Inicio Archivos mensuales
Archivos mensuales

noviembre 2017

La inmigración
La inmigración
La inmigración

Continuando con las actividades de formación en la parroquia, esta el miércoles el grupo de adultos ha reflexionado sobre el tema de la inmigración y la actitud que se espera de un cristiano emigrantes.

Nuestra parroquia es un espejo de la sociedad y el grupo una muestra de la misma ya que está integrado por más del cié cuenta por ciento de personas provenientes de otras Comunidades Autónomas y de otros países.Esta realidad al física de más interesante visión desde ambas orillasdel tema. Los llegados desde America o África expusieron pequeños y grandes dificultades que se encuentran al llegar dejando atrás familia, patria, tradiciones y cultura.

Tras escudriñar en distintos Documentos de la doctrina social de la iglesia y el mensaje de los distintos papas a lo largo de los siglos comprendemos que desde Abrahán hasta hoy todos somos emigrantes. La Sagrada Familia huyó a Egipto como “refugiados políticos” Ya que el rey Herodes que temía perder su trono.

La exposición y el posterior coloquio estuvo moderado por Chevi, conocido columnista en periódicos de nuestra ciudad. Hemos quedado convocados para el próximo 13 de Diciembre para un nuevo encuentro .

 

11 noviembre, 2017
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El próximo domingo día 12 de noviembre será el Día de la Iglesia Diocesana y las colectas servirán para atender los distintos servicios que se prestan a la sociedad

“Es motivo de alegría vivir nuestra fe en esta diócesis de Santiago de Compostela, una gran familia a la que faltaría alguien si tú no estás. Sin tu colaboración pastoral y económica la familia diocesana no es lo mismo”. Así se expresa el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en una Carta Pastoral con motivo del Día de la Iglesia Diocesana. Este acontecimiento se celebrará este próximo domingo día 12 de noviembre, bajo el lema “Somos una gran familia”. Como en años anteriores, este próximo domingo, los diocesanos de Santiago de Compostela volverán a tener la oportunidad de seguir contribuyendo con sus aportaciones al sostenimiento de su Iglesia particular. Es una jornada dedicada no sólo a la contribución económica, sino a la reflexión sobre la implicación de todos en el servicio que presta la Iglesia a la sociedad.

En su Carta Pastoral, el arzobispo compostelano recuerda que “los sacerdotes, los miembros de la Vida Consagrada y los laicos, formamos un gran familia para construir y edificar todos el Reino de Dios y trabajar por el bien de la diócesis, sintiéndonos afectados por el dolor del que sufre, y alegrándonos con quien es elogiado”.

Haciendo alusión al lema de este año, monseñor Barrio indica que “la diócesis ha de sentirse como una gran familia en la que nadie sobra y todos somos necesarios, viviendo como comunidad de fe, esperanza y caridad”. Por todo ello, indica el arzobispo “os agradezco vuestra responsabilidad y generosidad tantas veces demostradas”.

Desde hace un año, la Conferencia Episcopal Española (CEE) dispone de un portal de donativos para la Iglesia católica en España www.donoamiiglesia.es. Este portal supone un nuevo camino al alcance de los católicos y de todos los que confían en la acción de la Iglesia para hacerle llegar sus donativos. En la actualidad la Iglesia sólo recibe para cumplir sus misión lo que los fieles y las personas que desean apoyar le hacen llegar, bien directamente, a través de colectas periódicas, o bien a través de la X en la Declaración de la Renta. Con este nuevo cauce se pretende facilitar la posibilidad de donar a la Iglesia a través de las tecnologías y de los nuevos dispositivos de comunicación.

Este portal, ya disponible, permite donar a la Iglesia una sola cantidad o bien, a través de cuotas periódicas, las cantidades que disponga el donante.  Esos donativos se pueden hacer llegar, con un sencillo procedimiento, a cada una de las 23.000 parroquias que existen en España, a las diócesis o bien directamente a la Conferencia Episcopal.  El portal permite también dejar legados a cualquier parroquia, diócesis o a la CEE, y está vinculado al otro portal dedicado al sostenimiento de la Iglesia católica en España www.portantos.es.

 

6 noviembre, 2017
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El próximo domingo después de la Misa de 11:30 celebraremos, en el salón de actos parroquial, una reunión a la que están convocados los padres de todos los niños del Catecismo ( próximamente celebraremos otra específica para aquellos cuyos hijos reciban al Primera Comunión este curso.

Primera Comunión, última comunión: ésta es la principal preocupación de muchos sacerdotes y catequistas al constatar, a menudo, la poca penetración que tiene la formación catequética en los niños y la poca implicación de los padres en la formación religiosa de sus hijos. En este contexto, las catequesis familiares se ofrecen como la mejor solución no sólo para que los niños continúen en la Iglesia, sino también para que en sus familias se viva un ambiente que asegure, en la medida de lo posible, la amistad con Jesús para toda la vida.

La función de la parroquia debería centrarse en ayudar a los padres a que sean los catequistas que sus hijos necesitan. Se trata de evangelizar a toda la familia, aprovechando la ocasión de la Primera Comunión de los niños. A tiempo y a destiempo.

El objetivo de esta reunión es dar a conocer la parroquia, que es mucho más que la “misa del domingo”: la evangelización, la acción social, la formación, la oración. Los sacramentos… La evangelización abarca a toda la familia y solo así la semilla de la fe puede arraigar en niños y mayores

6 noviembre, 2017
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En el año 2014, el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, publicaba un interesante artículo sobre la Solemnidad de Todos los Santos y la importada moda del llamado Halloween. Por su interés, y su actualidad, reproducimos dicho artículo publicado en “El Correo Gallego”:

HALLOWEEN, “VÍSPERA DE TODOS LOS SANTOS”

Una de las fiestas más hermosas en el calendario litúrgico de la Iglesia es la Fiesta de Todos los Santos, pudiendo manifestar: “Creo en la comunión de los santos”. En esta fecha hemos de sentirnos cercanos a todos los santos que antes de nosotros han creído lo que nosotros creemos, han esperado lo que nosotros esperamos y han sufrido lo que nosotros sufrimos. No nos une ya a ellos la fe y la esperanza, nos une la caridad como amor a Dios y a los hombres. Ellos han estado en la misma órbita de nuestros cansados itinerarios de la vida de cada día, dedicándose a las mismas ocupaciones ordinarias y teniendo sobre sus cabezas no  aureolas sino nuestros mismos problemas, dificultades y preocupaciones. La santidad es un “negocio” que nos toca de cerca, es un compromiso asumido en el bautismo. Leon Bloy afirmaba que “existe una sola tristeza en el mundo, la de no ser santos”. Y a nosotros que normalmente estamos desprovistos de ese capital espiritual que es la alegría, nos molesta una afirmación como ésta.

La fiesta de Todos los Santos afronta el riesgo de verse diluida por el Halloween, palabra  que significa “víspera de todos los santos”. Esta tiene su origen en la tradición celta, que con la expansión del cristianismo en Europa, adquirió un sentido religioso. Como sabemos entre los celtas habitaban los druidas, sacerdotes paganos adoradores de los árboles, especialmente del roble. Ellos creían en la inmortalidad del alma, la cual decían, se reencarnaba en otro individuo al abandonar el cuerpo, volviendo cada 31 de octubre a su antiguo hogar a pedir comida a sus moradores quienes se veían obligados a proveer esta demanda.

Es conocido que el año céltico concluía en esa fecha coincidente con la estación otoñal, caracterizada entre otros aspectos por la caída de las hojas de los árboles. Para los celtas significaba el fin de la muerte o el comienzo de una nueva vida. Esta enseñanza se propagó a través de los años junto con la adoración a su dios, el “señor de la muerte” o “Samagin”, a quien en este mismo día invocaban para consultarle sobre el futuro, la salud, la prosperidad y la muerte.

En la cristianización del pueblo celta pervivieron algunas reminiscencias de costumbres paganas, al coincidir cronológicamente la fiesta pagana con la cristiana de Todos los Santos y de los difuntos. La memoria de los santos y la oración por los difuntos se vieron entreveradas por el miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte.

La fiesta de Halloween, ya parte del folclore popular,  ha ido añadiendo elementos paganos, como las brujas, fantasmas, vampiros, calabazas, momias y monstruos de toda especie, para causar susto y terror, perdiendo el sentido espiritual primigenio y ahogando la alegría cristiana en el pánico a  la muerte tal vez para que nos olvidemos de vivir.

En la solemnidad de Todos los Santos y en la celebración de los Difuntos la Iglesia invita a tomar conciencia de nuestra vocación a la santidad, a percibir “las brisa de los cementerios” como decía Theillard de Chardin, a recordar a los familiares difuntos y a rezar por ellos. Y en los hogares es una oportunidad para hablar del don de la vida y del verdadero sentido de la muerte.

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela.

1 noviembre, 2017
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más antiguas