Inicio Archivos mensuales
Archivos mensuales

septiembre 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 46-50

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: -«El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mi; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.» Juan tomó la palabra y dijo: -«Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.» Jesús le respondió: -«No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Jesús coge de la mano a un niño y lo puso en medio de los discípulos para confirmarles quién es el más importante; con este gesto pone de manifiesto el privilegio de ser acogido en la comunidad de creyentes que debe manifestar la grandeza de Dios. Experimentarnos amados y acogidos por Dios y tener disponibilidad interior para acoger la novedad del Evangelio en compañía de los hermanos.

Los apóstoles se quedan en una discusión sobre a quién le corresponderá el primer puesto. Jesús que conoce lo más íntimo del corazón enseña que grande es quien lo acoge con alegría y gratitud, encontrando en su Palabra la mayor motivación para acoger al hermano sin delirios de grandezas o autoreferencialidad.
Ya sabemos lo que nos sugiere este Evangelio: No aspirar a grandezas humanas que excluyan a los otros; antes bien hacernos pequeños en el Señor para encontrar en él no sólo nuestro refugio y seguridad sino también la actitud liberadora de encontrarnos con el hermano sin fingimientos ni categorizaciones.

Leyendo este pasaje del evangelio comenta el Papa Francisco que “el niño es precisamente el signo de la necesidad de ayuda, de docilidad para ir adelante… Este es el camino. No quién es más grande. Los que están más cerca de la actitud de un niño están más cerca de la contemplación del Padre”.

Damos gracias a Dios que nos ha concedido este mes dedicado a la Sagrada Escritura y confirmemos la necesidad de escuchar y poner en práctica la Palabra de Dios. Un buen propósito para nuestro crecimiento espiritual es el de leer y meditar todos los días textos de la Biblia. También con la confianza de hijos recibimos un nuevo tiempo, octubre, el Mes Misionero Extraordinario. Todos estamos llamados a renovar el don de la fe y así ser testigos del amor de Dios con los hermanos.

30 septiembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Con inmensa tristeza recibimos la noticia de que dos religiosas, que han supuesto un pilar para nuestra parroquia durante tantísimos años, serán trasladadas a un bueno destino. Se trata de Sor Mercedes y Sor Maria Rosa, religiosas de la Congregación Hermanas Mercedarias de la Caridad que desarrollan su misión en Santa Cruz.

Durante décadas compaginaron las labores que les eran propias en su Comunidad con tareas parroquiales, una al frente de la Catequesis y otra de la sacristía y todo lo referente a la liturgia.

Hoy para la parroquia – y especialmente para el párroco- es un día de sentimientos contrapuestos. Por un lado, agradecimiento por tantos años de labor parroquial, social , humana y cristiana. Y por la generosidad de haber entregado los mejores años de su vida. Si. se van; pero, ¿Y lo que nos dejan?. Pudieron triunfar en la vida, pero la consagraron a la enseñanza y a la sanidad, con los más desfavorecidos.

También sentimos pena por separarnos de ellas, pues han sido para nosotros ejemplo de entrega y servicio y modelo de oración y confianza en Dios

Confieso desconcierto por la decisión, pero comprendo que sin duda su nuevo destino -en una Comunidad adaptada para religiosas mayores- su “familia de Congregación” querrá ofrecerles las mejores atenciones en esta etapa de su vida.

Seguro que habrán tenido razones poderosas, seguramente relacionadas con la falta de vocaciones. Esta marcha sin duda empobrece a la parroquia y a la diócesis. Lo entendemos aunque nos ponga tristes. En cualquier caso, la obra, el proyecto de las Mercedarias de la Caridad, continúa en buenas manos y agradecemos a la Comunidad la gran labor social que realizan con los menores en nuestra parroquia y rezamos para que Dios la bendiga con abundantes vocaciones.

¡Muchísimas gracias hermanas!

