Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

19 octubre, 2018

Cada viernes tras la celebración de la Santa Misa, en los salones parroquiales se reúne un grupo de fieles católicos y evangélicos para unirse en la oración y la alabanza al mismo Dios.

Un encuentro en el que importa más lo que nos une que lo que nos separa. Entre cantos y salmos de alabanza elevan una plegaria por sus intenciones particulares y por las de la parroquia.

El movimiento ecuménico pretende ser una respuesta al don de la gracia de Dios, que llama a todos los cristianos a la fe en el misterio de la Iglesia, según el designio de Dios que desea conducir a la humanidad a la salvación y a la unidad en Cristo por el Espíritu Santo.

Este movimiento los llama a la esperanza de que se realice plenamente la oración de Jesús, «que todos sean uno». Los llama a esta caridad que es el mandamiento nuevo de Cristo y el don por el que el Espíritu Santo une a todos los fieles.

El Concilio Vaticano II pidió claramente a los católicos que extendieran su amor a todos los cristianos, con una caridad que desea superar en la verdad lo que los divide y que se dedica activamente a realizarlo; deben actuar con esperanza y en la oración por la promover ción de la unidad de los cristianos, y su fe en el misterio de la Iglesia les estimula e ilumina de tal modo que su acción ecuménica pueda ser inspirada y guiada por una verdadera comprensión de la Iglesia, que es «el sacramento, es decir, a la vez el signo y el medio, de la unión intima con Dios y de la unidad de todo el género humano»

Fuente: Directorio para la aplicación de los principios y normas sobre el ecumenismo.

Lugar: Locales parroquiales
Día: Todos los viernes
Hora: 19:30 hh.

19 octubre, 2018
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Durante este mes de octubre el Papa Francisco pide a todos los fieles que hagamos un esfuerzo mayor en nuestra oración personal y comunitaria.

Por ello, nos invita a rezar el Santo Rosario cada día y con especial devoción, pidiendo a la Virgen María que ayude a la Iglesia en estos tiempos de crisis, y nos pide también invocar la intercesión del Arcángel San Miguel, “Jefe de los Ejércitos celestes”, para que la defienda de los ataques del maligno.

El Santo Padre confía cada mes a su Red Mundial de Oración, el Apostolado de la Oración, intenciones que expresan sus grandes preocupaciones por la humanidad y por la misión de la Iglesia. Su intención de oración mensual (un mes es universal, otro mes por la evangelización) es una convocatoria mundial para transformar nuestra plegaria en «gestos concretos». Resume su plan de acción para movilizarnos cada mes, por la oración y la acción, por un propósito que nos invita a construir un mundo más humano y solidario.

Esta misma semana fue presentado el décimo video con las sus intenciones dedicado a la misión de los consagrados para que “despierten su fervor misionero”.

En el video, el Santo Padre recuerda que hoy más que nunca, con los desafíos del mundo, “necesitamos su entrega total al anuncio del Evangelio” y pide que “no nos dejemos robar el entusiasmo misionero”.

19 octubre, 2018
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12,1-7

En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban hasta pisarse unos a otros. Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos: «Cuidado con la levadura de los fariseos, o sea, con su hipocresía. Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse. Por eso, lo que digáis de noche se repetirá a pleno día, y lo que digáis al oído en el sótano se pregonará desde la azotea.

A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden hacer más. Os voy a decir a quién tenéis que temer: temed al que tiene poder para matar y después echar al infierno. A éste tenéis que temer, os lo digo yo. ¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Pues ni de uno solo se olvida Dios. Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados. Por lo tanto, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación
La multitud busca a Jesús con el deseo de encontrarse con Él dejando ver la profunda necesidad de ser atendidos y pastoreados; el Maestro movido a compasión les enseña con paciencia y obra, signos que manifiestan la llegada del Reino. Entonces vienen propuestas algunas acciones importantes: acoger la Palabra, anunciarla y no tener miedo porque “ni de uno solo se olvida Dios”.

El Señor invita a sus discípulos a tener cuidado de la hipocresía de los fariseos. Ellos se acercan a Jesús no para escucharlo y entrar en la dinámica del Reino sino para ponerlo a prueba buscando algo para acusarlo; se presentan como maestros de moralidad y religiosidad pero en su actitud rígida invierten los valores y se cierran a la verdad. por esta razón Jesús invita a los suyos a acoger con generosidad, sin dobleces, el anuncio de la Verdad despojándose de toda actitud que lleve a presentarse ante los demás con una fachada bonita pero con el corazón lejos de Dios y cerrado a los demás.

Cuando viene acogida la Palabra de Dios que libera, transforma y da vida, el discípulo se lanza a dar testimonio de lo que vive; no se hacen dueños de la verdad sino que comienzan un camino de servicio sincero de la luz que vence la oscuridad; vivir el camino del seguimiento al Señor implica la certeza de ser liberados por la verdad; liberados para salir y compartir, como dice el apóstol, lo que hemos visto y oído. Decía san Pablo VI: “El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan … o si escuchan a los que enseñan es porque dan testimonio (Evangelii Nuntiandi n. 41).

Es interesante cómo el Señor llama a vivir la fe como como una función sino como una realidad que toca toda la vida y se traduce en el comportamiento de cada día; el discípulo se hace portador de la buena noticia en los ambientes cotidianos y sabemos que esto exige el compromiso y la confianza en la gracia de Dios que viene en nuestra ayuda.

Así lo asegura el Señor cuando nos dice “no tengan miedo”; expresión que se repite continuamente en el Evangelio, confirmando la confianza que brota en el corazón del creyente y de la comunidad, del cuidado y la providencia de Dios. Desde la contemplación de la naturaleza Jesús confirma cuánto más valemos para Dios: “No temáis; valéis más que muchos pajarillos”.

Por lo tanto, al acoger esta Palabra sintamos también el llamado que el Señor nos hace a atender la llamada de su Palabra con libertad de espíritu, a dar testimonio de nuestro servicio a la verdad y a crecer cada día en nuestra confianza en la bondad de Dios que se manifiesta constantemente en nuestra vida.

19 octubre, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest