Inicio Actualidad
Categoría

Actualidad

¿Por qué hablamos hoy de todo esto [del pecado]? Para comprender mejor el Adviento.

Adviento quiere decir Dios que viene, porque quiere que «todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» (1 Timoteo 2,4).

Viene porque ha creado al mundo y al hombre por amor, y con él ha establecido el orden de la gracia. Pero viene «por causa del pecado», viene «a pesar del pecado», viene para quitar el pecado.

Por eso no nos extrañamos de que, en la noche de Navidad, no encuentre sitio en las casas de Belén y deba nacer en un establo (en la cueva que servía de refugio a los animales).

Pero lo más importante es el hecho de que Él viene. El Adviento de cada año nos recuerda que la gracia, es decir, la voluntad de Dios para salvar al hombre, es más poderosa que el peca- do.”

Catequesis de San Juan Pablo II. Adviento 1978

¿Cuándo y cómo debo confesarme?

El sacramento de la confesión (de la penitencia o de la reconciliación) es la celebración del amor misericordioso de Dios, que nos perdona los pecados por medio de Cristo muerto y resucitado, y quien, mediante el ministerio de la Iglesia, nos reconcilia con Dios y con los hermanos.

El Papa Francisco nos recuerda “ No tiene razón «el que dice que se confiesa directamente con Dios», ya que es necesario recibir el perdón a través de un hombre, el sacerdote.”

Insistentemente el Santo Padre ha pedido a los sacerdotes que sean muy acogedores, pacientes y misericordiosos con los fieles que van a confesarse.

Francisco afkrma que confesarse debe ser algo normal en la vida de todos los cristianos, y que también religiosos, obispos y Papas se confiesan: él, por ejemplo, lo hace cada dos semanas, explicó.

Dios siempre escucha,

Dios siempre perdona,

Dios siempre espera al pecador arrepentido
y le quiere acoger y transformar.

El protagonista del perdón de los pecados es el Espíritu Santo. «Reciban al Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan”. (Jn 20:22 -23).

»Jesús, transfigurado en su cuerpo, ahora es el hombre nuevo, que ofrece los dones de Pascua fruto de su muerte y resurrección: ¿y cuáles son estos dones? La paz, la alegría, el perdón de los pecados, la misión, pero sobre todo dona al Espíritu Santo que todo esto es la fuente. Del Espíritu Santo vienen todos estos dones. El aliento de Jesús, acompañado de las palabras con las que comunica el Espíritu, indica la transmisión de la vida, la nueva vida regenerada por el perdón.

»Jesús da a los Apóstoles el poder de perdonar los pecados. ¿Pero cómo es esto? Porque es un poco difícil entender como un hombre puede perdonar los pecados. Jesús da el poder. La Iglesia es depositaria del poder de las llaves: para abrir, cerrar, para perdonar. Dios perdona a cada hombre en su misericordia soberana, pero Él mismo quiso que los que pertenezcan a Cristo y a su Iglesia, reciban el perdón a través de los ministros de la Comunidad. A través del ministerio apostólico la misericordia de Dios me alcanza, mis pecados son perdonados y se me da la alegría.

»De este modo, Jesús nos llama a vivir la reconciliación incluso en la dimensión eclesial, comunitaria. Y esto es muy hermoso. La Iglesia, que es santa y a la vez necesitada de penitencia, nos acompaña en nuestro camino de conversión toda la vida. La Iglesia no es la dueña del poder de las llaves: no es dueña, sino que es sierva del ministerio de misericordia y se alegra siempre que puede ofrecer este regalo divino.

»Dios perdona a todo pecador arrepentido, personalmente, pero el cristiano está unido a Cristo, y Cristo está unido a la Iglesia. Y para nosotros cristianos hay un regalo más, y hay también un compromiso más: pasar humildemente a través del ministerio eclesial.
»Padre, he hecho esto… es Dios quien perdona y yo estoy seguro, en ese momento, que Dios me ha perdonado. ¡Y esto es hermoso! Esto es tener la seguridad de lo que siempre decimos: «¡Dios siempre nos perdona! ¡No se cansa de perdonar!». Nunca debemos cansarnos de ir a pedir perdón. «Pero, padre, me da vergüenza ir a decirle mis pecados…». «¡Pero, mira, nuestras madres, nuestras mujeres, decían que es mejor sonrojarse una vez, que mil veces tener el color amarillo, eh!» Tú te sonrojas una vez, te perdona los pecados y adelante…

»El sacerdote es el instrumento para el perdón de los pecados. También los sacerdotes deben confesarse, incluso los obispos: todos somos pecadores. ¡Incluso el Papa se confiesa¡.

1 diciembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El 8 de diciembre celebramos la belleza de la Virgen María y, como es una fiesta tan impor- tante, la preparamos con 9 días de antelación. Consiste en prepararse interiormente para la fiesta de la Inmaculada los nueve días previos.

Se aconseja que cada uno la viva personalmente, del modo que considere más oportuno; poniendo más empeño en la conversación asidua con la Virgen, con un delicado esmero en la oración, la mortificación, el trabajo profesional; y procurando que los parientes, amigos y conocidos se acerquen a Jesucristo por medio de nuestra Madre. Esto es la novena a la Inmaculada.

Esta tarde, día 30 de noviembre, festividad de San Andrés Apóstol, iniciaremos en la Iglesia nueva de Santa Cruz nuestra Novena a la Inmaculada Concepción. Cada día se celebrará a las 19:00 hh. en la Iglesia nueva de Santa Cruz y hasta el día 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada, la Santa Misa en su honor.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: 30 de noviembre al 8 de diciembre
Hora: 19:00

30 noviembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

La figura de bronce, elaborada en Italia, será bendecida el esta tardex

La iglesia nueva de Santa Cruz de Oleiros contará con una escultura de san Josemaría Escrivá. La imagen es obra del escultor italiano Emanuele Barsanti y en su elaboración participaron los integrantes del taller/estudio que tiene el artista en Pietrasanta; esta es una ciudad de la costa norte de la Toscana, próxima a las canteras de mármol de Carrara. Por ello se ha convertido un centro internacional de elaboración de obras de mármol y bronce con la presencia de reconocidos artistas como el colombiano Fernando Botero o el italiano Arnaldo Pomodoro.

La nueva escultura está hecha en bronce e inspirada en la imagen de san Josemaría del santuario de Torreciudad (Huesca) obra de Joan Mayné (Barcelona 1928-2016). Sobre una base de madera de 30 centímetros alto y un rectángulo de 57 por 67 centímetros, va la figura de un metro de alto que representa al fundador del Opus Dei de rodillas, revestido con capa pluvial, las manos juntas en actitud de adoración y con los ojos mirando al Sagrario. Y es que el lugar que desde ahora ocupará la escultura en la Iglesia nueva de Santa Cruz está en la Capilla del Santísimo.

De la importancia del escultor Emanuele Barsanti y de su escuela da muestra que el altar de la basílica de Panamá, consagrado por el Papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud en enero de 2019, también es obra suya.

La bendición de la nueva escultura está prevista para la tarde del 28 de noviembre, antes de la Misa de las 19 horas. Precisamente ese día se cumplen 40 años desde que el Opus Dei, fundado por san Josemaría en 1928, fue eregido por san Juan Pablo II en prelatura personal de ámbito internacional, mediante la Constitución apostólica Ut sit (Que sea!).

Puedes seguir la celebración en el Canal de YouTube de la parroquia: Santa Eulalia de Liáns

Aquí dejamos el enlace:

https://youtube.com/@santaeulalia5820

No olvides SUSCRIBIRTE pulsando la campanilla
Y te avisará cuando comience la emisión

28 noviembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Navidad: Condescendencia de Dios

Queridos diocesanos:

Iniciamos el tiempo litúrgico del Adviento durante el cual la Iglesia nos acompaña para prepararnos a la celebración de la Navidad. El mensaje del Adviento es que Dios está en camino hacia nosotros. Se nos llama a vivir este acontecimiento despertándonos de nuestro sueño, modorra e indiferencia, y a esperar al Señor con la cintura ceñida y con aceite en nuestras lámparas a ejemplo de las vírgenes prudentes. Es preciso romper nuestras burbujas, siempre dispuestos a ponernos en camino para salir a su encuentro y servir a los demás en una sociedad herida espiritual y materialmente. La oración, la caridad y la participación en los sacramentos son los pilares de este puente para que Dios venga a nosotros y nosotros vayamos hacia Él, siempre en actitud de vigilante espera.  Sólo la conciencia de vivir en un Adviento constante da al hombre la medida de su vida ante Dios. Este tiempo litúrgico nos ofrece la oportunidad providencial de renovar nuestra fe y nuestra esperanza sabiéndonos elegidos en Cristo. Este convencimiento nos ayuda cada día a superar nuestra indigencia cristiana, conscientes de que el verdadero cristiano es el creyente que vive seria y serenamente su vocación a la santidad, su irrenunciable destino de eternidad, y su posibilidad cotidiana de conformar su vida con Cristo, edificando sobre él y no sobre arenas movedizas, nobles en propósitos pero minadas por la desilusión el cansancio y el pesimismo.

Misterio de la Navidad

Así hemos de adentrarnos en el misterio de la Navidad: “Encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2,12). Vemos que entre la gloria más esplendente de arriba y la pobreza más extrema de abajo hay correspondencia,  armonía y unidad. El Hijo de Dios encarnado desciende en la pobreza como preludio de lo que se consumará después en la cruz y en la Pascua: la salvación de la humanidad. Navidad no es sólo el nacimiento de Dios hecho hombre, debe ser también nuestro nacimiento con Él, indicándonos que la vida cristiana es comunión, participación y misión en la Iglesia, esperando al Señor que viene y cumpliendo el mandamiento del amor no sólo con los demás cristianos sino con todos los hombres de buena voluntad para que de este modo la Iglesia, más allá de sus propias fronteras, pueda brillar con el único mensaje que puede llegar al fondo del corazón de los hombres y convencerlos.

Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron” (Jn 1,11). El sentimentalismo de nuestra Navidad socio-religiosa puede distraernos y hacernos olvidar que el Hijo de Dios encarnado “se ha unido en cierto modo con cada hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado”[1]. El Dios hecho hombre nos recuerda que nada que afecte a los demás nos puede ser ajeno. Hemos de salir al encuentro del prójimo con nuestra ayuda y comprensión, acompañándole y dejándonos acompañar.

La Navidad es Cristo

La encarnación histórica del Hijo de Dios nos sorprende,  superando nuestras previsiones. El anonimato, el pesebre como cuna, la pobreza de unos vulgares pañales, la condición del hijo del carpintero, el hijo real de la Virgen María, el desprestigio humano de verse sin hogar en la convivencia social: estos aspectos no podemos ignorarlos si queremos transformar la realidad en que nos encontramos. Cristo constituye siempre el reto definitivo de la vocación a la autenticidad para el hombre según Dios y el fiel cumplimiento de la vocación a la que ha sido llamado para vivir la filiación y la fraternidad. “El Padre nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor. Él nos ha destinado por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, a ser sus hijos para alabanza de la gloria de su gracia” (Ef 1,4-6).  Ciertamente sólo Él da la esperanza para que la vida no se vea diluida en la insignificancia. Pero la esperanza es inseparable del amor fraterno y solidario. “Vivir en la caridad es pues un gozoso anuncio para todos, haciendo creíble el amor de Dios que no abandona a nadie”. A esto nos compromete la Navidad con la alegría de los villancicos y sin el agobio de los reclamos consumistas.

Exhortación para la Navidad

Os recuerdo que no debemos amortiguar las consecuencias del mensaje de Jesús sobre los almohadones de nuestros prejuicios y sentimentalismos. Llevemos a las personas necesitadas material y espiritualmente la Luz que brilló en Belén, ofreciéndoles nuestra ayuda. Por mi parte quiero llegar a vuestros hogares y proclamaros ese gran anuncio de esperanza cristiana: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”. Pido al Niño Dios que bendiga a todas las familias, en especial a las que en estas fechas el recuerdo de las personas queridas se trasluce en tristeza y añoranza. ¡Feliz Navidad a todos!

Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela.

[1] JUAN PABLO II, Redemptor hominis, 8.

27 noviembre, 2022
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Fátima Ucieda tiene una colección con casi 300 figuras que abrirá al público el próximo sábado para recaudar fondos para Cáritas

Como en una película de Navidad. Porque si los productores de Netfix viesen la colección de papás Noel de Fátima Ucieda, seguro que la ficharían para rodar alguna de las escenas de sus cintas navideñas. «Conté 270 y algo, y todavía me faltan», señala la mujer, que colecciona los muñecos por afición. «Algunos me los regalaron y otros los compré yo. Por ejemplo, estos dos me los regalaron hace poco», dice en referencia a un Mickey y una Minnie Mouse ataviados con el clásico traje rojo. «Bailan, casi todos hacen algo. Uno se baja los pantalones, que es divertido, pero mis favoritos son los tradicionales, los de toda la vida que son tipo peluche», apunta Fátima, que este año compartirá por primera vez sus figuras con el público. Regístrate gratis y recibe en tu correo las principales noticias del día