30 septiembre, 2019
7 Facebook Twitter Google + Pinterest

Invitamos a tod@s el próximo domingo 29 de septiembre a las 11.30 a celebrar el día de Nuestra Patrona Virgen de Coromoto en la iglesia de Santa Cruz Oleiros.

HEVEGA les invita a que acudan a orar por Venezuela y a solidarizarse por los más necesitados de nuestra tierra.

Estará HEVEGA Ayuda Humanitaria recogiendo medicamentos e insumos.

29 septiembre, 2019
4 Facebook Twitter Google + Pinterest

Del Evangelio según Lucas 9,43b-45

Estando todos maravillados por todas las cosas que hacía, dijo a sus discípulos: «Poned en vuestros oídos estas palabras: el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres.» Pero ellos no entendían lo que les decía; les estaba velado su sentido de modo que no lo comprendían y temían preguntarle acerca de este asunto.

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Los discípulos no entienden las palabras de Jesús que les habla de la cruz. No entienden ni aceptan la idea de un Mesías sufriente, siervo de los hermanos; siguen soñando un mesías glorioso. La admiración que se despierta por las obras que hace el Señor parece confirmar el mesías triunfalista.

Jesús no alimenta falsas expectativas; de camino hace el anuncio de la cruz. Él ha asumido la misión que le ha encomendado el Padre. Al hablar de su pasión, muerte y resurrección Jesús les habla del camino de la entrega. Abraza la misión y desea que sus discípulos caminen con él.

El camino de la cruz que el Señor recorre es camino de plenitud, de donación y de vida. Camino de plenitud que lo lleva a decir: “Todo está consumado”, el grito de plenitud de aquel viernes santo. Camino de donación porque “tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo Único para que todo el que crea en él se salve y tenga vida eterna”. Camino de vida porque “Nadie tiene mayor amor que aquel que da la vida por sus amigos”. Jesús no renuncia a la cruz, la abraza diciendo: “¡He aquí que vengo – pues de mí está escrito en el rollo del libro – a hacer, oh Dios, tu voluntad!”

Dice el Papa Francisco que “La Cruz nos da miedo también en la obra de evangelización, pero está la regla que el discípulo no es más grande del Maestro. Está la regla que no hay redención sin la efusión de la sangre, no hay obra apostólica fecunda sin la Cruz”.

También hoy se da una resistencia a la cruz aunque se luzca en bellos pendientes. En muchos escenarios la cruz va desapareciendo porque incomoda. San Pablo advierte esto diciendo: “Porque son muchos y ahora os lo digo con lágrimas, que son enemigos de la cruz de Cristo” (Filipenses 3, 18). Contemplar al Crucificado siempre inquieta porque rompe todo argumento de soberbia y orgullo. Dice un autor: “Satanás el orgulloso y soberbio odia la cruz porque Jesucristo, humilde y obediente, lo venció en ella «humillándose a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz», y así transformo la cruz en victoria: «…por lo cual Dios le ensalzó y le dio un nombre que está sobre todo nombre» (Flp 2, 8-9)”.

Entonces, no se trata de llevar cruces de lujo o ponerlas como bellos adornos; es necesario contemplar el poder del Crucificado y encontrar en él la verdad de Dios y del hombre. La verdad de Dios porque la cruz revela el amor personal e incondicional de Dios, amor que salva. Encontramos la verdad del hombre porque por la Muerte y la resurrección de Jesucristo se nos da la Salvación y la vida verdadera.

28 septiembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El IES Rego de Trabe de Culleredo continúa fiel a su tradición de realizar el Camino de Santiago con los alumnos de 1° de la ESO en los primeros días del comienzo del curso . Este año han sido 75 los jóvenes que, durante dos días han recorrido, acompañados por seis profesores- entre los que se incluye nuestro párroco D. Jose Carlos Alonso que imparte clase de Religión y Moral Católica- la distancia que separa Arzúa de la capital gallega.

Esta actividad que se realiza desde el año de apertura del Centro se encuadra dentro del plan de acción tutoríal cuyo su objetivo es promover la convivencia entre compañeros recién llegados y profesores, así como fortalecer lazos de amistad y compañerismo.

Han sido dos etapas del Camino en las que en los alumnos – de doce años – se entrecruzaron el cansancio con la alegría de compartir y el encuentro con otros peregrinos de diferentes rincones del planeta con los que coincidieron durante el recorrido.

El Camino les sorprendió con momentos llenos de situaciones entrañables con personas venidas de todas partes del mundo, Italia, Brasil, E.E.U.U., Australia, Korea, México, Japón, Francia… Todos les deseaban ‘Buen Camino’, les saludaban o sonreían. No hacía falta saber idiomas para sentirse queridos y arropados por los demás peregrinos, convirtiéndose en entrañables compañeros de viaje.

27 septiembre, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Alumnos de primero de ESO del instituto Rego de Trabe de Culleredo han vuelto a repetir lo que ya es una tradición al inicio del curso, realizar un tramo del Camino de Santiago. Este año han sido 75 los jóvenes que durante dos días, acompañados de sus profesores, han cubierto el tramo del Camino entre Arzúa y la capital gallega. Esta iniciativa se lleva a cabo desde que abrió este centro educativo y forma parte del plan de acción tutorial dirigido a promover la convivencia entre compañeros recién llegados y profesores y fortalecer los lazos de amistad

Fuente: La Opinión de A Coruña

27 septiembre, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Cada año se celebra en Nuestra parroquia la fiesta solemne a Nuestra Señora de Coromoto, en este evento están especialmente convocados los venezolanos que residimos en a parroquia y comarca, pero vienen de todas partes a los pies de su patrona. Aunque se ha convertido en una celebración de referencia para todos los vecinos de Santa Cruz. Como siempre, se celebrará el ultimo Domingo de septiembre a las 11:30 hrs, aunque la fiesta litúrgica es el día 11

El Card. Urosa nos recordaba con ocasión de su fiesta que las apariciones de la Coromoto son una muestra indudable del amor de Dios al pueblo venezolano. Son también  un motivo para que nosotros, los fieles católicos, tengamos una inmensa confianza en la maternal intercesión de María,  y sintamos hacia ella  una profunda e intensa devoción. La reliquia y la imagen de la venerada reliquia de la Coromoto la muestran sentada en un trono, coronada como Reina. y al Niño Jesús coronado como Rey y sentado en su regazo, también con la mirada al frente, quien sostiene el orbe en su mano izquierda y con la mano derecha levantada hace el gesto de bendecir.

Se muestra así  la Centralidad y el Señorío Universal de Cristo y la Maternidad divina de Nuestra Señora. Por otra parte, el mensaje coromotano  manifiesta el designio divino de hermanar a hombres y mujeres procedentes de pueblos étnicamente diversos, al llamarlos a ser hijos de Dios por medio del Sacramento del Bautismo.

¡Demos gracias al Señor, mis queridos hermanos! Demos gracias al Señor por habernos concedido esa maravillosa visita, esas apariciones a nuestros antepasados, y esta devoción que palpita en nuestros corazones a Nuestra Madre amorosa de Coromoto.

Ahora bien: recordemos que la verdadera  devoción a la Virgen  se  debe manifestar en la vida diaria en la imitación  del ejemplo de María,  de aquella Virgen Madre que nos indica precisamente el camino a seguir: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”;  obedeciendo a María que en las Bodas de Caná  nos dijo a todos: «Haced lo que El os diga”.  Si queremos alcanzar  la vida plena, la salvación y  la felicidad  hemos de imitar a María  en el hogar y en la convivencia social, en el cumplimiento de la Palabra de Dios, de los consejos evangélicos, de los 10 mandamientos, que son, para todos nosotros, senderos hacia la vida eterna y hacia la paz y la felicidad.

