Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

24 septiembre, 2017

Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela
Misa en honor de Ntra Sra de Coromoto, patrona de Venezuela

El último domingo de septiembre celebramos desde hace años en la Iglesia nueva de Santa Cruz la Fiesta de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela.

La parroquia acoge una numerosa comunidad de venezolanos que cada año acude a venerar su imagen y convertir la celebración en una auténtica fiesta de fe y fraternidad. Ante la situación de emergencia humanitaria que sufre Venezuela acudimos a Maria para pedir por sus gentes y gobernantes.

Como en años anteriores, el templo se ha llenado de fieles- mas de seiscientas personas – a los pies de Nuestra Madre. Risas, lágrimas, oraciones, cantos y emociones se entremezclaron en una de las Eucaristías más emotivas y participativas no solo para la comunidad venezolana de toda la comarca sino para toda la parroquia, convirtiéndose de hecho en Nuestra fiesta de comienzo de curso.
Al término de la celebración numerosos fieles se quedaron cantando y tocando ritmos de su tierra durante casi una hora.

Pero no todo fue fiesta, también se trataba de una jornada reivindicativa y colaborativa. Se recaudaron donativos en forma de dinero y de medicamentos para ser enviados a Caritas de Venezuela.

HISTORIA

La Virgen de Nuestra Señora de Coromoto es la patrona de Venezuela. Es venerada tanto en la ciudad de Guanare, donde apareció hace aproximadamente 350 años, como en todo el país. En esta página le reseñaremos la historia de sus apariciones y le mostraremos los lugares donde apareció y es venerada hoy en día.
Cuando la ciudad de Guanare fue fundada, en 1591, los indígenas que habitaban en la región, los Cospes, huyeron hacia la selva en el Norte de la ciudad. Esto dificultaba la evangelización que la iglesia Católica había emprendido.
Un día de 1652, el cacique Coromoto y su mujer atravesaban una corriente de agua y vieron una Señora de extraordinaria belleza que les dijo en su idioma: «Vayan a casa de los blancos y pídanle que les eche el agua en la cabeza (el bautismo) para poder ir al cielo». Casualmente un español llamado Juan Sánchez, pasó por ahí y el Cacique Coromoto le relató lo sucedido.

Juan Sánchez entonces le pidió que se alistara con la tribu, que el pasaría dentro de ocho días a fin de enseñarles todo lo necesario para echarles el agua. En efecto, cuando regresó los indígenas marcharon con el a un ángulo formado entre los ríos Guanaguanare y Tucupido, donde les repartieron tierras e iniciaron la catequización, a fin de prepararlos para el bautizo.

Varios de los indios recibieron el bautismo, no así el Cacique quien echaba de menos la selva donde el mandaba y no tenía que obedecer. Esto lo hizo preparar su huída. Sin embargo el sábado 8 de septiembre de 1652, la virgen vuelve a aparecer en el bohío, en presencia de Coromoto, su mujer, su cuñada Isabel y un sobrino de esta. (Es, por cierto, la única vez que la Santa Virgen aparece a una familia). El cacique coge la flecha y apunta para matarla. Como la virgen María se le acercó, Coromoto tira la flecha e intenta empujarla, pero ella desaparece, dejándole en la mano un pequeño pergamino con su imagen.
El niño corrió a avisarle a Juan Sánchez, quien con dos de sus compañeros fueron al sitio de la aparición y recogieron la preciosa reliquia. Dieron parte a las autoridades civiles y eclesiásticas, quienes a pesar de no creerlo resolvieron llevar el pergamino a la Iglesia de Guanare en 1654, donde permaneció en un relicario hasta 1987, cuando fue incrustada en el pedestal de la imagen de madera que está hoy en día en el templo «Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto».

El cacique Coromoto huyó a la selva, y al ver que la santísima Virgen no había logrado nada con el, permitió que lo mordiera una serpiente venenosa. Entonces volvió su corazón a Dios y comenzó a pedir el Bautismo, el cual le fue administrado por un Barinés que pasaba por ahí. Al bautizarse se convirtió en apóstol y pidió a los indios que no se separaran del misionero y que se bautizaran. Como consecuencia de esto, los indios Cospes formaron una comunidad de fieles muy fervorosa.

 

24 septiembre, 2017
2 Facebook Twitter Google + Pinterest