Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

30 septiembre, 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 46-50

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: -«El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mi; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.» Juan tomó la palabra y dijo: -«Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.» Jesús le respondió: -«No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Jesús coge de la mano a un niño y lo puso en medio de los discípulos para confirmarles quién es el más importante; con este gesto pone de manifiesto el privilegio de ser acogido en la comunidad de creyentes que debe manifestar la grandeza de Dios. Experimentarnos amados y acogidos por Dios y tener disponibilidad interior para acoger la novedad del Evangelio en compañía de los hermanos.

Los apóstoles se quedan en una discusión sobre a quién le corresponderá el primer puesto. Jesús que conoce lo más íntimo del corazón enseña que grande es quien lo acoge con alegría y gratitud, encontrando en su Palabra la mayor motivación para acoger al hermano sin delirios de grandezas o autoreferencialidad.
Ya sabemos lo que nos sugiere este Evangelio: No aspirar a grandezas humanas que excluyan a los otros; antes bien hacernos pequeños en el Señor para encontrar en él no sólo nuestro refugio y seguridad sino también la actitud liberadora de encontrarnos con el hermano sin fingimientos ni categorizaciones.

Leyendo este pasaje del evangelio comenta el Papa Francisco que “el niño es precisamente el signo de la necesidad de ayuda, de docilidad para ir adelante… Este es el camino. No quién es más grande. Los que están más cerca de la actitud de un niño están más cerca de la contemplación del Padre”.

Damos gracias a Dios que nos ha concedido este mes dedicado a la Sagrada Escritura y confirmemos la necesidad de escuchar y poner en práctica la Palabra de Dios. Un buen propósito para nuestro crecimiento espiritual es el de leer y meditar todos los días textos de la Biblia. También con la confianza de hijos recibimos un nuevo tiempo, octubre, el Mes Misionero Extraordinario. Todos estamos llamados a renovar el don de la fe y así ser testigos del amor de Dios con los hermanos.

30 septiembre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Con inmensa tristeza recibimos la noticia de que dos religiosas, que han supuesto un pilar para nuestra parroquia durante tantísimos años, serán trasladadas a un bueno destino. Se trata de Sor Mercedes y Sor Maria Rosa, religiosas de la Congregación Hermanas Mercedarias de la Caridad que desarrollan su misión en Santa Cruz.

Durante décadas compaginaron las labores que les eran propias en su Comunidad con tareas parroquiales, una al frente de la Catequesis y otra de la sacristía y todo lo referente a la liturgia.

Hoy para la parroquia – y especialmente para el párroco- es un día de sentimientos contrapuestos. Por un lado, agradecimiento por tantos años de labor parroquial, social , humana y cristiana. Y por la generosidad de haber entregado los mejores años de su vida. Si. se van; pero, ¿Y lo que nos dejan?. Pudieron triunfar en la vida, pero la consagraron a la enseñanza y a la sanidad, con los más desfavorecidos.

También sentimos pena por separarnos de ellas, pues han sido para nosotros ejemplo de entrega y servicio y modelo de oración y confianza en Dios

Confieso desconcierto por la decisión, pero comprendo que sin duda su nuevo destino -en una Comunidad adaptada para religiosas mayores- su “familia de Congregación” querrá ofrecerles las mejores atenciones en esta etapa de su vida.

Seguro que habrán tenido razones poderosas, seguramente relacionadas con la falta de vocaciones. Esta marcha sin duda empobrece a la parroquia y a la diócesis. Lo entendemos aunque nos ponga tristes. En cualquier caso, la obra, el proyecto de las Mercedarias de la Caridad, continúa en buenas manos y agradecemos a la Comunidad la gran labor social que realizan con los menores en nuestra parroquia y rezamos para que Dios la bendiga con abundantes vocaciones.

¡Muchísimas gracias hermanas!

30 septiembre, 2019
7 Facebook Twitter Google + Pinterest