La mujer, afincada en Oleiros, abrirá las puertas de su vivienda a todo el que quiera disfrutar de su colección con el objetivo de recaudar fondos para Cáritas. «Quien quiera puede venir a ver los papanoeles y aportar una donación, tanto económica, como con productos de comida no perecederos», dice. Agustín Gimeno, presidente de la entidad en Santa Cruz, indica que en la actualidad ayudan a 80 familias. «Los Servicios Sociales del Concello de Oleiros son muy buenos, pero las subvenciones no llegan a todos. Hay gente sin papeles que no tiene prestaciones y personas que reciben pagas de 400 euros, pero pagan ya 200 en alquiler. Así es imposible que les alcance el dinero para todo. Tenemos inscritas a un total de 140 familias, pero algunas ya trabajan o perciben otras ayudas, por lo que en la práctica atendemos a esas 80», aclara el hombre. Sobre la idea de Fátima de organizar visitas benéficas por Navidad, se muestra muy agradecido.

 Desde el próximo sábado

Las visitas al que podría ser el museo de la navidad gallego estarán disponibles desde el próximo sábado en la avenida Ramón Núñez Montero 31. «En la puerta hay un cartel que pone El Patio. Abriremos los fines de semana, es decir, los días 3,4, 10, 11, 17 y 18 de diciembre por las tardes, de 17.00 a 20.00 horas. A partir de esa jornada, cuando los niños empiezan las vacaciones en el cole, estaremos ya todos los días, hasta el 4 de enero incluido, en ese mismo horario», dice Fátima, que hasta ahora solo enseñaba su colección a allegados. «Organizaba meriendas con sobrinos. Hacía chocolate con churros, pero ahora ya son todos más mayores», explica la mujer, que comenzó a coleccionar papás Noel hace más de 40 años.

«Mi marido me regaló uno que compró en El Pote en 1976. Para mí, era el mejor comercio de A Coruña porque había de todo», dice en referencia a unos almacenes que fueron muy populares en esa década. Desde entonces, Fátima ha ido sumando muñecos de diferentes comercios y países. «Hay de todas partes. Algunos los compré en Portugal, este otro es de Zara y también los hay de los chinos». En su colección mezcla papás Noel con otras figuras como osos o ratoncitos. «Van tan monos vestidos que quedan bonitos todos juntos». Para ella compartir su vivienda con casi 300 figuras es un placer. «Me dan alegría. Algunos tienen música de villancicos y me encantan», comenta la mujer, que cada año los recoge con mimo. «Los guardo en bolsas en el garaje y escribo cuáles están en cada una. Este año he hecho fotos y las he imprimido para acordarme las próximas Navidades de cómo están colocados».

Fuente: La Voz de Galicia

27 noviembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El adviento es el primer periodo del año litúrgico cristiano, que consiste en un tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo. Su duración puede variar de 21 a 28 días, dado que se celebran los cuatro domingos anteriores a la fiesta de Navidad. Los fieles lo consideran un tiempo de reflexión y de perdón.

• Primer Domingo de Adviento: 27 de niciembre de 2022

• Segundo Domingo de Adviento: 4 de noviembre de 2022

• Tercer Domingo de Adviento: 11 de Diciembre de 2022

• Cuarto Domingo de Adviento: 18 de Diciembre de 2022

Significado

El término adviento viene del latín “adventus”, que significa venida. El adviento es un tiempo de alegria y agradecimiento por el advenimiento de Nuestro Señor Jesucristo. Es una fiesta que se añadió tardíamente después de la de Pascua dentro del calendario litúrgico. Estas cuatro semanas que preceden a la Navidad son una oportunidad para prepararse en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

Corona de Adviento
Durante el adviento, en las iglesias y en algunos hogares se coloca una corona de ramas de pino, llamada “Corona de Adviento”. Esta corona tiene cuatro velas, una por cada domingo de adviento. Se encienden progresivamente, una cada domingo, al hacer la oración en familia.

La forma circular de la corona significa que “no tiene principio ni fin”, como el amor de Dios que es eterno. La luz de las velas simboliza la luz de Jesús y el color verde de las ramas representa la esperanza y la vida. 

Hay una pequeña tradición de adviento: a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

Calendario de Adviento
El calendario de adviento simboliza la «cuenta atrás» desde el 1 de diciembre hasta el 24 de diciembre, Nochebuena. Suele elaborarse para los niños de la casa y es una forma divertida de saber cuánto falta para la Navidad. Existen calendarios con bombones, caramelos, juguetes y multitud de regalos. Esta costumbre se remonta al siglo XIX, cuando los niños la Alemania protestante encendían una vela por cada día del periodo de Adviento. Es una tradición muy bonita y muchas familias confeccionan sus propios calendarios con diseños muy creativos.

27 noviembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El lunes 28 de noviembre a las 19:00 hh. el Obispo Auxiliar de Santiago D. Francisco José Prieto Fernández presidirá una Eucaristía que podrá ser seguida a través de el canal de YouTube de la parroquia: Santa Eulalia de Lians.

Durante la celebración se bendecirá una imagen realizada bronce de San Josemaría que será situada en la Capilla del Santísimo, obra del escultor italiano escultor Emanuele Barsanti.

Al igual que con la misa dominical -que también es retransmitida todas las semanas- cinco minutos antes del comienzo de la celebración comenzará la emisión en directo y para acceder a ella basta con sintonizar el canal en dicha plataforma.

Existe una manera muy fácil de de hacerlo para esta u otras emisiones (aunque los directos sean sorpresas y sin preaviso). Y es suscribiéndonos al canal y después activar la campanilla que nos saldrá justo a la derecha.

De esa forma, cualquier novedad que se produzca nos llegará con forma de notificación tanto en el móvil como en el tablet o el ordenador.

Aquí os dejamos el enlace

https://youtube.com/@santaeulalia5820

No olvides SUSCRIBIRTE pulsando la campanilla

27 noviembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Este domingo comienza el Adviento y con él un nuevo Año Liturgico. A lo largo de todo este año litúrgico, la Iglesia celebra aspectos particulares del misterio de Cristo y, en torno a ellos, va distribuyendo el calendario. Esta manera peculiar de ordenar el tiempo (que no coincide mucho con el «calendario civil») tiene una intencionalidad pedagógica. La Iglesia, Madre y Maestra, propone a sus hijos recorrer los misterios principales de la Salvación obrada en Cristo, en el tiempo, para profundizar en ellos, descubrirlos, celebrarlos y que nos vayamos contagiando, empapando de Él, creciendo en su imitación. Año tras año se repite el ciclo litúrgico, pero cada año somos distintos, nunca los celebramos igual, por eso el círculo con el que solemos representar el Año Litúrgico, debería ser, más bien, una espiral ascendente: vamos girando, pero creciendo «en sabiduría, estatura y gracia, ante Dios y ante los hombres» (cf. Lc 2, 52).

¿Cómo se organiza el Calendario Litúrgico?

Se inicia con el Adviento, que se compone de cuatro domingos antes del día de Navidad y que empieza en el domingo más próximo a la fiesta de San Andrés (30 de noviembre). Este primer domingo puede caer, pues, entre el 27 de noviembre y el 3 de diciembre ( este año comienza el 27 de noviembre) y con él se inicia también el año litúrgico.

El Tiempo Ordinario no tiene fechas fijas, cada año es diferente (aunque la duración es más o menos igual). Para fijarlo, decimos que «empieza el lunes siguiente al 6 de enero» y termina «el sábado anterior al cuarto domingo de antes del 25 de diciembre». Un trabalenguas. Y si añado, encima, que no es un tiempo continuo, sino que se interrumpe con la Cuaresma y la Pascua (que tampoco tienen fechas fijas), ya entonces acabo de liarlo del todo.

¿Y por qué tanto lío? ¿no sería más fácil poner fechas fijas y ya está? Ya, bueno, si fuera tan sencillo se habría hecho hace mucho tiempo, y se habrían evitado incluso cismas en la Iglesia. Ni siquiera nuestro calendario es fijo aunque lo parezca (un ejemplo: cada año el 25 de diciembre cae en un día distinto de la semana) y tenemos fiestas que tienen su origen en el calendario lunar judío y que nos gusta conservar así porque son muy importantes (la Pascua, sin ir más lejos). Sí. A cualquiera le puede parecer un lío. Nuestro «calendario civil» se rige por el calendario solar (1 año = 1 rotación de la tierra al sol, 365 días) y el «calendario litúrgico» sigue un calendario lunisolar (1 año = 12 rotaciones de la luna a la tierra + 1 mes añadido de vez en cuando para que cuadre con el calendario solar, las estaciones y demás; por eso se llama «lunisolar»: un «año lunar» puro no añade ese mes y dura 354 días, 11 menos que el solar, lo cual hace que vaya descuadrándose cada vez más respecto al solar; es lo que sucede más o menos, por ejemplo, en el calendario musulmán). Total, que un mes solar nos sale a 30/31 días y un mes lunar es de 28/29 días, y si tengo una fiesta como la Pascua que se fija en «la primera luna llena del equinoccio de la primavera del hemisferio norte», el resultado es que la Pascua cae cada vez en una semana diferente del calendario solar.

Fechas móviles del Año Litúrgico 2021-2022

Cada 6 de enero, después de la proclamación del Evangelio en el día de la Epifanía, se anuncian solemnemente las fiestas movibles del año. Esta costumbre se originó en los primeros siglos de la Iglesia, cuando, desde Alejandría (donde tenían predilección por los estudios astronómicos), se mandaba a todas las iglesias de la cristiandad la fecha precisa de la Pascua de ese año; esto va evolucionando hasta llegar a la costumbre de proclamar no solo la fecha de la Pascua, sino también la
de las fiestas cuya fecha dependen de ella.

Se hace en el día de la Epifanía porque es el día que celebramos que Dios se ha manifestado en Cristo y durante el año celebramos cómo lo hizo: nacimiento, resurrección, etc. Esta costumbre se sigue manteniendo (aunque es opcional) y se hace con un texto fijo (en el que solo cambian las fechas) que expresa maravillosamente esta idea:

«Queridísimos hermanos: 
La gloria del Señor se ha manifestado y se continuará manifestando entre nosotros, hasta el día de su retorno glorioso. En la sucesión de las diversas fiestas y solemnidades del tiempo, recordamos y vivimos los misterios de la salvación. Centro de todo el año litúrgico es el Triduo Pascual del Señor crucificado, sepultado y resucitado, que este año culminará en la Noche Santa de Pascua que, con gozo, celebraremos el día 2 de abril.

Cada domingo, Pascua semanal, la santa Iglesia hará presente este mismo acontecimiento, en el cual Cristo ha vencido al pecado y la muerte. De la Pascua fluyen, como de su manantial, todos los demás días santos: el Miércoles de Ceniza, comienzo de la Cuaresma, que celebraremos el día 22 de febrero; la Ascensión del Señor, que este año será el 18 de mayo ; el Domingo de Pentecostés, que este año coincidirá con el día 28 de mayo; el primer Domingo de Adviento, que celebraremos el día26 de noviembre de 2022 ; también en las fiestas de la Virgen María, Madre de Dios, de los apóstoles, de los santos y en la conmemoración de todos los fieles difuntos, la Iglesia, peregrina en la tierra, proclama la Pascua de su Señor. A él, el Cristo glorioso, el que era, el que es y el que viene, al que es Señor del tiempo y de la historia, el honor y la gloria por los siglos de los siglos.»

Celebraciones movibles

I Domingo de Adviento: 26 de noviembre de 2022.

Sagrada Familia: 30 de diciembre de 2022.

Epifanía: 6 de enero de 2023.

Bautismo del Señor: 8 de enero de 2023.
Donde se traslada: 9 de enero de 2023.

Miércoles de Ceniza: 22 de febrero de 2023.

Domingo de Resurrección: 2 de abril de 2023.

La Ascensión del Señor: 18 de mayo de 2023
Donde se traslada: 21 de mayo de 2023.

Domingo de Pentecostés: 28 de mayo de 2023.

La B.V. María, Madre de la Iglesia:
29 de mayo de 2023.

Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote:
1 de junio de 2023.

Santísima Trinidad: 4 de junio de 2023.

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo: 8 de junio de 2023.
Donde se traslada: 11 de junio de 2023.

Sagrado Corazón de Jesús: 16 de junio de 2023

N. S. Jesucristo, Rey del Universo:
26 de noviembre de 2023.

El lunes 9 de enero empieza el «tiempo ordinario», una larga temporada litúrgica que nos acompañará durante unas 34 semanas. Es un tiempo normal, común, ordenado (eso significa etimológicamente «ordinario»), con alguna fiesta, sí, pero sin sobresaltos litúrgicos.

Hay algún santo o fiesta puntual, pero nada más. Tener estos «días tranquilos» nos ayuda sentirnos acompañados por el Señor en la normalidad del día a día, y a destacar la importancia del Domingo, que es la gran fiesta de cada semana. Este tiempo se interrumpirá con la celebración de la Cuaresma y el Tiempo de Pascua ( del 22 de febrero al 29 de mayo)

26 noviembre, 2022
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales