Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

9 marzo, 2019

El pasado fin de semana se realizó durante las misas una colecta en favor de Caritas de Valencia, Venezuela.

Desde hace varios años D. Carlos Torrerio, sacerdote venezolano y consiliario de Caritas de la Diócesis de Valencia en Venezuela, nos acompaña durante el verano cuando viene a España a visitar a su familia.

En sus visitas nos cuenta en primera persona la dramática situación que está viviendo el pueblo venezolano de la que somos conocedores por los medios de comunicación.

Por ello este año hemos hecho algunas campañas en nuestras parroquias para enviar ayuda.

El mes pasado realizamos jna recogida de insumos médicos, material de higiene, productos para la infancia entre otros, así como también ayuda económica en la Parroquia de Santa Eulalia de Lians.

Esta vez ha sido San Pedro de Nos la que ha organizado una colecta extraordinaria en la que se han recaudado 1462 € que ya han sido enviados a Venezuela.

D. Carlos y su equipo nos envian las más expresivas gracias y abundantes bendiciones.

Nos indican que destinarán una parte a la compra de alimentos para el centro de nutrición infantil y medicinasque tanto escasean. Otra a la creación de una escuela de oficios para las madres de esos niños que les llegan con desnutrición al centro y que en muchos casos son adolescentes.

Agradecemos a todos su generosidad y rezamos por esa ingente labor por los más desfavorecidos que Caritas realiza en todos los rincones del Planeta

9 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 5,27-32

En aquel tiempo, Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.» Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció en su honor un gran banquete en su casa, y estaban a la mesa con ellos un gran número de publicanos y otros. Los fariseos y los escribas dijeron a sus discípulos, criticándolo: «¿Cómo es que coméis y bebéis con publicanos y pecadores?» Jesús les replicó: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación
En tan pocos versículos el evangelista san Lucas nos transmite la fuerza del amor de Dios que hace nuevas todas las cosas; la historia personal de Leví se encuentra con el poder del llamado de Jesús: ¡Sígueme! Una mirada de amor que penetra hasta lo más profundo y una palabra radical lo lleva a dejarlo todo y a seguirlo.

El encuentro entre el Amor Divino y la libertad humana es el inicio de un camino de plenitud; contra todo pronóstico humano el Maestro llama a un pecador para ser discípulo y luego lo hace apóstol. La iniciativa divina no hace selección de personas ni se mueve por categorías; Jesús entra en contacto con los pecadores y excluidos, los llama a caminar y se sienta a la mesa con ellos, y estas actitudes provocan la rabia de las autoridades religiosas judías, porque, ¿cómo puede ser que el maestro se haga hermano de esa clase de gente? La mentalidad se debe cambiar. Dios no es juez severo que condena y excluye, el Dios que revela Jesucristo es Padre que ama entrañablemente, que acoge y abraza. Es el Dios de la iniciativa que “quiere que todos se salven”, que toca a la puerta de nuestra vida y espera que, en el ejercicio de nuestra libertad y voluntad, demos la respuesta.

“El amor de Dios -Señala el Papa Francisco- recrea todo, es decir, hace nuevas todas las cosas. Reconocer los propios límites, las propias debilidades, es la puerta que abre al perdón de Jesús, a su amor que puede renovarnos en lo profundo, que puede recrearnos. La salvación puede entrar en el corazón cuando nosotros nos abrimos a la verdad y reconocemos nuestras equivocaciones, nuestros pecados; entonces hacemos experiencia, esa bella experiencia de Aquel que ha venido, no para los sanos, sino para los enfermos, no para los justos, sino para los pecadores”.

Leer este pasaje del evangelio en el contexto de la cuaresma nos hace pensar en el proceso de conversión que cada uno está llamado a cultivar: “conviértete y cree en el evangelio”. No podemos perdernos la alegría de estar sentados a la mesa con el Señor y contemplar su mirada de misericordia que nos salva; cuánta paciencia él nos tiene porque firme es su voluntad de hacernos nuevos. Y cuando el corazón se transforma se pueden ver las cosas desde otra perspectiva, se quiere que los otros también participen de la alegría vivida.
En nuestro ascenso hacia la Pascua, recorremos el camino cuaresmal, escuchando la invitación personal de Jesús: ¡Sígueme! Él viene a nuestro encuentro, no resistamos a su llamada. Levantémonos y pongámonos en camino.

P. John Jaime Ramírez Feria

9 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

9. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Ya sabemos que la cruz es importante para un cristiano, pero ¿por qué al trazarnos la cruz invocamos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo?

Porque el Dios en quien creemos es Un Dios en tres Personas distintas; es el misterio de la Santísima Trinidad; es el misterio central de la fe y vida del cristiano. Dios mismo se ha revelado así: “Y sucedió que en aquellos días vino Jesús desde Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y nada más salir del agua vio los cielos abiertos y al Espíritu que, en forma de paloma, descendía sobre él; y se oyó una voz dese los cielos: –Tú eres mi Hijo, el amado, en ti me he complacido” (Mc 1, 9-11).

Si ya hemos afirmado que el signo de la cruz acompaña al cristiano desde el nacimiento hasta la muerte, vale lo mismo para esta idea: el cristiano desde el momento de su nacimiento hasta su muerte, esta acompañado –me atrevo a afirmar: esta abrazado– por las tres Divinas Personas.

¡REVÍSTEME, TRINIDAD ETERNA, REVÍSTEME DE TI MISMA PARA QUE PASE ESTA VIDA MORTAL EN LA VERDADERA OBEDIENCIA Y EN LA LUZ DE LA FE SANTÍSIMA, CON LA QUE TÚ HAS EMBRIAGADO A MI ALMA! (Santa Catalina de Siena).

9 marzo, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest