Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

23 julio, 2019

La voz cementerio viene de la griega “coemeterium”, que se ha corrompido en nuestra lengua con el aditamento de la “n”.
La palabra cementerio viene del término griego koimetérion, que significa dormitorio porque, según la creencia cristiana, en el cementerio, los cuerpos duermen hasta el día de la resurrección.

A los cementerios católicos se les llama también camposantos, dado que en Pisa, cuando ateniéndose a medidas de higiene la autoridad ordenó cerrar el cementerio, que había sido construido en el siglo XIII dentro de la ciudad, el terreno fue cubierto con una gran capa de tierra, que las galeras pisanas habían traído de los lugares santos de Jerusalén.

Y la palabra panteón se utiliza como sinónimo de cementerio en algunas regiones de América, como México y Andalucía en España.

El Cementerio Parroquial “Santa Eulalia de Liana ” consta de distintas ubicaciones pues se ha ido ampliando a lo largo de los siglos

⁃ La primera en el entorno del templo.
⁃ La segunda – con dos fases- justo detrás del mismo
⁃ La tercera es el que llamamos “ Cementerio Viejo” separado del resto por una verja

El cementerio – como todo – necesita periódicamente que se realicen tareas de mantenimiento y limpieza, para que presente un aspecto digno y unas condiciones adecuadas.

Durante muchos años y hasta hace unos meses, estas labores las realizaba desinteresadamente un matrimonio, si bien muchos vecinos agradecían con pequeños donativos por su altruismo y generosidad para con la feligresía. Pero el tiempo pasa para todos y esa familia ya no puede dedicar ese tiempo y trabajo a la parroquia.

Por ese motivo tenemos que presentar un nuevo planteamiento de limpieza del Cementerio más “profesional” si se nos permite la expresión. En todas las parroquias del entorno (incluidas la de nuestra misma Unidad Pastoral: San Martín de Dorneda y San Pedro de Nos) los propietarios de los panteones pagan una tasa anual para el mantenimiento y limpieza del cementerio, como también se hace con los cementerios municipales.

Con tal fin, se han puesto unos carteles en los Cementerio y en los diferentes templos comunicando que todos los propietarios de panteones se pongan en contacto con la parroquia en horario de despacho para comunicar nombre, teléfono y número de nichos.

Por el momento no se ha establecido ninguna tasa o cantidad concreta, simplemente estamos elaborando un censo de propietarios para sabiendo cuantos somos, compartamos el gasto entre todos lo que siempre supondrá una módica cantidad anual.

Confiamos en que todos los vecinos sean conscientes de que se trata de una obligación de todos y no de unos pocos y a la mayor brevedad posible podamos tomar una decisión a largo plazo para el mantenimiento del lugar donde reposan nuestros seres queridos.

Al tiempo, aprovechamos para comunicar que, en atención al descuidado aspecto que muestra el Cementerio viejo procederemos a su limpieza en los próximos días.

Lugar: Despacho Parroquial
Día: De lunes a viernes ( excepto martes) en horario de despacho 17:30 hh.a 20:00 hh.
Teléfono: 981614255

23 julio, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – Yo soy la verdadera vida, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego lo recogen y los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid los que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación: Permanecer unidos a Él, podar y dar fruto

En el ambiente fraterno del último encuentro de Jesús con sus discípulos, antes del acontecimiento del Calvario, Él presenta una enseñanza fundamental con la alegoría de la Vid verdadera.

En el Antiguo Testamento, la imagen de la vid indicaba el pueblo de Israel (Cfr. Is 5,1-2), plantada con cariño por el Señor; pero en vez de dar racimos de uva buena dio un fruto amargo que no servía para nada (Cfr. Is 5,3-4). Ahora Jesús se presenta como la nueva vida, la vid verdadera: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto».

Con esta alegoría el Señor nos enseña que para ser discípulos es necesario permanecer unidos a Él, permanecer en su Palabra, permanecer en su amor. La actitud de permanecer en el Señor brota de la conversión del corazón, del querer estar unidos a aquel de quien recibimos la vida; permanecemos unidos a El para ser nutridos por la savia de la gracia, del amor incondicional que nos hace personas nuevas.

En la fe profesada, celebrada y vivida descubrimos que separados de El nada podemos, lejos de Él la esterilidad espiritual gobierna la vida. Al permanecer unidos a Jesús experimentamos que la fe se desarrolla y va conduciendo a una experiencia más profunda de la vida.

También Jesús habla de una acción que hay que realizar: “lo poda para que dé más fruto”. La poda es dura pero es necesaria; ella purifica para que pueda haber crecimiento y se produzca buen fruto. En el camino de la vida cristiana el Espíritu Santo va realizando la obra de ir conformando al discípulo con el Maestro. San Pablo dice: “despojaos, en cuanto a vuestra vida anterior, del hombre viejo que se corrompe siguiendo la seducción de las concupiscencias, a renovar el espíritu de vuestra mente, y revestíos del hombre nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4).

“Jesús es la vid y a través de Él –comenta el Papa Francisco- hace llegar a los sarmientos el amor mismo de Dios, el Espíritu Santo. Es así: nosotros somos los sarmientos, y a través de esta parábola, Jesús nos quiere hacer entender la importancia de estar unidos con Él. Los sarmientos no son autosuficientes, sino que dependen totalmente de la vid, en la cual se encuentra el manantial de la vida de ellos. Así es para nosotros los cristianos. Insertados con el bautismo en Cristo, hemos recibido de Él gratuitamente el don de la vida nueva y podemos quedarnos en comunión vital con Cristo”.

Entonces, el permanecer en el amor y dejarnos podar por Él, hace que en nuestra vida se produzcan frutos que den gloria a Dios, hagan el bien a los hermanos y ayuden al crecimiento personal. Porque sin Él nada podemos hacer.

23 julio, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest