Inicio Actualidad
Categoría

Actualidad

Cada día, tras las palabras de la Consagración en la Santa Misa, el sacerdote oro clama: “Este es el Sacramento de nuestra Fe”:

Hoy, como cada jueves de mes, a las 19:30h,
vamos a estar en silencio con Jesús, para acompañarle en su soledad y sus largas esperas, para penetrar en su dolor porque no es recibido, ni conocido, ni amado.

Vamos a manifestar nuestra fe en Jesús,
en el Sacramento de la Eucaristía.S¡i! Lo profesamos con los labios pero hoy vamos a renovar una vez más, como si fuera la única, nuestra Fe en Jesús en el Sacramento de la Eucaristía, y vamos a vivirlo, a saborearlo, va- mos a estar un rato con Él, para luego tener fuerza, valor y amor para comunicarlo a todos cuantos se crucen con nosotros.

Estaremos un rato en silencio, para escuchar al Señor, que Él habla en lo hondo de nuestro espíritu, sin palabras. Hoy Jesús, hecho Pan “porque es amor y puede” nos reclama que, con los ojos de la Fe, sepamos trascender y decirle: Señor, yo creo que Tú estás ahí y me estás mirando; yo sé que Tú estás ahí, en la blanca Hostia, en la Eucaristía. Tú estás realmente, vivo, con todo tu Misterio para que yo lo viva y te acompañe, con todo tu Amor infinito esperándome siempre, durante todos los siglos.

Y una intención nos une: pedir al Señor Eucaristía por las vocaciones sacerdotales para que envie ministros para administrar sus Misterios.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves
Hora: 19:30

17 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

 No hay enfermos “incuidables”, aunque sean incurables

Reflexión a propósito de la tramitación de la ley sobre la eutanasia

El Congreso de los Diputados ha decidido seguir adelante con la tramitación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. Es una mala noticia, pues la vida humana no es un bien a disposición de nadie.

La Conferencia Episcopal Española ha reflexionado repetidas veces sobre este grave asunto que pone en cuestión la dignidad de la vida humana. El último texto fue publicado el pasado 1 de noviembre de 2019 bajo el título “Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de la vida humana” y en él se examinan los argumentos de quienes desean favorecer la eutanasia y el suicidio asistido, poniendo en evidencia su inconsistencia al partir de premisas ideológicas más que de la realidad de los enfermos en situación terminal. Invitamos encarecidamente a la comunidad cristiana a su lectura y al resto de nuestros conciudadanos a acoger sin prejuicios las reflexiones que en este texto se proponen.

Insistir en “el derecho eutanasia” es propio de una visión individualista y reduccionista del ser humano y de una libertad desvinculada de la responsabilidad.  Se afirma una radical autonomía individual y, al mismo tiempo, se reclama una intervención “compasiva” de la sociedad a través de la medicina, originándose una incoherencia antropológica. Por un lado, se niega la dimensión social del ser humano, “diciendo mi vida es mía y sólo mía y me la puedo quitar” y, por otro lado, se pide que sea otro –la sociedad organizada– quien legitime la decisión o la sustituya y elimine el sufrimiento o el sinsentido, eliminando la vida.

La epidemia que seguimos padeciendo nos ha hecho caer en la cuenta de que somos responsables unos de otros y ha relativizado las propuestas de autonomía individualista. La muerte en soledad de tantos enfermos y la situación de las personas mayores nos interpelan. Todos hemos elogiado a la profesión médica que, desde el juramento hipocrático hasta hoy, se compromete en el cuidado y defensa de la vida humana. La sociedad española ha aplaudido su dedicación y ha pedido un apoyo mayor a nuestro sistema de salud para intensificar los cuidados y “no dejar a nadie atrás”.

El suicidio, creciente entre nosotros, también reclama una reflexión y prácticas sociales y sanitarias de prevención y cuidado oportuno. La legalización de formas de suicidio asistido no ayudará a la hora de insistir a quienes están tentados por el suicidio que la muerte no es la salida adecuada. La ley, que tiene una función de propuesta general de criterios éticos, no puede proponer la muerte como solución a los problemas.

Lo propio de la medicina es curar, pero también cuidar, aliviar y consolar sobre todo al final de esta vida. La medicina paliativa se propone humanizar el proceso de la muerte y acompañar hasta el final. No hay enfermos “incuidables”, aunque sean incurables. Abogamos, pues, por una adecuada legislación de los cuidados paliativos que responda a las necesidades actuales que no están plenamente atendidas. La fragilidad que estamos experimentando durante este tiempo constituye una oportunidad para reflexionar sobre el significado de la vida, el cuidado fraterno y el sentido del sufrimiento y de la muerte.

Una sociedad no puede pensar en la eliminación total del sufrimiento y, cuando no lo consigue, proponer salir del escenario de la vida; por el contrario, ha de acompañar, paliar y ayudar a vivir ese sufrimiento. No se entiende la propuesta de una ley para poner en manos de otros, especialmente de los médicos, el poder quitar la vida de los enfermos.

El sí a la dignidad de la persona, más aún en sus momentos de mayor indefensión y fragilidad, nos obliga a oponernos a esta esta ley que, en nombre de una presunta muerte digna, niega en su raíz la dignidad de toda vida humana.

Madrid, 14 de septiembre, Exaltación de la Santa Cruz

Comisión Ejecutiva de la CEE

14 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah, pide en una carta a los obispos acciones prudentes ante las autoridades de cada país para que ir a misa «no se considere una reunión o sea comparable, y ni siquiera subordinado, a formas de reunión recreativa».

 

 

 

 

12 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo
Restauración de la imagen del Cristo

Siempre se ha dicho que, si se cierra una puerta, se abre una ventana.

Esta expresión bien podía reflejar lo que estamos viviendo en la
Parroquia este curso. Estábamos acostumbrados a que el verano estuviese plagado de actividades a causa de las numerosas celebraciones que durante el tiempo se realizan: comuniones, bautizos, bodas, etc… y a las múltiples reuniones que ello conlleva de preparación de las ceremonias, catequesis, cursos de formación o simples encuentros.

Como es sabido, la pandemia del COVID que estamos padeciendo trajo como consecuencia la suspensión de la gran mayoría de todas esas celebraciones.

Pero una parroquia lo hemos dicho desde el primer día de confinamiento estamos parados sino más bien al contrario invertimos ese tiempo qué hora ha quedado libre en realizar distintas tareas.

Decía San Josemaría que vacaciones no es no hacer nada si no cambiar de actividad. Y eso es lo que hemos hecho ocupando todo ese tiempo que la ausencia de todas esas actividades nos ha dejado libre en realizar tareas de reformas y restauración en los distintos templos de nuestra Unidad Pastoral. Así en semanas y días diferentes hemos presentado distintas actuaciones restauración de imágenes, Reparaciones varias labores de mantenimiento en el templo etc.

Hoy queremos presentar una nueva. Se trata de una imagen del Crucificado tamaño natural; una talla que por su gran tamaño estaba retirada del culto y que se conserva en los salones parroquiales.

Se comenzó consolidando puntualmente las zonas con peligro de pérdida, se llevaron al sitio los levantamientos de la zona de la espalda. La imagen presentaba suciedad superficial y bastantes desconchados en diferentes partes del Cristo. Especial tratamiento recibió el “paño de pudor” que estaba bastante dañado y tuvo que ser reconstruido en algunas partes y pintado de nuevo. Además se realizó una nueva corona de espinas pues la anterior, hecha de leño de espino, estaba completamente deshecha.

Al tiempo se realizó una eliminación de todo el metal oxidado al que se pudo llegar, sustituyéndolo por material lígneo. Es el caso de uno los clavos que fue sustituido por uno de nueva realización.

Otra de las intervenciones sobre la imagen fue la sustitución De la Cruz por encontrarse completamente apolillada haciendo imposible su conservación.

A esta imagen junto con otras que están retiradas del culto también les ha llegado la hora pues, aunque no estén expuestas a la veneración de los fieles , tenemos la obligación de conservar el Patrimonio de la parroquia fruto de la generosidad de los feligreses a lo largo de los siglos y que verán la luz en los próximos días y que también están siendo objeto de diferentes intervenciones para su recuperación.

Agradecemos de todo corazón el generoso trabajo de todos aquellos que han hecho posible su recuperación en las distintas fases, transporte, restauración, carpintería, reubicación, etc… pues ha sido un trabajo ímprobo en beneficio de todos y sin esperar nada a cambio.

¡Que Dios se lo premie!

10 septiembre, 2020
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Necesitamos momentos de quietud, soledad y silencio ante Dios. El ajetreo de la vida actual saturada de palabras, sonidos e imágenes no deja espacios vacíos donde resuene la voz de Dios, donde podamos encontrarnos con el Señor en el sosiego sagrado de la adoración y la contemplación (cf. Francisco, Gaudete et exultate 29).

En los complicados tiempos que corren, en los que el estrés se adueña cada vez más de nuestras vidas, todos procuramos buscar alguna actividad relajante que nos ayude a liberar la tensión acumulada. Las vías de escape pueden ser muchas y una de ellas, que poco a poco va ganando más adeptos entre los Cristianos , es la búsqueda de momentos tranquilos, lejos del mundanal ruido, que permitan meditar y hacer una especie de examen de conciencia personal.

No queremos ser ajenos a esto por eso, y “para conocer el amor que Dios nos tiene y creer crecientemente en Él” (1Jn 4,16), proponemos, cada mes, un tiempo de retiro, en presencia de Cristo Eucaristía, para ser hechos testigos suyos, evangelizadores y, como decía san Josemaría, contemplativos en medio del mundo. Un retiro dirigido a mujeres; tiempo de oración personal y silencio.

Pro eso el próximo miércoles 9 de septiembre te invitamos a vivir un tiempo de silencio y meditación junto al Señor. El horario será el que sigue:

⁃ 19:00 Santa Misa
⁃ 19:45 Meditación
⁃ 20:10 Oración personal
⁃ 20:20 Examen
⁃ 20:30 Exposición del Santísimo, meditación y bendición

Este retiro estará a cargo de D. José Ramón Bascarán y habrá otros sacerdotes confesando

8 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Se consideran obras de conservación aquellas que deben realizarse para mantener el correcto estado y la funcionalidad ordinaria de las cosas comunes del edificio, evitando que sufran deterioro o se pierdan. Mantener, en general, significa conservar y también mejorar las prestaciones originales de un elemento, instalación o edificio a lo largo del tiempo.

Hemos de reconocer que la mayor parte de los usuarios no somos conscientes, en ocasiones, de que cualquier inmueble se deteriora con el uso y envejece por el paso de los años. No estamos suficientemente sensibilizados de que los edificios que acogen nuestras celebraciones necesitan una serie de atenciones periódicas para que puedan darnos, de forma continuada, las prestaciones que esperamos de ellos.

Gracias a Dios procuramos que éste no sea nuestro caso y por eso, como dicen algunos, estamos siempre en obras. Cada año, cerramos los templo por una semana para acometer tareas de conservación, restauración o incorporación de nuevos elementos artísticos o tecnológicos.

En esta ocasión le ha tocado a Santa Eulalia de Liáns y aprovechando el menor número de celebraciones que por culpa de la pandemia tienen lugar en este mes, hemos adelantado las tareas de mantenimiento que habitualmente hacemos en el invierno para hacer “los retoques” necesarios:

• Para conservar el propio patrimonio que, en la mayoría de las ocasiones, tanto ha costado crear.

• Para evitar las molestias que generan las averías en las instalaciones, las paradas de los servicios, las obras imprevistas de reparación.

• Por economía. Si no se acomete el mantenimiento preventivo adecuado, cuando llegue la inevitable avería, no habrá forma aceptable de soportar el gasto

Si por un lado, como ya se ha publicado en la página web de la parroquia, se han restaurado algunas imágenes, ahora hemos realizado pequeñas intervenciones sobre él:

⁃ Renovación y reposición de luminarias
⁃ Limpieza general del templo.
⁃ Sistema para impedir que entren aves el e templo
⁃ Arreglos de carpintería
⁃ Vaciado el templo para aplicar un tratamiento al suelo .

Cuando se acometió la obra de restauración del templo, al ser toda la superficie de la nave un gran “osario” lleno de enterramientos se optó por dotarlo de un suelo de madera siendo la intervención menos agresiva con las características del edificio.

Al encontrarse en un entorno arbolado que con frecuencia impide la incidencia directa del sol, con la consiguiente humedad que conlleva, se optó por una tarima o un suelo en madera de ipe conseguiendo así la apariencia natural que solo aporta la madera, una gran resistencia, superior a la muchas otras maderas, y una menor necesidad de mantenimiento.

Esta madera tropical, procedente de Sur América y también conocida como Nogal de Brasil, es sorprendentemente resistente a la humedad, hongos, golpes y a toda clases de inclemencias del tiempo, es sin lugar a dudas una inversión para toda la vida. Pero requiere para su conservación y durabilidad un tratamiento oleoso que se debe aplicar con frecuencia pues los barnices no permitirían “respirar” la madera provocando hinchazón y su posterior podredumbre. De ahí que cada año lo apliquemos varias veces. La elección de este material para Liáns se basó en:

• Gran resistencia natural a insectos y hongos. Estos representan una de los principales razones por los que la madera con el tiempo se deteriora de manera natural.

• No se pudre fácilmente.

• Su densidad y resistencia natural la hacen ideal para zonas de alto tráfico de personas, es decir, tiene mucha resistencia al desgaste.

• No se araña y no produce astillas fácilmente. Esto no quiere decir que si recibe golpes no se arañe o se astille, si no que lo soporta mejor que otras maderas.

• Madera muy estable dimensionalmente. Es decir, con el tiempo no se deforma.

• En caso de deterioro o rotura, pocos materiales son más fáciles de sustituir o reparar.

 

7 septiembre, 2020
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Una casa nunca está terminada del todo pues siempre es susceptible de mejora. Con un templo -la casa de todos- pasa exactamente lo mismo.

A lo largo de los últimos años hemos realizado en todos los templos de nuestra unidad pastoral obras de gran calado y estructurales de consolidación de los diferentes edificios: humedades, tejados , muros, etc…

Otras son mucho menores y por ser de simple y ordinario mantenimiento pasan desapercibidas para los ojos de la mayoría de los asistentes a las celebraciones pero no por ello son de menor importacia.

Un tercer grupo lo forman aquellas intervenciones en imágenes objetos litúrgicos que, aunque pequeñas, son más lúcidas a la vista de los fieles. Es el caso de la restauración de imágenes que a lo largo de todo el año estamos realizando en las distintas iglesias.. Si hace un par de meses de volvíamos al al culto la recién restaurada imagen de la virgen de Fátima hoy queremos presentar la de Santa Rita que tras unos meses de trabajos hoy presentamos completamente restaurada.

La imagen, que se venera en Santa Eulalia de Liáns, lucirá una imagen renovada tras ser sometido a una intensa recuperación.

La figura es una talla devocional policromada de 1,4 mts. que por l paso del tiempo y las caricias que le propician los devotos la han ido dejando en muy mal estado. Llegó un momento en que se hizo preciso actuar para no perder un elemento fundamental en la celebración

La intervención en principio iba a consistir en eliminar la suciedad superficial de manos y rostro, consolidando las grietas de la mascarilla y de las juntas de la madera de soporte que se había desplazado. Pero al hacer un análisis más detallado bajo la pintora se descubrieron varias grietas de gran tamaño
y profundidad con riesgo de rajar la imagen.

Posteriormente se sellaron y estucaron todas las pérdidas y grietas para después aplicar una primera capa de protección mediante barniz.

Por todos es conocido que en las diferentes iconografías de santa Rita se la ve con unas rosas o un Cristo. La de nuestra parroquia portaba en sus manos una Cruz, pero la original había desaparecido por lo que, con buena intención, alguien había donado un Cristo que por tamaño y color no se ajustaban a la pieza por lo que también se ha realizado una pequeña intervención sobre el mismo acortando el tamaño e igualando la policromía.

Muchísimas gracias a los restauradores por su magnifico trabajo

5 septiembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Creemos que e Señor está realmente presente en el sacramento admirable en que El, Creador del universo, viene a nosotros como pan que nos  fortalece en el camino. Creemos, pero, no podemos dejar de pedirle constantemente que aumente nuestra fe.

Creemos que está realmente presente en la Eucaristía, con nosotros, que nos escucha, que nos habla interiormente sin ruido de palabras y que, indefenso desde el altar, es un signo elocuente de amor, de donación, de entrega sin límites.

Por eso, cada semana, queremos aparcar tanto ruido que hay a nuestro alrededor para descansar en El, expuesto en la Cuatodia. A el presente con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad queremos alabarle y, acogiendo su palabra que nos dice “Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt 9, 38), agradecer las diversas vocaciones que regalas a la iglesia  y rogarle por ellas. Pediremos juntos al Señor apóstoles y ministros que se consagren totalmente a hacer presente su Corazón de Buen Pastor en medio del mundo y de un modo especial a favor de los jóvenes.

Cada jueves queremos responder a la invitación que nos hace el Señor a estar con Él, un momento del día, donde intentaremos hacer silencio, calmar inquietudes y preocupaciones para que el corazón esté abierto y disponible a escuchar la voz de Dios.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves
Hora: 19:30 hh.

Os invitamos cada jueves a responder a la invitación que nos hace el Señor a estar con Él. Un momento del día, donde intentaremos hacer silencio, calmar inquietudes y preocupaciones para que el corazón esté abierto y disponible a escuchar la voz de Dios. la petición que hace Jesús a sus discípulos: pedid al Dueño de la mies, al Señor de la Iglesia, que mande obreros a su mies, Este año, el lema de la Jornada del Seminario nos invita a pedir por los sacerdotes como “apóstoles para los jóvenes”, pensando en el próximo Sínodo de los Obispos. También vamos a tener presente, con gratitud al Señor, al que fue gran apóstol de las vocaciones sacerdotales durante muchos años en nuestras Archidiócesis, el Cardenal Marcelo González Martín.

 

27 agosto, 2020
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

La semana pasada recibíamos con inmensa alegría en la parroquia la donación de una imagen del Sagrado Corazón de Jesus.

Queremos dar las más expresivas gracias a todos los que han colaborado con su entusiasmo, su fe y devoción viva al sagrado Corazón de Jesús y también con su y a la persona que nos la ha donado..

Ya tenemos la imagen del Sagrado Corazón de Jesús que veneramos con devoción para que mueva nuestra fe y nuestros corazones y atraiga sobre todas las familias y enfermos de esta Parroquia la salud y todas las bendiciones. Esta tarde, durante la misa de la 19:00 hh. la bendeciremos y será expuesta para la veneración de los fieles.

La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde los primeros tiempos de la Iglesia, cuando se meditaba en el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua. De ese Corazón nació la Iglesia y por ese Corazón se abrieron las puertas del Cielo. La devoción al Sagrado Corazón está por encima de otras devociones porque veneramos al mismo Corazón de Dios. Pero fue Jesús mismo quien, en el siglo diecisiete, en Paray-le-Monial, Francia, solicitó, a través de una humilde religiosa, que se estableciera definitiva y específicamente la devoción a su Sacratísimo Corazón.

El 16 de junio de 1675 se le apareció Nuestro Señor y le mostró su Corazón a Santa Margarita María de Alacoque. Su Corazón estaba rodeado de llamas de amor, coronado de espinas, con una herida abierta de la cual brotaba sangre y, del interior de su corazón, salía una cruz. Santa Margarita escuchó a Nuestro Señor decir: «He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres, y en cambio, de la mayor parte de los hombres no recibe nada más que ingratitud, irreverencia y desprecio, en este sacramento de amor.» Con estas palabras Nuestro Señor mismo nos dice en qué consiste la devoción a su Sagrado Corazón. La devoción en sí está dirigida a la persona de Nuestro Señor Jesucristo y a su amor no correspondido, representado por su Corazón. Dos, pues son los actos esenciales de esta devoción: amor y reparación. Amor, por lo mucho que Él nos ama. Reparación y desagravio, por las muchas injurias que recibe sobre todo en la Sagrada Eucaristía.

Las 12 Promesas del Corazón de Jesús

En mayo de 1673, el Corazón de Jesús le dio a Santa Margarita María para aquellas almas devotas a su Corazón las siguientes promesas:

⁃ Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.

⁃ Les daré paz a sus familias.

⁃ Las consolaré en todas sus penas.

⁃ Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.

⁃ Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.

⁃ Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.

⁃ Las almas tibias se volverán fervorosas.

⁃ op Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.

⁃ Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.

⁃ Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.

⁃ Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.

⁃ Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.

Devoción de los Primeros Viernes de Mes

Una de las prácticas principales vinculadas a la devoción del Sagrado Corazón es la devoción a los nueve Primeros Viernes de mes, la cual se deriva de una de las doce promesas que el Corazón de Jesús hizo a Santa Margarita María. La Iglesia siempre ha consagrado los viernes a nuestro Señor Jesucristo, en conmemoración de su dolorosa Pasión. Hoy se le consagra aún de un modo más especial, desde que Jesús mismo se apareció a Santa Margarita María , haciéndole la gran promesa de la comunión en los Primeros Viernes de mes. Debido a esta maravillosa promesa, esta devoción es hoy en día una de las más populares en la Iglesia.

Fuente: barnanitas.org
Detente

¡Detente! El Corazón de Jesús está conmigo.
La piadosa práctica de llevar la imagen del Sagrado Corazón bajo la forma de escapulario, fue recomendada por la gran confidente de esta devoción, Santa Margarita María de Alacoque.
Quién dio al detente la forma que hoy conserva fue Sor Ana Magdalena Rémuzat, religiosa de la Visitación, cuando en la peste asoladora de 1720 en Marsella (Francia), lo extendió por toda la ciudad y sus aterrados moradores le dieron el nombre de «salvaguardia» porque efectivamente, lo fue para muchos.
En 1870 una señora presentó a Pío IX un detente, recibiendo del Papa estas palabras: Doy mi bendición a este Corazón y quiero que todos (los detentes) que se hagan conforme a este modelo, reciban esta misma bendición sin que tengan necesidad de ninguna otra. Además quiero que el demonio, no tenga poder alguno sobre los  que lleven este Corazón; y recen un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
El Detente significa: ¡Detente Satanás, tentación, pasión, peligro, enemistad, tristeza, penas, infierno… que el Corazón de Jesús, mi Dios, mi redentor, mi amor, mi esperanza, mi TODO está conmigo!
Por tanto, llevar el detente del Sagrado Corazón y llevarlo con fe, es lo mismo que si llevásemos un escudo contra toda clase de peligros. Procurad que los enfermos, niños, ancianos y todo el mundo, lleven de alguna forma un detente del Sagrado Corazón de Jesús.

Fuente: sagradoscorazones.org

 

25 agosto, 2020
1 Facebook Twitter Google + Pinterest