¡Imitemos  a la Virgen María en el seguimiento de Jesucristo!

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Domingo 29 de septiembre
Hora: 11:30 hh.

27 septiembre, 2019
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,18-22

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?» Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.» Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios.»
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»
Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús
Meditación
Jesús quiere sondear la opinión pública preguntando qué se dice de él; la respuesta de los apóstoles sugiere al Señor, por un lado suscitar una pregunta personal: vosotros, ¿quién decís que soy yo? y un anuncio de su pasión, de la muerte y de la resurrección de Jesús.
El inicio del pasaje del evangelio de hoy nos muestra a Jesús orando a solas; su actitud orante es una realidad transversal en toda su vida y misión. Todo es fruto de la oración y nada se hace sin ella. Con la oración vence las tentaciones del maligno, en ella encuentra la fuerza para asumir la misión, sus decisiones están iluminadas por la plegaria, enfrenta la agonía y el camino de la cruz con la oración. Agradece, intercede, suplica, perdona, se abandona en la voluntad del Padre. Acojamos esta clave que nos da el Señor: “orar para saber vivir, convertir la vida en una continua oración”.
Jesús ve que la gente tiene diversas opiniones sobre él; opiniones insuficientes que no indicaban un acto de fe claro como respuesta a la persona y acciones del Señor. Estas opiniones no sostenían ni producían una adhesión a la novedad del Evangelio. entonces, surge la pregunta fundamental: “Y vosotros ¿quién decís que soy yo?”. Se pasa de la opinión de los otros a la experiencia personal. Del oído al corazón: ¿Quién soy yo para ti?, ¿Cuál es tu experiencia personal de fe? ¿Qué has creído? Son preguntas que resuenan hoy en el contexto vital de nuestra existencia. La respuesta a esta pregunta define nuestra manera de vivir, de celebrar la fe, de relacionarnos con los otros y con Dios, orienta la experiencia de Iglesia y de comunidad.
Jesús pide a los apóstoles que no revelen su identidad. ¿Por qué Jesús lo prohibió? Porque no había llegado su hora; porque aunque todos esperaban la venida del Mesías, muchas eran las maneras en que se esperaba: como rey o sacerdote, como doctor o guerrero, como juez o profeta, pero no como el siervo sufriente que profetizaba Isaías (Is 42,1-9). No podían aceptar el Mesías crucificado. Por esto sin la cruz es imposible entender quién es Jesús. de ahí que Jesús les anuncie el camino del dolor: “El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día”.
Después de la resurrección los apóstoles rompen el silencio y anuncian al Mesías que por amor da la vida en la cruz y vence la muerte con su resurrección. Este anuncio, movido por el Espíritu Santo, suscita la fe en el Señor indicando una nueva vida y concretándose en una experiencia de comunidad en torno a la Palabra de Dios, a la Eucaristía, la solidaridad y el amor fraterno. Es por esto que hoy también a la pregunta: ¿quién soy yo para ustedes? Sigue una respuesta que va más allá de la confesión de fe con los labios.

27 septiembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

«Jesús se hizo para los humanos el Pan de Vida con el fin de comunicarnos vida. De noche y de día, Él está allí. Si quieres que el amor crezca en ti, regresa a la Eucaristía, regresa a esa adoración”. Estas palabras de santa Teresa de Calcuta, que con insistencia apremió al mundo a arrodillarse frente el Santísimo, tienen su eco particular en Nuestra parroquia “a tiempo y a destiempo” invita a todos – feligreses o no- a participar cada semana en la exposición del Santísimo.

Cada jueves dedicamos un rato a la adoración y eucarística pidiendo especialmente por las vocaciones sacerdotales y religiosas. El último jueves de cada mes invitamos también a participar en el Retiro, que nos ayudará a aparcar la actividad diaria para convertirnos por un par de horas en contemplativos en medio del mundo.

A las 18:45 tendremos la lectura espiritual a la que seguirá la Sabra misa con predicación. A su término – como cada jueves- Exposición del Santísimo y una meditación.

Un retiro espiritual es esa pausa que necesitamos en el caminar de nuestras vidas para encontrarnos de una manera más profunda y directa con Dios. Esta es una práctica común en la iglesia que no debemos dejar de lado. Si nunca has ido a alguno o si de pronto crees que no lo necesita piensa que es Jesus Quelin nos dice: “ Venid a mi si estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré.

¡Anímate a participar!

26 septiembre, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,7-9

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.

Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?» Y tenía ganas de ver a Jesús.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús

Meditación
Las opiniones que Herodes recoge acerca de Jesús muestran cómo la gente lo trataba de comprender desde lo que ellos pensaban, conocían y esperaban; sin embargo, todos los criterios eran insuficientes. La identidad de Jesús es más grande y sólo desde una profunda vida de intimidad con él es posible dar la respuesta a la pregunta: «¿Quién soy yo para ustedes?

El crimen de Juan en Bautista perpetrado por Herodes, hombre supersticioso y sin moral, no puede silenciarse; y entonces se conmociona al oír hablar de Jesús y quiso verlo. Sin escrúpulos siente la seguridad de poder hacer con Jesús lo que hizo con Juan porque ningún profeta o líder religioso le va a poner en riesgo su poderío y seguridades.

Jesús está en medio de su pueblo anunciando la llegada del Reino de Dios y realizando signos que confirman su Palabra; lo que él cumple despierta diversas reacciones: admiración, curiosidad, molestia y odio. Así es, admiración y curiosidad al punto de querer estar cerca de él y verlo. La expresión “queremos ver a Jesús” manifiesta un deseo profundo de encontrarse con alguien que no sea otro más que aparece como encantador de masas, sino como Aquel que viene a saciar, restaurar, liberar y anunciar la alianza nueva y eterna de Dios. En Herodes también surge el deseo de ver a Jesús pero por una curiosa sospecha que desestabiliza y que debe ser puesta bajo control. Los fariseos y líderes religiosos no quieren ver a Jesús porque los incomoda; lo mejor es buscar la manera de sacarlo de en medio y por esto deciden matarlo.

Ante el deseo de “ver a Jesús”, proféticamente él anuncia: “ Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí (Jn 12,32). En la hora de la cruz, la hora de la glorificación del Señor, viene puesto en alto para que podamos verlo y en él vernos nosotros. Es la cruz el mejor escenario para ver al Señor y no querer ir a buscar el show, la diversión, el espectáculo. Nosotros queremos ver a Jesús; queremos que él nos vea con su mirada de misericordia que levanta. Como lo hizo con la mujer pecadora nos mira y dice “no te condeno, levántate y no vuelvas a pecar”; como lo hizo con Mateo el recaudador de Impuesto, nos mira con misericordia y amándonos nos dice: sígueme; como lo hizo con Pedro que después de la resurrección le dijo: “Simón ¿me amas más que estos? Y Pedro con su mirada arrepentida por las negaciones dice: “Señor tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”.

Entonces no queremos verlo por curiosidad, no queremos buscarlo por interés. Queremos verlo para encontrarnos con el Dios que nos salva. Queremos ver al Señor que nos ha amado hasta dar su vida por nosotros. Sí, queremos ver a Jesús y no resistirnos al llamado que nos hace de encontrarlo presente en el camino de nuestra vida.

Así la fe ilumina la mirada del creyente que le permite encontrar al Señor al partir el Pan (la Eucaristía) como lo hicieron los discípulos de Emaús; ver al Señor en los hermanos porque “cada vez que lo hiciste con uno de estos mis hermanos más pequeños conmigo lo hiciste”; experimentar al Señor que nos dice: “no tengas miedo que contigo voy”.

26 septiembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales