Inicio Actualidad
Categoría

Actualidad

“Naveguemos juntos”

Queridos diocesanos:

Al acercarse la fecha de la fiesta de la Virgen del Carmen, deseo, como todos los años, acompañaros ofreciéndoos mi palabra y bendición a todas las gentes que, de una manera u otra, viven en torno al mar, de los que Nuestra Señora del Carmen es patrona y protectora.

Quiero llevar a vosotros y a vuestras familias la presencia fraternal de la Iglesia, a la que pertenecéis, y que, como comunidad de creyentes unidos en torno a Jesucristo, vive vuestras preocupaciones como cosa propia. Todavía hace muy poco tiempo, el pasado día de Pentecostés, el Papa, saludando a los peregrinos que rezaban en la plaza de San Pedro, les decís: “Manifiesto mi cercanía a los pescadores, pensemos en aquellos pescadores que, a causa del aumento del costo del carburante, se encuentran en riesgo de detener su actividad…” (Regina Coeli 5-Junio-2022). El Papa, como sucesor de Pedro el pescador de Galilea, recuerda vuestras dificultades y problemas, las manifiesta al mundo, para que se tomen las medidas adecuadas, y las lleva en su oración a la presencia de Dios pidiendo que Él ilumine a las autoridades y a todos los que compete ofrecer soluciones para que vuestras condiciones de vida sean las adecuadas.

Al pensar en vuestros sufrimientos, hago memoria con dolor de los fallecidos en el naufragio del pesquero Villa de Pitanxo. Aunque ya tuve ocasión de acercarme a las familias y de compartir la Eucaristía con vosotros, pidiendo por los fallecidos, en aquel momento tan emotivo en la parroquia de Marín, os reitero ahora mis nuestras palabras de consuelo y esperanza y os ofrezco la oración y la colaboración de la Iglesia en lo que humildemente esté en nuestra mano, deseando que se puedan encontrar los cuerpos que aún no han podido ser rescatados, para que podáis encontrar el consuelo de ofrecerles la sepultura y el último homenaje de vuestra fe y vuestro amor.

Pienso en todos vosotros, en vuestras familias y en las familias de todos los fallecidos por distintos trabajos en el mar. En nuestra Galicia, desde el comienzo del milenio, 138 hermanos nuestros perdieron su vida. Los ponemos en los brazos maternales de la Virgen del Carmen, en la seguridad de que Ella sabrá presentarlos a su Hijo y enviar a los que quedan en este mundo el consuelo y la paz.

El lema de este año para la jornada de las gentes del mar es bien significativo: “Naveguemos juntos”. Vuestra vida está unida a la de los demás miembros de la Iglesia, porque vivimos nuestra pertenencia como un misterio de comunión y de amor. Y también expresa que las preocupaciones de la Iglesia deben ser las vuestras, dado que, en ese sentido, viajamos todos en el mismo barco. A lo largo de este año en nuestra diócesis hemos trabajado preparando el sínodo de los Obispos que se celebrará en Roma en el 2023. El Papa ha querido que sean escuchadas todas las voces y que sean tenidas en cuenta todas las opiniones, de modo que vivamos esa “sinodalidad”, caminando y navegando juntos, dejándonos encontrar por el Señor. No dudéis en acercaros a la Iglesia y ofrecerle vuestras inquietudes y vuestra siempre necesaria colaboración. En esa barca de Pedro en la que nos encontramos en el navegar de esta vida, todas las voces son importantes y todas merecen ser escuchadas. Sentid a la Iglesia como vuestra casa, porque lo es de verdad. “Por tu palabra echaré la redes” (Lc 5,5), le dijo Pedro a Jesús después de haber faenado durante toda la noche y volver con las redes vacías. Este ha de ser vuestro convencimiento para interpretar vuestro quehacer laboral que en obediencia al Señor tendrá un resultado fructífero, fiándonos a su gracia y ofreciendo vuestro esfuerzo.

En este día del Carmen, en el que en tantas parroquias de la costa y también del interior de nuestra diócesis se celebra con alegría el amparo maternal de nuestra madre del Cielo, os encomiendo a todos, hombres y mujeres del mar, los pescadores y los pertenecientes a la marina mercante, los componentes de la Armada y todos los que de un modo u otro, formáis parte de esta familia del mar, a los que pongo bajo el patrocinio del apóstol Santiago y la protección de Nuestra Señora del Carmen.

Con cordial saludo y bendición en el Señor.

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

14 julio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Decía San Josemaría: “En la alegría ningún día sin la cruz”. Estas palabras bien pueden servir para ilustrar la tristeza con la que se encontraron los feligreses de San Martín de Dorneda esta mañana cuando acudían al templo para asistir a la Santa Misa.

Si ayer disfrutábamos de las fiestas en honor de Nuestra Señora del Rosario, recuperada tras varios años sin celebrarse, esta mañana nos despertamos con que los amigos de lo ajeno. El ladrón o ladrones empotraron un vehículo contra la puerta para reventar la cerradura y acceder al interior de templo donde se han apropiado de un diversos candelabros, cruces, acetre, naveta y diversos objetos de culto. Asimismo, se hicieron con dinero en efectivo procedente de los cepillos y del lampadario.

A su paso estropearon los objetos que se fueron encontrando por el camino vaciando cajoneras y armarios.

Nuestra parroquia se suma a la larga lista de templos de nuestro entorno que han sido asaltados en las últimas semanas. Confiemos en que el/los asaltantes también aprovecharan la “visita” para pedir ayuda al Señor para que no tengan que volver a delinquir y puedan salir adelante. Por nuestra parte pedimos a Dios por ellos para que la próxima vez que se acerquen a una Iglesia sea solamente para rezar.

3 julio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Es un honor para mí, como párroco, el que San Martiño de Dorneda recupere una entrañable celebración: la fiesta de Nuestra Señora del Rosario. Supone un impulso en muchos aspectos que me parecen importantes. Señalaré, al menos, tres de ellos: el cariño a la Santísima Virgen, la ineludible necesidad del encuentro festivo para los miembros de una comunidad parroquial y las implicaciones que la fe tiene en los pueblos.  

Innumerables multitudes a lo largo y ancho del planeta reconocen a la Virgen María como Madre de Dios y madre suya. Ella ha acompañado los pasos de su hijo Jesús, quedando íntimamente asociada a los Misterios de su Redención. Éstos han quedado “diseminados” a lo largo del Santo Rosario en una suerte de episodios de amor para meditar y profundizar, una y mil veces, de la mano de Nuestra Señora. María quiere con locura a sus hijos, pues participa de la predilección del corazón de Dios por la humanidad. Ella se convierte en la Madre que conduce de la mano a su filial familia junto al Señor a lo largo de los misterios del Rosario. Quien tiene a María por Madre, albergará siempre un tierno corazón, capaz de entender la Misericordia de Dios y de abrirla a los demás.

Durante la etapa más reciente de nuestra historia hemos comprobado la fragilidad de la condición humana, expuesta a pandemias, guerras y fenómenos geológicos, meteorológicos o medioambientales adversos. El espíritu solidario y comunitario se ha vuelto imprescindible. De ahí que la posibilidad de un ámbito para la celebración de las fiestas de la Virgen del Rosario, abre para toda la parroquia una oportunidad de encuentro, de alegría y de esperanza muy necesarias. Estar juntos cobra una importancia capital en un mundo tan complejo como el nuestro; para apoyarnos; para fortalecernos; para respetarnos y ayudar a todos con un servicio que reconcilia. La celebración del Rosario nació en su día para honrar y recordar. En ella renace se recobra el gozo y el ánimo; recordamos que, tras el duro trabajo, llega el descanso reparador. Y mejor: permanecer unidos.

En cuanto a la fe, recordar que ésta subyace siempre en toda celebración religiosa. Es la fe quien descubre la verdadera personalidad de la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora del Rosario: la Madre de Dios no termina su misión con el cuidado de Jesús, sino que la amplía para amparar a todos. Una festividad de estas características hace que el espacio público reciba también el testimonio de unas creencias que primero han dado vida y calor al corazón. Si esto ha sido así, es normal que hombres y mujeres deseen expresarlo, mostrarlo e incluso transmitirlo a las siguientes generaciones. Los creyentes poseen hoy en día una gran carga de responsabilidad. No creen ni actúan para que se les vea pero, sin duda, se les ve. Aún más: la mirada se fija en ellos para ver si sus creencias se traducen en unas actuaciones coherentes y ejemplares. Es lo que se espera de ellos: un listón alto; sin dar lecciones, pero construyendo la sociedad desde los mejores principios y valores posibles.

Tengo la convicción de que la fiesta retomada de la Virgen del Rosario puede hacer de nosotros mejores personas. Instaura un bien para la sociedad aportándole felicidad, esperanza, fraternidad e, incluso, perspectiva de eternidad. Más allá del materialismo que aspira a un bienestar humano raquítico, casi egoísta, aparecen en el horizonte las luces del amor que representa Nuestra Señora, invitándonos a celebrar su fiesta por todo lo alto y elevando nuestra propia dignidad. Son mimbres para un mundo nuevo.

2 julio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

La Iglesia compostelana celebraremos este próximo sábado 25 de junio la Asamblea Diocesana anual. Un encuentro al que el arzobispo, mons. Julián Barrio, invita a participar a todos los bautizados. La Asamblea quiere ser una fiesta de hermanamiento que empiece a superar los duros meses de pandemia sufridos y que, en demasiadas ocasiones, han obligado a suspender actos tradicionales de la archidiócesis o a limitar los aforos.

La Asamblea se desarrollará en el colegio La Salle de Compostela a partir de las 10:45 horas. Este año la fecha es especialmente significativa ya que coincide con la clausura en Roma del X Encuentro Mundial de las Familias por el papa Francisco. El encuentro diocesano es, por tanto, un buen momento para tomar conciencia de que somos Iglesia en comunión con el resto de Iglesias del mundo, Iglesia plural en carismas y unida en una misma fe, que peregrina, celebra y se compromete a una conversión personal y eclesial permanente para llevar el Evangelio hasta el último confín de la tierra.

Como expresaba en su carta el obispo auxiliar, mons. Francisco José Prieto, invitando a todos a participar en la Asamblea,“será una jornada para celebrar y orar, escuchar y compartir, una oportunidad para renovar la esperanza en Cristo y el compromiso de seguir sembrando el Evangelio, siendo una Iglesia que camina unida”.

Programa de la Asamblea

10,45 – 11 h: Acogida

11,00 h: Primera parte
– Oración inicial
– Dos años de pandemia
– Año Santo
– Fase diocesana Sínodo

12,15 – 12,45 h: Descanso

12,45 – 14 h: Segunda parte
– Testimonios
– Plan Pastoral trienal
– Palabras finales del Sr. Arzobispo

14,30 h: Comida (comedor Facultad de Medicina)

Para inscribirse en la Asamblea y en la comida (15€ c/u: se abona al llegar a la Asamblea):

https://archicompostela.es/asambleadiocesana/

23 junio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest


Es una festividad dedicada a celebrar la Eucaristía en la que bendecimos al Cuerpo y Sangre de Jesús.
La fecha se inauguró en 1208 en la que la religiosa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.
Festivo : Austria, Croacia, Italia¡ Liechtenstein, Malta, Polonia, Portugal, San Marino,
Parte de Alemania, Parte de Suiza…
En España desde 1989 se trasladó al domingo siguiente.
Fiesta local en:
Toledo, Puenteareas, Granada, Sevilla,…
En la Orotava se realiza un tapiz declarado el mayor del mundo con arenas naturales.

19 junio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

“Presencia do Señor ata a fin dos tempos”Queridos diocesanos:Na solemnidade do Corpus Christi a Igrexa celebra o seu misterio máis querido: a Eucaristía, fonte e cima de toda vida cristiá. Nela “contense todo o ben espiritual da Igrexa, é dicir, Cristo en persoa, a nosa pascua e pan vivo, que, pola súa carne vivificada e vivificante polo Espírito Santo, da vida aos homes, que desta maneira son convidados e estimulados a ofrecerse a si mesmos, os seus traballos e as cousas creadas, xuntamente con el” [1].A Eucaristía, memorial e presenza A Igrexa como unha gran familia reúnese ao redor da mesa do altar e o pan que o Señor nos dá é a súa carne para a nosa vida e a do mundo. Tamén hoxe como o máis pequeno das familias hebreas cando se reunían para celebrar a cea pascual, preguntámoslle ao Señor que significa este misterio. A esta pregunta o Señor respóndenos a través de san Paulo cando falando dunha tradición que procede do Señor e que el nos transmite, dinos: “Cada vez que comedes  deste pan e bebedes do cáliz, proclamades a morte do Señor ata que volva” (1 Cor 11,26). “Facede isto en memoria miña”. A Eucaristía é memoria do Señor e da salvación realizada coa súa morte e resurrección pero á vez é presenza súa real sobre o altar, misteriosa e velada coa que estivo presente na cruz no Calvario. Nós estabamos alí aquel día en que nos fixo pasar “da escravitude á liberdade, das tebras á luz, da morte á vida”[2].A Eucaristía, alimento do pobo peregrino A multiplicación dos pans no deserto, símbolo e profecía da Eucaristía pon ante a nosa consideración o aspecto existencial que máis se achega á nosa condición humana. “A Eucaristía é tamén o pan que sostén a cuantos peregrinamos neste mundo como o foi para Elías no camiño cara ao monte Horeb.  Oh sacro banquete, en que Cristo é a nosa comida, celébrase o memorial da súa paixón, a alma énchese de graza e dásenos a peza da gloria futura! Os signos elixidos polo Señor, o pan e o viño, denotan o carácter da Eucaristía estreitamente vinculado á nosa vida espiritual como o é a comida e bebida materiais para o noso corpo. O mesmo Cristo anunciouno así: Se non comedes a miña Carne e non bebedes o meu Sangue non tedes vida en vós; o que come a miña Carne e bebe o meu Sangue ten a vida eterna (Xn 6,54-55). A Eucaristía é invitación a todos os que están cansos e angustiados ou teñen fame e sede de salvación, en calquera necesidade de bens básicos para vivir, de saúde e de consolo, de xustiza e de liberdade, de fortaleza e de esperanza, de misericordia e de perdón. Por isto, é alimento que nutre e fortalece tanto ao neno e ao mozo que se inician na vida cristiá como ao adulto que experimenta a súa propia debilidade, e de modo singular é viático para quen está a piques de deixar este mundo”[3]. Día da Caridade Participar na Eucaristía esixe unhas actitudes e comportamentos persoais e comunitarios como “o servizo aos pobres e o testemuño da caridade fraterna, a promoción e a defensa da vida humana, o coidado dos enfermos e dos anciáns, a acollida dos marxinados e dos inmigrantes, a proximidade cara ás vítimas da violencia, o rexeitamento de toda forma de malos tratos contra as persoas e de atentados contra os bens de uso social, o respecto dos dereitos humanos, a creación de emprego, a promoción dunha vivenda digna, o traballo pola xustiza e a procura da paz”[4].Nesta conciencia a Igrexa en España fai coincidir coa solemnidade do Corpus o Día da Caridade. Comoo  pobo que peregrina cara a Deus, como nolo lembra a celebración do Ano Santo Compostelán, a acción caritativa ha de realizarse na Igrexa, coa Igrexa e ao servizo da Igrexa, “que sen deixar de gozarse coas iniciativas dos demais, reivindica para se as obras de caridade como deber e dereito propio que non pode allear”[5]. Quen acolleu o amor de Deus, sente a necesidade de manifestalo a través das súas obras. Por iso, “quen queira vivir con dignidade e plenitude non ten outro camiño máis que recoñecer ao outro e buscar o seu ben”[6].Agradecéndovos vosa xenerosa colaboración económica con Cáritas para axudar aos necesitados, saúdavos con todo afecto e bendí no Señor,

+ Julián Barrio Barrio,
Arcebispo de Santiago de Compostela.

[1] PO 5.

[2] SAN MELITON DE SARDES, Sobre a Pascua, 68.

[3] CEE, A Eucaristía, alimento do pobo peregrino, Madrid 1999, nº 20.

[4] Ibid., nº 69.

[5] Concilio Vaticano II, Decreto “Apostolicam actuositatem”, 8.

[6] JUAN PABLO II, Mane nobiscum Domine, 9.

19 junio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Un grupo de alumnos de Religión de 1º Bachiller acompañados de algunos profesores pertenecientes a la comunidad educativa del IES Xosé Neira Vilas hacían entrega a voluntarias de Cáritas Parroquial de Santa Cruz del resultado de una campaña solidaria que realizaron junto al resto de sus compañeros.

Desde el Neira Vilas cada curso apoyan varios proyectos solidarios impulsados por los distintos Departamentos. El de Religión, no es ajeno a todo ello y por eso ha propuesto a los alumnos que de esta asignatura un proyecto de proximidad, acercando su solidaridad en forma de productos básicos para personas que lo necesitan que viven en nuestro Concello a través de Cáritas, donde se atiendan semanalmente en torno a cien familias proporcionándoles alimentos, ropa, ayuda económica, psicológica, búsqueda de empleo, entre otras muchas.

Se trataba de un proyecto en el que se recogían alimentos y productos no perecederos entre sus compañeros con especial atención a las necesidades planteadas por los colaboradores de nuestra parroquia.

Los Voluntarios de Cáritas les estamos muy agradecidos por su contribución en este año donde estamos viendo que las necesidades de productos de primera necesidad siguen existiendo, cuando además las familias siguen arrastrado quizás con mayores necesidades por la crisis económica a que ha dado lugar el coronavirus.

Al tiempo, los jóvenes y sus profesores conocieron la realidad de Cáritas de Santa Cruz donde recorrieron las instalaciones y les mostraron los distintas realidades -ropero, dispensario infantil., almacenes, etc…- que la conforman.

En la imagen vemos el momento de la entrega de todo lo recogido en las últimas semanas, ya embolsado y a las puertas del centro, desde donde era trasladado a la despensa de Cáritas. También hicieron entrega de una “Caja de buenos deseos” para las familias que desde la parroquia se atienden cada semana.

Muchas gracias al IES Xosé Neira Vilas, a los alumnos de 1º de Bachiller de Religión Católica que encabezaron esta iniciativa y a los profesores que les acompañaron.

17 junio, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Los Cursos de retiro espirituales han sido realizados durante siglos por los cristianos para mejorar su vida espiritual; y hoy día resultan particularmente necesarios por la cultura de activismo en la que estamos inmersos. Sería ideal que todos los cristianos, cada año hiciésemos un parón en nuestras vidas, aparcando el ruido que nos rodea – ruidos interiores- para crecer en nuestra amistad con el Señor.

Esta práctica espiritual es algo común en la Iglesia desde los primeros siglos: siempre que una persona buscaba prepararse para una misión, o, simplemente, notaba la urgencia de corresponder con mayor entrega a los toques de la gracia, procuraba intensificar su trato con el Señor: Pero la realidad hace que, con frecuencia, sea muy difícil poder realizarlo (aunque es muy deseable y animamos a todos a hacerlo).

Es por ello que la Iglesia – y nuestra parroquia con Ella- anima a que todos busquemos un rato cada mes para hacer algo diferente: dedicarlo a nosotros mismos y a Dios. Se trata de que mensualmente hagamos un tiempo de retiro. Para facilitarlo, cada mes, el tercer jueves, invitamos a que todos aquellos hombres que lo deseen participen en un espacio de oración y fraternidad.El retiro es un momento de encuentro con Dios en la oración y el silencio a fin de experimentar y profundizar en su amor, dedicando el momento más oportuno según sus ocupaciones.

En presencia del Señor se trata sacar conclusiones para nuestra vida. ¿En qué podemos cambiar? ¿Cuál es la voluntad de Dios en nuestra vida? ¿Cómo podemos corresponder a su amor? El objetivo es experimentar ya Cristo y profundizar en tu amor por Él, por eso te ayuda mucho el participar en la Eucaristía antes del retiro que se celebra en el horario habitual de las 19:00 hh.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: jueves 16 de junio de 2022
Hora: 20:00 hh.

16 junio, 2022
1 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales