración los oferentes del ramo del año próximo, partieron y repartieron como es costumbre la ofrenda Para ser compartida por todos aquellos que lo desearon.Que le vas a decir de manera especial a todos aquellos que han hecho posible que a pesar de la pandemia todo saliese bien: La Comisión de Fiestas, la coral Lmbrqnzas de Santa Cruz, las manos que elaboraron el Ramo, aquellos que lo ofrecieron y a los que lo recibieron. En definitiva a tantos que han trabajado en la sombra, en lo escondido, pero sin los cuales no habría podido celebrarse.

No podemos olvidar que esto es de una celebración que apenas dura una hora hay días y días de trabajo preparando hasta el más pequeño de los detalles. Por eso el colofón de estas fiestas No podía ser otro que una acción de gracias a dios y a todos ellos y una oración por aquellos que otros años nos ha acompañado y ahora nos preceden con el signo de la fe.
De todo corazón gracias

24 agosto, 2021
3 Facebook Twitter Google + Pinterest