Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

4 mayo, 2019

15. ¿Existe el infierno?

Sí, el infierno existe. El mismo Jesús habla sobre su existencia cuando dice “atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas” (Mt 22,13. También Jn 6, 37). Jesús habla del infierno como un estar fuera, un estar lejos de Dios, un estar en tinieblas.

Sin mucho esfuerzo, al considerar estas afirmaciones es claro que el infierno es un estado desagradable, un estado en el que a ninguno le gustaría estar. Y si recordamos que la fuente de la felicidad es el mismo Dios, es claro también que lejos de quien es la fuente solo se puede encontrar tristeza, desolación, desesperación, dolor, etc. En palabras de Jesús “allí será el llanto y el rechinar de dientes” (Mt 22,13).

Con razón el catecismo afirma que “nuestra fe llama infierno al estado de la separación eterna de Dios. Quien en la presencia de Dios ve con claridad el amor y sin embargo no lo acepta, se decide por este estado (Cf. Catecismo 1033-1036). Y el papa emérito Benedicto XVI nos recuerda que “Jesús ha venido para decirnos que quiere tenernos a todos en el paraíso y que el infierno, de lo que se habla poco en nuestro tiempo, existe y es eterno para todos los que cierren su corazón a su amor” (Benedicto XVI 08/05/2007).

4 mayo, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest
Continúan las obras de mantenimiento de Liáns
Continúan las obras de mantenimiento de Liáns
Continúan las obras de mantenimiento de Liáns

El buen tiempo ha permitido agilizar las obras de reparación previstas en la iglesia de Santa Eulalia de Liáns. La primera fase de la rehabilitación del interior de la Iglesia que finalizaba el pasado viernes consistió en reparar las humedades que afectaban a algunas paredes del templo

En la medida que nos fue posible evitamos programar cualquier tipo de celebración litúrgica en los días laborables pues la colocación de los andamios en todo el templo dificultaba la participación. La intención era que la tarea de recuperación hubiese concluido antes del fin de semana para la celebraciones dominicales y hemos logrado el objetivo.

La actuación permitió retirar la suciedad y los desconchones de la pared lateral del presbiterio, suelo coro, sacristía y algunos focos de humedad de menor tamaño diseminados por el resto de la nave bajo la supervisión de un técnico.

La segunda fase que comienza hoy mismo en el tratamiento anual que aplicamos a las maderas del suelo del templo para su conservación como recomiendaba el proyecto de rehabilitación. Estas tareas se realizarán junto con la aplicación de un tratamiento para eliminar los hongos de las paredes y evitar su proliferación. También se aprovechará para reparar pequeños desperfectos de carpintería fruto del uso y desgaste natural por el paso del tiempo.

Podríamos hablar, más que de trabajos de restauración, de labores de mantenimiento habituales y necesarias que cada año realiza la parroquia en los diferentes templos que componen nuestra Unidad Pastoral aunque, en el caso de Liáns un poco más profunda que en otras ocasiones, pues esta mejora se produce cuando se cumplen cinco años después de la reforma integral a la que que fue sometida. Tal como avanzan las obras da la sensación de que estamos “estrenando” otra vez el templo.

En los próximos días en esta misma pagina daremos información de las actuaciones que estos mismos días estamos realizando en los templos de San Martin de Dorneda y San Pedro de Nos

4 mayo, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Juan 6, 16-21

Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al lago, embarcaron y empezaron a atravesar hacia Cafarnaúm. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, y el lago se iba encrespando. Habían remado unos cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el lago, y se asustaron. Pero él les dijo: – «Soy yo, no temáis.» Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio a donde iban.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Meditación
El episodio de la barca en el mar agitado y la cercanía de Jesús que les dice a los apóstoles: “Soy yo, no teman”, se hace una oportunidad para meditar sobre aquellas situaciones en la que los discípulos del Señor viven en medio de la noche, con corrientes contrarias y agitaciones, y con el reclamo de la “ausencia” de Jesús.

Comienza a oscurecer y la tiniebla se hace cada vez más densa; vienen la tormenta, la confusión y el miedo. En esta realidad Jesús aparece y con él la paz, la calma y el poder cruzar el mar, símbolo bíblico del abismo, del caos y del mal. Así en nuestra vida como discípulos del Señor experimentamos estar en medio circunstancias que nos producen miedo, inseguridad y soledades. Pasamos por noches difíciles en los ámbitos personal, familiar, social, eclesial; enfrentamos situaciones que pensamos que nos superan y hasta perdemos la paz del corazón.

“En la barca están todos los discípulos, unidos por la experiencia de la debilidad, de la duda, del miedo, de la poca fe. Pero cuando en esa barca sube Jesús, el clima inmediatamente cambia: todos se sienten unidos en la fe en Él. Todos pequeños y asustados se vuelven grandes en el momento en el cual se arrodillan y reconocen en su maestro al Hijo de Dios. Cuantas veces también a nosotros nos sucede lo mismo: sin Jesús, lejos de Jesús nos sentimos miedosos e inadecuados, a tal punto que pensamos no poder lograr nada. Falta la fe, pero Jesús está siempre con nosotros y escondido quizás, pero presente y siempre pronto a sostenernos”, comenta el Papa Francisco.

Todos nosotros estamos en la barca de la Iglesia, golpeada por el ímpetu del mar; todos debemos afrontar tempestades externas, oscuridades interiores, dificultades y retos. En todo Jesús nos insta a la fe: “No tengan miedo, soy yo”, es decir, la fe nos sostiene y nos da la fuerza, no para huir, sino para tener el valor y llegar a la orilla. “Este texto te invita a no temer, dice el Papa Francisco, a no rehuir esas situaciones sino a cruzarlas como Jesús que atraviesa la Cruz para traer la Resurrección. Pero tampoco vivas tus dificultades sólo, apóyate en tus hermanos en la fe, súbete a la barca de la Iglesia, sobre todo pon tu mirada en Jesús, Él está allí, contigo”.

Ante el mar agresivo que atenta contra la vida y la dignidad de las personas, hoy somos invitados a participar en la Marcha por la Vida que sale a las 10:00a.m., de la 42 con 5ª hasta la Plaza de Bolívar. Con el lema “Salvemos las dos vidas” se quiere enviar un sentido mensaje “a los candidatos a gobernaciones, alcaldías, asambleas, concejos y demás corporaciones públicas: el pueblo Colombiano solo votará por aquellos candidatos que defiendan la vida y generen políticas públicas en este sentido. Quienes marchen este sábado lo harán también contra el asesinato de líderes sociales, soldados y policías, y el maltrato de niños y niñas por casos de violencia sexual. Pedirán justicia y reparación para los ciudadanos que han muerto por robarles celulares o bicicletas, las mujeres víctimas de abusos sexuales y abortos forzados por las FARC, y por los enfermos que son víctimas de la indigna eutanasia.
Con esta marcha ¡proclamamos que toda vida humana es valiosa y digna, y se debe respetar y proteger porque es sagrada!” (Plataforma ciudadana Unidos por la Vida).

La Santísima Virgen María nos ayuda a dirigir la mirada a su Hijo Jesucristo para encontrar en él la paz y la fuerza para seguir avanzando; ella que supo creer y proteger la vida nos enseñe a decir sí y a cooperar con el plan de Dios para la humanidad.

P. John Jaime Ramírez Feria

4 mayo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest