Inicio Actualidad
Categoría

Actualidad

Los catequistas tienen una misión insustituible en la transmisión y profundización de la fe.
El ministerio laical del catequista es una vocación, es una misión. Ser catequista significa que uno ‘es catequista’, no que ‘trabaja de catequista’. Es todo un modo de ser, y hacen falta buenos catequistas que sean a la vez acompañantes y pedagogos.
Hacen falta personas creativas que anuncien el Evangelio, pero que lo anuncien, no digo con sordina pero no con bocina, sino con su vida, con mansedumbre, con un lenguaje nuevo y abriendo caminos nuevos.
Y en tantas diócesis, en tantos continentes, la evangelización fundamentalmente está en manos de un catequista.
Demos las gracias a los catequistas, a las catequistas, por el entusiasmo interior con que viven esta misión al servicio de la Iglesia.
Recemos juntos por los catequistas, llamados a proclamar la Palabra de Dios: para que sean testigos de ella con valentía, con creatividad, con la fuerza del Espíritu Santo, con alegría y con mucha paz.

2 diciembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En la Eucaristía se hace sacramentalmente presente el Señor, para ser nuestro alimento de vida eterna. Nosotros, agradecidos, manifestamos nuestra fe no sólo participando de la misa y comulgando, sino también adorando su presencia real en el sagrario o en la exposición eucarística.

En la sociedad actual muchas personas -creyentes o no- se preguntan a menudo cuál es el beneficio de largos periodos de oración y meditación atribuyéndosele esta práctica sólo a . El común de las personas recuerdan una que otra oración cuando necesitan pedir algo especial que nadie más excepto el Creador podría conceder. El resto simplemente, no ha considerado necesario incluir la Oración como elemento importante dentro de sus vidas, y es posible que sientan que no les hace falta .

Cada jueves nos reunimos en torno a la custodia y pedimos especialmente, por los sacerdotes, por los que se preparan para serlo y por aquellos que están por venir.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Hora: 19:30 hh.
Día: Jueves

2 diciembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

“Belén”, un disco de villancicos familiares que han compuesto Elena, Marta, Luis y Lucía, cuatro hermanos de una familia de compositores que nos van a ayudar a contemplar el Misterio que en unas pocas semanas vamos a vivir. Canciones para escuchar, disfrutar y rezar en familia, y llenarnos de alegría ante lo que se avecina!

1 diciembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Cercanos a esta gran Solemnidad mariana que se celebra cada 8 de diciembre os invitamos participar en la Novena en su honor que cada año celebramos del 30 de noviembre al día de su Fiesta para pedir la intercesión de la Virgen María ante Dios.

Este año, más que nunca, os animamos a participar de esta celebración, con la esperanza que nos transmite la cercanía del Señor y la seguridad que nos da la protección de nuestra Madre la Virgen María.

Se trata, sin duda, de una de las fiestas más bellas y populares de la Virgen María (no en vano es la Patrona de España). María no sólo no cometió pecado alguno, sino que quedó preservada incluso de esa común herencia del género humano que es la culpa original, a causa de la misión a la que Dios la había destinado desde siempre: ser la Madre del Redentor. Todo esto queda contenido en la verdad de fe de la Inmaculada Concepción

Durante nueve días, en la homilia de la Santa Misa iremos glosando aspectos de la vida de Nuestra Madre Santísima.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: 30 Noviembre a 8 de diciembre
Hora:
⁃ Diario 19:00 hh.
⁃ Festivos 11:30 hh.

30 noviembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El pasado 17 de octubre el Sr. Arzobispo de Santiago D. Julián Barrio estableció las pautas a seguir en el itinerario diocesano, durante la sesión de apertura del Sínodo que culminará con una asamblea a finales del mes de marzo de 2022, tras las reuniones de los grupos de trabajo que reflexionarán sobre el documento preparatorio.

El Papa Francisco invita a toda la Iglesia a vivir la sinodalidad, un tema decisivo parasu ser y su misión porque “precisamente, el camino de la sinodalidad es el camino queDios espera de la Iglesia del tercer milenio”(Papa Francisco).

La finalidad de este tiempo es que la Iglesia pueda aprender, a partir de este camino sinodal, qué procesos le pueden ayudar avivir la comunión, realizar la participación yabrirse a la misión.

El “caminar juntos”, en efecto, es lo que mejor realiza y manifiesta la naturaleza de laIglesia como Pueblo de Dios peregrino y misionero.

Palabras clave para el proceso sinodal

“Comunión, participación y misión”. Estas tres dimensiones son los pilares vitales de una Iglesia sinodal.

Escuchar la Palabra; vivir en verdadera comunión, en escucha y diálogo a la luz del Espíritu Santo; participar activa y constructivamente, y anunciar delEvangelio a todos sin excepción nos exige una verdadera conversión personal y comunitaria. Sin conversión no hay un caminar juntos.

Objetivo del Sínodo

Escuchar lo que el Espíritu Santo dice a la Iglesia, es el objetivo.

Lo hacemos escuchando juntos la Palabra de Dios en la Escritura y en la Tradición viva de la Iglesia, y luego escuchándonos unos aotros, y especialmente a los que están en losmárgenes, discerniendo los signos de lostiempos.

La finalidad no es producir más documentos, sino estimular la confianza,vendar las heridas, tejer relaciones nuevas ymás profundas, aprender unos de otros, construir puentes, iluminar las mentes, calentar los corazones y vigorizar nuestrasmanos para nuestra misión común.

Como parroquia, proponemos el siguiente calendario:

Diciembre a marzo: reunión mensual por grupos.
Semanalmente: Exposición y oración
Marzo: participación en la asamblea.

30 noviembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

¿Ya es Navidad? No, pero casi. Ayer comenzábamos un nuevo año litúrgico con el inicio del Adviento, un tiempo de preparación que arrancaba con el encendido de la primera vela de nuestra corona de Adviento

La corona es un signo tradicional que simboliza el transcurso de las semanas de Adviento. Consiste en una corona de ramas con cuatro velas que se van encendiendo una a una cada domingo.

Tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno. Los primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas. Partían de sus costumbres para enseñarles la fe católica.

La corona de adviento encierra varios simbolismos:

La forma circular: El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.

Las ramas verdes: Verde es el color de esperanza y vida. Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas. El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.

Las cuatro velas: Nos hacen pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia.

29 noviembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
  • En su Carta Pastoral recuerda que este tiempo litúrgico recién comenzado es “preparación a la Navidad animando nuestra esperanza”

Al inicio del tiempo de Adviento, comienzo del Año Litúrgico, el arzobispo compostelano ha hecho pública una Carta Pastoral en la que invita a todos los diocesanos a preparar con intensidad la Navidad. Monseñor Barrio señala que “se  habla en estos días de que esta Navidad será diferente, refiriéndose a los añadidos que se han ido adhiriendo a lo que realmente es el misterio que celebramos. Tal vez el gozo del nacimiento del Hijo de Dios hecho hombre ha quedado diluido en los aspectos materiales. Seguramente que en estos tiempos casi post-pandémicos muchas personas y familias no tengan posibilidad de hacer los gastos que acostumbraban en otros años. Lo necesario en todo caso deberían tenerlo. Y en esto hemos de ser todos corresponsables”. Para el arzobispo “el Adviento no puede quedar reducido a ser un tiempo para la publicidad comercial, es preparación a la Navidad animando nuestra esperanza al recordarnos que Dios nos creó por amor y no nos abandonó para que tengamos vida eterna”.Carta Pastoral en el Adviento 2021

En su Carta Pastoral monseñor Julián Barrio indica que “en el contexto de una cultura neopagana el hombre sigue buscando el signo de una esperanza alegre y generosa, como norma inspiradora de todo auténtico progreso que forja una convivencia de todos en caridad que nos compromete a edificar el presente y proyectar el futuro desde la verdad auténtica del hombre, desde la libertad que respeta esa verdad y desde la justicia para todos. A esto nos compromete la Navidad con la alegría de los villancicos y sin el agobio del consumismo. Nuestro mañana reflejará la esperanza del hoy”.

“Como os escribía la pasada Navidad”, comenta el arzobispo, “no amortigüemos las consecuencias del mensaje de Jesús sobre los almohadones de nuestros prejuicios y sentimentalismos. Llevemos a las personas necesitadas material y espiritualmente la Luz que brilló en Belén, ofreciéndoles nuestra ayuda”. En la Carta Pastoral, monseñor Barrio pide “al Niño Dios que bendiga a todas las familias, en especial a las que en estas fechas el recuerdo de las personas queridas se trasluce en tristeza” y desea a todos una Feliz Navidad.

29 noviembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

La palabra latina “adventus” significa “venida” y nosotros la referimos a la venida de Jesucristo.

Llamamos Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

En este tiempo se nos invita:

– Recordar el pasado: Celebrando  y contemplando  el nacimiento de Jesús en Belén.
-  Se nos impulsa a vivir el presente: viviendo en nuestra vida diaria la “presencia de Jesucristo por nosotros, en el mundo.

- Nos convocan a preparar el futuro: preparándonos  para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la “majestad de su gloria”

Varios son los signos externos con los que la Liturgia nos muestra que ha comenzado un nuevo ciclo: la austeridad litúrgica, ausencia del gloria, la corona, etc…

Pero  el Adviento no es un tiempo penitencial como la Cuaresma, sino que es un tiempo de preparación y espera gozosa, y en consecuencia ha de ser una preparación interior y personal.

Tres ideas sencillas pueden ayudarnos a disponer nuestro corazón y preparar con amor y esperanza el nacimiento de nuestro Salvador podrían ser

                ⁃              En primer lugar, la confesión: Es Cristo quien quiere nacer en nuestras vidas. ¡Qué mejor que prepararnos con un corazón bien dispuesto!

                ⁃              En segundo lugar Esforcémonos por traer paz y armonía a nuestro hogar, a nuestro entorno pues celebramos que El  que viene, es el Principe de la Paz

                ⁃              Finalmente, la vivencia de la caridad. Esta no puede convertirse en una forma de tranquilizar conciencias en medio de unos días de consumismo, desenfreno y viva la vida. De este modo cuando venga el Señor nos encontrará con la lámpara de la fe encendida y si no alimentamos esa lámpara con la Caridad se apagará.

No olvidemos nunca que  la fe se nutre de la caridad.

28 noviembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Hoy a las 13:00 hh. nos reunimos en San Pedro de Nos para celebrar a misa en su honor a nuestra Madre la Virgen María bajo esta advocación. A María la invocamos como Madre y nos sentimos apoyados y protegidos por ella. Su cariño y su ternura llenan nuestras vidas y por eso ponemos en Ella nuestra confianza.

Durante nueve días nos ha congregado la alegría anual de celebrar la fiesta de la Santísima Virgen María, en su advocación de la Inmaculada de la Medalla Milagrosa. Ella es modelo de caridad, misericordia y fe. La esta santa Eucaristía nos recordará sus palabras a santa Catalina “venid al pie de este altar, y se derramarán grandes bendiciones” con confianza.

Día: sábado 27 de noviembre
Lugar: Parroquia De San Pedro de años
Hora 13:00 hh.

27 noviembre, 2021
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales