Inicio Parroquia
Categoría

Parroquia

Como cada jueves somos convocados para “Adorar al Santísimo Sacramento del Altar” y así recordar al Señor en su última cena, en comunión con los 12 apóstoles en el momento en el que se instituyó la Eucaristía.

Es nuestro deber como cristianos buscar un momento en el día para encontrarnos con Dios y llenarnos del amor del Espíritu Santo para así caminar sin vacilaciones por el camino de la Verdad, por el camino de la Fe. El templo permanece abierto cada tarde para que antes y después de a celebración de la Eucaristía podamos visitar al Señor y acompañarle un rato en el Sagrario. El templo es un lugar sagrado en el que lo más importante no es la ritualidad, sino “adorar al Señor” afirmó el Papa Francisco.

Y añadió :“El Templo es el lugar a donde la comunidad va a rezar, a alabar al Señor, a dar gracias, pero sobre todo a adorar: en el Templo se adora al Señor. Y este es el punto más importante. También, esto es válido para las ceremonias litúrgicas: en esta ceremonia litúrgica, ¿qué es más importante? ¿Los cantos, los ritos – bellos, todo…? La adoración es más importante: toda la comunidad reunida mira el altar donde se celebra el sacrificio y se adora. Pero, yo creo – lo digo humildemente – que quizás nosotros cristianos hemos perdido un poco el sentido de la adoración, y pensamos: vamos al Templo, nos reunimos como hermanos – ¡eso es bueno, es bello! – pero el centro está allí donde está Dios. Y nosotros adoramos a Dios”.

Secundando esta llamada cada jueves os invitamos al silencio contemplativo, a la alabanza y súplica, pidiendo especialmente por las vocaciones sacerdotales y religiosas, especialmente en nuestra parroquia ante el Señor expuesto en la custodia.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: jueves
Hora 19:30 hh.

21 noviembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En el marco de actividades culturales que el grupo de Caritas Parroquial de Santa Cruz celebra a lo largo del año esta semana recibiremos la visita de nuestro Alcalde.

El jueves 21 de noviembre a las 20:00 hh. mantendrá con todos los asistentes una charla-coloquio en la que presentará la gran labor social que se realiza desde el Concello y que abarca diversas facetas: asistencia, formación, empleo, etc…

Los Servicios Sociales Municipales son el instrumento más eficaz para garantizar la atención de las necesidades sociales de toda la población de nuestro pueblo, prevenir la desigualdad de los ciudadanos y de las ciudadanas, favorecer la participación y el libre desarrollo de las personas y de los grupos de la sociedad y fomentar del desarrollo comunitario.

En este aspecto compartimos objetivos con la labor que desde la parroquia a través de Caritas intentamos ofrecer a todos aquellos que llaman a nuestra puerta solicitando nuestra colaboración.

Invitamos a todos a asistir

Lugar: Salón Parroquial
Día: jueves 21 de noviembre
Hora: 20:00

19 noviembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El mes de Noviembre es el mes que la Iglesia dedica a rezar de manera especial por los difuntos. Encargar una misa por el alma de un difunto es lo más grande que se puede hacer para ayudarla a librarse de sus penas, salir del purgatorio y gozar de la felicidad eterna en el cielo.

A continuación os presentamos una breve catequesis explicativa sobre el fundamento de esta costumbre tan nuestra se está perdiendo.

Confesamos en el Credo: “Creo en la Comunión de los santos”:

¿En qué se fundamenta esta comunión de los santos?

«Como todos los creyentes forman un solo cuerpo, el bien de los unos se comunica a los otros… Es, pues, necesario creer que existe una comunión de bienes en la Iglesia. Pero el miembro más importante es Cristo, ya que Él es la cabeza… Así, el bien de Cristo es comunicado a todos los miembros, y esta comunicación se hace por los sacramentos de la Iglesia» (Santo Tomás, symb.10). «Como esta Iglesia está gobernada por un solo y mismo Espíritu, todos los bienes que ella ha recibido forman necesariamente un fondo común» (Catech. R. 1, 10, 24). (CCE 947)

¿Y en qué consiste?

La expresión «comunión de los santos» tiene entonces dos significados estrechamente relacio- nados: «comunión en las cosas santas [“sancta”]»
y «comunión entre las personas santas [“sancti”]».
(CCE 948)

Esta relación de Cristo con su Iglesia, ¿afecta también a los difuntos?

«La Iglesia peregrina, perfectamente consciente de esta comunión de todo el Cuerpo místico de Jesucristo, desde los primeros tiempos del cris- tianismo honró con gran piedad el recuerdo de los difuntos y también ofreció por ellos oracio- nes `pues es una idea santa y provechosa orar por los difuntos para que se vean libres de sus pecados” (2 M 12, 45)» (LG 50). Nuestra oración por ellos puede no solamente ayudarles sino también hacer eficaz su intercesión en nuestro favor. (CCE 958)

¿Dónde se ha establecido esa comunión entre Cristo, el difunto, y la Iglesia que ora por él?

“La primera incorporación a la muerte de Cristo se realiza por la fe y su sello sacramental, que es el Bautismo. Los demás sacramentos la actualizan de modo diverso, siendo la Eucaristía el medio más poderoso de contacto entre nuestras existencias cristianas y la eficacia salvífica de la muerte de Cristo”. (OEE 7)

Entonces, ¿puede pedir un fiel cristiano a un sacerdote que aplique la celebración de la Misa por algún fin determinado?

Sí, claro que puede hacerlo. Es decir, puede lograr, por ministerio del sacerdote, que “su” petición no sea ya solo “su” petición, sino que forme parte de la intercesión de la Iglesia unida a la inter- cesión de Cristo. La Eucaristía da gloria a Dios, le da gracias, satisface por nuestros pecados e intercede por nosotros ante Dios.

“Por tanto, la Iglesia ofrece por los difuntos el sacrificio eucarístico de la Pascua de Cristo, y reza y celebra sufragios por ellos, de modo que, comunicándose entre si todos los miembros de Cristo, estos impetran para los difuntos el auxilio espiritual y, para los demás, el consuelo de la esperanza”. (RE 1)

“Mientras celebramos con fe la victoria pascual de Jesucristo, esperamos y pedimos –ya que todo lo que es objeto de esperanza lo es también de oración- que el Señor perdone los pecados del difunto, lo purifique totalmente, lo haga participar de la eterna felicidad y lo resucite glorio- samente al fin de los tiempos. Y estamos seguros de que nuestra oración es una ayuda eficaz para nuestros difuntos, en virtud de los méritos de Jesucristo, y no en virtud de una correspon- dencia matemática entre el “número” de sufragios y los beneficios obtenidos por los difuntos”. (OEE 16)

¿Esto es una especie de superstición, o se corresponde con la tradición de la Iglesia?

En la constante tradición de la Iglesia está el hecho de que los fieles “movidos por su sentido religioso y eclesial, quieran unir, para una más activa participación en la celebración eucarística, un personal concurso” (FT). Y ese “personal concurso” puede ser pedir que se celebre la Misa por una intención determinada, ofreciendo incluso un don para ello. Esos fieles serán, sin duda, los principales beneficiarios de esa petición.
“A lo largo de los siglos, dichos sufragios se han concretado de modo diverso: oraciones, obras de caridad, aplicación de indulgencias, ofrecimiento de la santa misa” (OEE 13)
Desde los primeros siglos, los fieles han presentado ofrendas durante la Misa. A partir del siglo VIII, y ya decididamente a finales del siglo XII, se extiende la costumbre de que los fieles con- tribuyan con una donación, en especie o en dinero, para que el sacerdote se obligue a ofrecer la Misa a intención del donante.

¿Esta es entonces una costumbre para el mes de noviembre?

No sólo: ciertamente, el día 1 y el 2 le dan un matiz de oración por los difuntos a todo el mes, pero como todo lo que pertenece a la vida de la Iglesia, puede hacerse en todo tiempo: coincidiendo con fechas importan- tes en la vida de los difuntos, aniversarios de sacramentos recibidos, etc…

¿Cómo se hace, de modo práctico?

Se encargan en el despacho de la parroquia en el horario oportuno. Dar una limosna para que se aplique la Misa por una intención es un signo de la oblación personal del fiel, que añade “una como especie de sacrificio de sí mismo al sacrificio eucarístico para participar más activamente de éste” (FT).

Además, esa oblación manifiesta la comunicación cristiana de bienes. Con el estipendio, los fieles contribuyen a facilitar la celebración de la Eucaristía, ayudando a sustentar a los ministros y las actividades de la Iglesia. Se expresa, igualmente, la fe en la mediación eclesial.

Otra forma habitual es encargar una misa puntualmente en el aniversario del fallecimiento, cumpleaños, aniversario de boda, un acontecimiento importante en la vida del difunto.

UNA MISA POR EL ALMA DE UN DIFUNTO

Encargar una misa por el alma de un difunto es lo más grande que se puede hacer para ayudarla a librarse de sus penas, salir del purgatorio y gozar de la felicidad eterna en el cielo.

¿Eso significa que esa misa que he encargado en el despacho es “mi misa”?

De ninguna de las maneras: La “misa”, lo que nosotros llamamos “misa”, es la renovación sacramental del Misterio Pascual de Cristo, repitiendo el gesto que Él mismo nos mandó en la úl- tima cena. Aquel que paga un estipendio para que se pida por un difunto en la misa, o por cualquier otra intención, no “paga la misa”: la misa no se paga, porque su precio ha sido la sangre de Jesucristo: “recordad que no fuisteis comprados a precio de oro o plata, sino de la sangre de Jesucristo, que fue ofrecido como un cordero sin mancha” (1Pe 1,18-19). Ese dinero que se entrega es un donativo: Así que no sólo no podemos “pagar una misa”, que no cuesta unos cuantos euros, sino “la sangre de Cristo”, sino que además la misa no nos pertenece, sólo unimos nuestra intención a la de Cristo y su Iglesia.

SE PUEDE PEDIR UNA MISA:

• Por nuestros queridos seres difuntos.
• Por un enfermo, por su curación o alguien que está sufriendo, por una persona en dificultad.
• Por alguien que celebra el cumpleaños, un aniversario u otro momento especial.
• En acción de gracias a Dios.
• Por una intención de oración particular.

Fuente: stbc.es

15 noviembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

La oración contemplativa (oración de quietud y silencio) es la apertura de la mente y el corazón – todo nuestro ser – a Dios, el Gran Misterio, más allá de todo pensamiento, palabra o emoción. Abrimos nuestra percepción a Dios que nos ama como somos y quien sabemos por  fe que está dentro de nosotros, porque  “en Él vivimos, nos movemos y existimos” y   “Dios está más cerca de nosotros que nosotros mismos”.

Es verdad que se puede orar en todo momento y en cualquier lugar, pero un lugar privilegiado para hacerlo es ante el mismo Dios presente en la Eucaristía, con su cuerpo y su sangre, con su alma y su divinidad. Cada semana nos reunimos ante el Santísimo expuesto en la Eucaristía para pedir por la vocaciones lo que refund sobre nosotros mismos al crecer en intimidad con Dios.

La oración contemplativa es un proceso de purificación interior la cual nos guía, si consentimos, a la unión divina. Dejamos a Dios que se acerque a  mí y  nos empapamos de su amor. La oración de contemplación no es especulación, ni deducción, ni moralismo, ni toma  de decisiones. Pretende llegar a Dios por la vía de la oración pura, quietud y silencio. Si quieres aprender a orar, orando,  te invitamos a que vengas  todos  los Jueves  a 19:30 hh.

Lugar:Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves
Hora: 19:30 hh.

14 noviembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Ayer se cumplieron dos años del fallecimiento del que durante 66 años estuvo al frente de nuestra parroquia, D. Manuel Garcia Calviño, un sacerdote humano, sencillo y humilde en sus palabras y obras.

Su sacerdocio es una entrega total a Dios y a los demás en su ministerio. Su actividad pastoral se centró especialmente en la atención a los jóvenes más necesitados y también a toda persona que acudía a él en busca de ayuda, tanto espiritual como material. Fue su vida una vida de trabajo, y en silencio. Y en ese mismo silencio nos dejó.

Hoy en la Iglesia nueva de Santa Cruz le celebraremos una misa en su recuerdo a las 19:00 horas.

DEP

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Miércoles 13 de Noviembre
Hora: 19:00

13 noviembre, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

¿Por qué analizamos la realidad? Porque necesitamos conocer lo que sucede a nuestro alrededor; en qué mundo estamos viviendo, qué problemas preocupan, qué proyectos se hacen… Analizar la realidad es recoger información de algo que va cambiando. Para llevarlo a efecto, hay que tener una actitud abierta y crítica, mirando el mundo a través de las gafas De Dios.

En nuestro Grupo de Cerveza Mística del jueves 14 de noviembre, pOdremos experimentar cómo el cristiano no puede vivir su fe al margen de la realidad que le rodea. Lo importante no es responder a todo sino suscitar siempre preguntas nuevas.

“Mirar como Dios mira” es hacer una lectura creyente de la realidad. Es mirar desde las opciones de Jesús y nos urge a transformarla. Las “gafas” expresan la nueva perspectiva que se adquiere con Jesús… Él es la respuesta a muchas preguntas sin respuesta.

Al término e la charla continuaremos con un tiempo diálogo acompañado de unas cervezas y deliciosas viandas como es costumbre.

¡Qué bien lo pasamos! ¡Sois geniales

Lugar. Locales parroquiales de Santa Cruz
Hora: 20:00 hh
Día: Jueves

12 noviembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Queridos feligreses:

Celebramos en este día , en el corazón del otoño, las fiesta en honor a San Martin. Cada corazón de los fieles de nuestra parroquia se viste de gala para vivir con intensidad muy apasionada este día en los que honramos al Santo Patrón . Déjemonos empapar y zambullir por el amor de Dios que se nos manifiesta de muchas maneras. Dejémonos acariciar por esta protección tan especial; permitamos que el Señor nos acoja con los brazos de la calma y el sosiego, acogiéndolo en nuestro corazón, abriéndonos a la gracia de Jesucristo, su hijo, como lo hizo Martín.

Cada año, las fiestas patronales deben ser un tiempo único  para acrecentar la convivencia fraterna, social y familiar. Somos conscientes de que  en el hoy de nuestra historia necesitamos rescatar estos valores universales para devolverle a nuestras familias y comunidades, la unidad y concordia en la que deben crecer las nuevas generaciones, ya que por la carencia de estos valores, hoy vivimos en una sociedad insatisfecha en busca de sentido/

Sabemos que nuestro pueblo  goza de un profundo legado espiritual, de una fuerte piedad y oración, que fue cultivado y conservado en gran medida por nuestros mayores que nos han legado – entre otras muchas cosas- el templo en el que vivimos nuestra Fe y celebramos los sacramentos.
que este año cumple su 150 aniversario.

Aunque para facilitar la mayor afluencia de fieles la misa solemne la celebramos el pasado domingo, no quería dejar pasar esta señalada fecha para dirigirme a todos y cada uno de los feligreses de Dorneda, al tiempo que invitaros – como recordaba en la homilía de ayer- a que os unáis a alguna de las diferentes actividades pastorales, las cuales tienen una misma intención: la reevangelizacion de nuestra sociedad por el crecimiento espiritual de todas las familias, sin olvidarnos de la ayuda social que pudiesen necesitar y que, como Iglesia, intentamos ofrecer.

Con estos sentimientos, en nombre de los colaboradores de la Parroquia y en el mío propio, quiero expresar mi felicitación –que hago extensivo a todos- en estas festividad en honor de San Martín, a quien nos encomendamos para que siga protegiéndonos.

Invocando la abundancia de la gracia divina, os bendice vuestro Párroco

Oración

Oh Dios, que fuiste glorificado con la vida y la muerte de tu obispo san Martín de Tours, renueva en nuestros corazones las maravillas de tu gracia, para que ni la vida ni la muerte
puedan apartarnos de tu amor.

Por Nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

11 noviembre, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales