Inicio Actualidad
Categoría

Actualidad

Si alguna lección tenemos que sacar estos días es que Dios se hace hombre, naciendo de las purísimas entrañas de la Virgen y con su nacimiento nos ha dejado patente que somos su FAMILIA

Tradicionalmente recibimos y entregamos regalos a aquellos que amamos. Nos reunimos en torno a la mesa para celebrarlo. Sin embargo la navidad no solo debe ser una época de consumismo y de compras. Este tiempo también debe ser lleno de bondad, fraternidad y amistad entre todos, pues somos hijos de un mismo Padre y, en consecuencia, hermanos. Este año nos preocupa más cuantos podemos sentar a nuestra mesa, que menú preparar que la razón de que nos reunamos: celebrar el Nacimiento de Nuestro Dios.

Como consecuencia del materialismo que, con frecuencia, acompaña nuestras celebraciones, debemos preguntarnos si estamos viviendo este acontecimiento con autenticidad. Y aunque muchos han corrompido esta práctica en cierto sentido, no significa que dejemos de regalar o de reunirnos en torno a la mesa, sino que, aprovechando los sentimientos que nos envuelven en estos días demostrar generosidad hacia los demás.

El nacimiento, la vida y el ministerio de Cristo nos hablan de dar. Nosotros también debemos ser dadores alegres. Pero esto no es exclusivo de los cristianos. Son muchas las personas e instituciones multiplican en estas fechas las acciones solidarias en favor de los más necesitados.

Es el caso de esta iniciativa que hoy ve la luz, inaugurando esta peculiar Navidad. La Fundación Flora para la Alegría social en colaboración de Cáritas invitará a una gran cena a aquellos con los que trabajamos en Caritas durante todo el año.

Son fundamentalmente familias y personas en riesgo de exclusión social. Este año, por las circunstancias de la covid-19, además del reparto extraordinario de comida y la tradicional Cesta de Navidad lo que queremos es “invitarles a la cena de Nochebuena”.

Esta cena especial, que las más doscientas personas vulnerables de nuestra parroquia ( más de quinientas en total ofrecerá la Fundación) podrán disfrutar en sus casas esta noche se compone de:

⁃ Crema de pescados y mariscos
⁃ Merluza en salsa verde con patata panadera
⁃ Carne guisada con verdurítas de primavera y puré de patatas
⁃ Turrones variados
⁃ Vino: Ribera del Duero, Fuentespina

Queremos agradecer a los promotores su sensibilidad con las familias más desfavorecidas de la parroquia. Con iniciativas como ésta la Alegría que promueven llegará a todos los hogares. Confiamos en que esta iniciativa sea la primera de una deseada colaboración con Cáritas Parroquial, no solo en esta época navideña, sino también a lo largo de todo el año.

¡Feliz Navidad de todo corazón a todas las familias de nuestras parroquias!

24 diciembre, 2020
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En este tiempo de Navidad, Cáritas pone el foco en la vigencia del pasaje evangélico de la Natividad que se encarna en aquellos que siguen naciendo en pesebres olvidados en todos los rincones del mundo, de nuestras propias parroquias, de cada barrio, y de todos los pueblos y ciudades.

La nuestra es una sociedad siempre necesitada de escucha, de ternura, de acompañamiento. Cada uno hemos sentido alguna vez cerca a alguien especial, que en un momento difícil o decisivo de su vida le ha hecho sentir comprendido o acompañado. Y todos hemos tenido un ángel, que nos ha ayudado a recuperar la esperanza, a disipar las incertidumbres y a permitirnos traspasar nuestros límites y fronteras.

Por eso, entre las familias más vulnerables de la parroquia, nuestra atención particular se fija en aquellas que tienen niños. A lo largo de todo el año redoblamos nuestros esfuerzos para que éstas no carezcan de lo básico – como las demás- si no que tampoco nunca les falten aquellos productos de primera necesidad para los más pequeños: potitos, pañales, papillas, leche, cremas, geles, etc…

Estas Navidades hemos contado con la inestimable colaboración de la Fundación Flora para la Alegría Social que nos ha permitido dar a cada una de estas familias un cesta cargada de productos exclusivos para bebés, que no solo

 

 

22 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

La Unidad Pastoral de Liáns-Nos-Dorneda a través de Cáritas Parroquial, su institución solidaria más cercana a aquellos que lo necesitan, programó para este lunes su ya tradicional reparto de ‘Cestas de Navidad’.

Un gesto real de apoyo a las familias en días marcados, especialmente, en el calendario por la necesidad de compartir parte de lo que tenemos con los más desfavorecidos de nuestra sociedad y en nuestro caso con las personas de nuestro entorno más cercano.

Solidaridad y familia uno de los binomios clave en nuestra sociedad.

El objetivo de esta iniciativa que se repite cada año es potenciar la solidaridad con las familias más necesitadas en estas fechas tan señaladas. Con ello contribuimos a hacerles más llevaderas las fiestas, y sobre todo, pensando en los más pequeños, para que ellos también puedan disfrutar la navidad y puedan comer algún producto típico de esta época, por lo que se ha incluido una bandeja de productos navideños, que se suman a los de primera necesidad que van incluidos en la cesta:

⁃ 2 Kg Langostinos
⁃ 2 kg Pollo
⁃ 2 Kg Merluza
⁃ Pandereta de conservas
⁃ Bote de mermelada
⁃ Bote de fruta en almíbar
⁃ Paté
⁃ Botella de vino o champán
⁃ Turrones 3 variedades
⁃ Caja de surtido navideño
⁃ Café
⁃ Cola cao
⁃ Chocolate 500 para hacer

Estas 90 “ Cestas de Navidad” de productos típicos de las fiestas se suma al lote “ordinario” que hace apenas tres dias recibieron estas ochenta familias y que contenía:

⁃ Garrafa de aceite o 2 botellas
⁃ Galletas
⁃ Tomate frito
⁃ Arroz
⁃ Lentejas
⁃ Bote de verdura
⁃ Conservas
⁃ Bote de albóndigas o fabada
⁃ Huevos 2 docenas
⁃ Macarrones 1.5 kg
⁃ Spaguetti
⁃ Zumo 1 litro
⁃ Leche 9 l f. Numerosa y 6 f normal
⁃ Ternera
⁃ Bolsa de “perecederos” variados
⁃ Churros

A estos “lotes” tenemos que añadir las más de 200 cenas ( tres platos y postre )que se repartirán el día de Nochebuena para todas las familias que lo han solicitado.

Para aquellos que quieran colaborar con Cáritas, la entidad recoge alimentos en el despacho o la parroquia. Preferiblemente solicitan alimentos no perecederos y en especial necesitan harina, aceite, galletas, leche y azúcar. Muchas familias necesitadas de nuestro ayuntamiento agradecerán esta ayuda.

21 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

La Iglesia de Santa Cruz es un templo concebido sin imagenes, es decir, una estuche que originariamente solo contenía contenía dis imágenes: Un Cristo presidiendo el Presbiterio y una imagen de la Virgen en las escaleras de acceso al presbiterio entre la zona destinada a los fieles y el presbiterio donde se sitúan los sacerdotes ( como una analogía de que María es la Mediadora entre Dios y los hombres).

Si bien D. Miguel Fisac entendía que arquitectónicamente la obra estaba completa en sí misma con esas dos imágenes la piedad popular sigue su propio ritmo y ha conllevado que poco a poco a lo largo de sus cincuenta años de existencia se hayan ido sumando diferentes imágenes – fruto de la devoción del
Pueblo y que están expuestas en la nave central para determinadas celebraciones litúrgicas pero que se custodian en la Capilla de la Penitencia.

Era necesario compatibilizar la idea inicial del arquitecto de que en la nave no hubiese más imágenes y la del pueblo que tiene su propia devoción y le gusta poder rezar ante ellas ofrecer exvotos o velas Por lo que estas fueron reubicadas fuera de la nave central.

Como quiera que el número de las imágenes fomentando era necesario dar una solución estética a su colocación por lo que esta semana hemos instalado varias mesas/peanas en las que poder situar las imágenes para el culto público y armonizar todo el conjunto.

Se trata de una solución sencilla que permita un espacio para las imágenes, velas y flores y al mismo tiempo no se trata de una acción invadida ni agresiva sobre el edificio que no afecta ni a su estructura ni estética y que puede ser retirada en cualquier momento y retornar al estadio inicial.

Una vez más queremos agradecer a todos aquellos que están pendientes de cuidar los los detalles y que generosa y desinteresadamente han pensado en la parroquia

 

20 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest
Gracias Montroveses
Gracias Montroveses
Gracias Montroveses

A causa de la pandemia del covid19 se ha desencadenado una situación de emergencia a nivel mundial, provocando una crisis social y económica, a todos los nivel que
que está generando a lo largo de todo el año la pérdida de miles de puestos de trabajo. Muchas personas, se han quedado sin ingresos económicos, y con la incertidumbre de si remprenderán la actividad laboral. Y nuestra parroquia no es ajena a ello.

Esto ha conllevado que se hayan multiplicado el número de acciones solidarias que
henos estado realizando a lo largo de todo el 2020. En estos días que se avecinan, en los que los regalos marcan unos días esperados y señalados, la solidaridad con los demás también tiene que encontrar su hueco. Una solidaridad que revierte en aquellos que más lo necesitan, en colectivos más vulnerables.

Esto de ha visto reflejado en acciónes concretas y – entre ellas- siempre ha destacado la de los Montroveses con la recogida de alimentos que siempre realizan en estas fechas.

Una vez terminada dicha recogida en la Capilla de San Pelayo y a  beneficio de Cáritas Parroquial podemos decir que este año hemos superado con creces todas las expectativas y que la del año pasado ha quedado pequeña.

Desde aquí damos las gracias a todos los que han colaborado en esta campaña con su creatividad, eficacia, generosidad y oraciones para que fuera un éxito. En breve, los productos se repartirán entre las familias necesitadas de nuestro ayuntamiento.

 

19 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

El sacerdote y profesor del Instituto Teológico Compostelano, originario de nuestra parroquia D. Carlos Miramontes, es entrevistado en la Cadena COPE sobre la Eutanasia, tras la aprobación ayer de la Ley de la Eutanasia.

– ¿Dónde crees que se juega hoy el debate sobre la eutanasia?

Considero que se juega en tres discursos diversos. Por un lado hay ciertos grupos de presión, generalmente minoritarios, que consideran el tema de la eutanasia como algo ideológico, donde para ellos la libertad individual debería prevalecer sobre toda otra consideración.
Por otro lado estamos aquellos que defendemos la dignidad de la persona humana sobre cualquier otra consideración. Por último, está el discurso, que yo creo que es el determinante, si bien es el más oculto, el que menos interesa sacar a la plaza pública, de la cuestión
económica. Existe, por ejemplo, un informe de la Oficina Parlamentaria de Presupuesto del Estado de Canadá, publicado el 20 de octubre pasado, en donde se reconoce que el Estado se habría ahorrado 66 millones de dólares en gasto médico desde que se aprobó la eutanasia en junio del 2016.

– ¿Crees que la gente tiene claros todos estos puntos de vista?

Considero que no, por varios motivos. En primer lugar, me parece que tratar de presentar como excluyentes la defensa de la
dignidad humana y de la autodeterminación o libertad de la persona, es algo confuso y contradictorio. El respeto por la dignidad de la persona es el respeto de su libertad. Mucha gente cree, erróneamente, que oponerse a la eutanasia sería como decir: hay que mantener la vida biológica cueste lo que cueste. Esto no es cierto. Eso sería un encarnizamiento terapéutico. Desde el siglo XVI, en uno de los primeros debates bioéticos de la Historia, los profesores de la Escuela de Salamanca determinaron ya que cuando el proceso de la muerte es irreversible, o sería la consecuencia irreversible de no practicar una cierta intervención considerada como excesivamente gravosa para la persona, una persona no puede ser obligada a mantener su vida biológica sin más, y podría lícitamente optar por simplemente dejar seguir el proceso de la muerte sin más. Pero ahí está la diferencia fundamental, en la mal denominada eutanasia, palabra que viene del
griego y que significa «buena muerte», se provoca la muerte de alguien que no está en proceso de morir, es decir, se mata a alguien.
O bien, en la denominada como «indirecta», se ayuda a alguien a suicidarse.

Por otro lado, en el diálogo social se usan ejemplos extremos, y extremadamente emotivos, auténticos dramas humanos, porque lo son, para intentar justificar la aprobación de este tipo de leyes. Pero esta es otra confusión, porque las leyes tienen por definición un carácter general, no particular. Y ese el otro problema, porque según la llamada «ley de la pendiente», primero se empieza por aceptar un caso extremo, para luego acabar extendiendo la justificación a cualquier cosa. En Holanda, por ejemplo, se ha legalizado ya la eutanasia para personas con desórdenes psiquiátricos, lo cual me parece una paradoja, cuanto menos.

– ¿Por qué crees que no se promueven más los cuidados paliativos?

Ciertamente, la promoción de los cuidados paliativos serían la auténtica solución a este debate según la dignidad humana. La gente, la inmensa mayoría, lo que realmente piden es que se les ayude contra el dolor, quieren reducir el dolor, y tener lo más cerca posible a sus seres queridos, no que se les mate. Si me preguntases por qué creo que no se impulsan más los cuidados paliativos, sinceramente no lo sé, pero, tristemente, sospecho que quizá la motivación pudiera ser más bien de tipo económico que otra cosa.

 

19 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Con el fin de ayudar a preparar la Navidad, en la Iglesia nueva de D. Pedro Cerezo dirigirá un retiro de Adviento centrado en la esperanza. Programado para este jueves, 17 de diciembre, se impartirá de 20:00 a 21:15 horas .

Durante el retiro de Adviento, preparamos nuestros corazones para recibir a Jesús en Navidad. En él se nos propone dedicar un tiempo a Dios fuera del ajetreo de la temporada y hacer una pausa. Respirar la paz de Dios y reflexionar sobre cómo podemos dar acercar a Cristo a nuestros hermanos en el mundo hoy, acercar a ese DIios hecho hombre, nace para todos.

Cada año cobra actualidad el Adviento, porque siempre necesitamos la venida de Dios a nosotros. Y nos hace falta aprender a esperarle. Sería señal de debilidad o de muerte si nos encontráramos satisfechos con lo que ya tenemos. No podemos vivir el adviento, la Navidad la Cuaresma del mismo modo. Cada tiempo del año litúrgico tiene su intensidad y su enfoque y la Iglesia nos los ofrece para que vivamos espiritualmente.

Nuestro Año Cristiano está centrado en dos ejes básicos. Uno, la Pascua, que celebra la muerte y la resurrección de Jesucristo, con la Cuaresma que la prepara y la Cincuentena Pascual que la prolonga hasta Pentecostés, que es su conclusión. Y el otro, la Navidad, la venida del Hijo de Dios al mundo, con el Adviento que la prepara y el tiempo de Navidad que la prolonga, con la Epifanía como segunda fiesta de esta venida.
Estos dos ejes, y las otras celebraciones menos centrales, ofrecen al creyente alternancias de momentos más gozosos y momentos más austeros o incluso dolorosos, así como también momentos más intensos y otros momentos más cotidianos y tal vez monótonos.

Y como también nosotros, los cristianos, podemos ir perdiendo a lo largo del año la sensibilidad por lo divino, nos conviene que el Adviento nos despierte el apetito de los bienes que verdaderamente valen la pena

Los Santos Padres distinguían tres Advientos, tres venidas, tres espacios de tiempo para prepararnos a la venida del Señor:
• La venida de Dios en la ternura de un niño, “envuelto en pañales y recostado en un pesebre”. Viene en pequeñez y humildad, como gracia y ternura, para quedarse con nosotros como hermano y amigo, como salvador y redentor.
• La venida en gloria, al final de los tiempos, como Señor y juez misericordioso.
• La venida en la intimidad del corazón, como Palabra que ha de ser acogida y vivida.

Pero nadie puede dar lo que no tiene. No cabe duda que para crecer en vida interior necesitamos un espacio temporal para dejarnos seducir por nuestro Dios y guiar por su Santo Espíritu. Sólo así podremos continuar el proceso de nuestra conversión y dejarnos configurar con Jesús -día a día- meditando su Palabra y recibiendo la Eucaristía y ayuda a otros a que se encuentren con el Señor. Aquello que le dijo Jesús a Pedro: «Cuando te hayas convertido, confirma a tus hermanos» (Lc 22, 32)

 

16 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Miguel Ángel Pérez, feligres de nuestra parroquia ha publicado este articulo sobre la cuestión de la eutanasia que se debatirá en el Parlamento español:

“El grupo socialista ha presentado una proposición de ley que regula la eutanasia. Como en ocasiones similares, el texto juega con cinco factores. El primero, la llamada a un supuesto clamor popular, llegándose a afirmar que la norma responde a una «demanda sostenida de la sociedad actual». El segundo, la fundamentación sentimental, recurriendo a la existencia «de casos personales que conmueven a la opinión pública». El tercero, la apelación al socorrido derecho a la dignidad humana, obviando que es un valor inalterable que no depende de las condiciones de salud en que se encuentre la persona. El cuarto, una entrada suave, preludio como en otros casos de una futura regulación extensiva. Y el quinto, el factor terminológico, en apariencia intrascendente pero de notable relevancia, que paso a explicar.

Las últimas reformas legales son tributarias de las tesis del sociolingüista Lakoff: antes de legislar es preciso ganar la polémica ante la opinión pública sin decirle lo que el promotor de la ley no quiere que se sepa para que permanezca oculto. En esta orientación, el debate social lo ganará quien logre fijar el marco de referencia, siendo el lenguaje el principal instrumento para lograrlo («el lenguaje no expresa la realidad, sino que la crea»). Detrás de esta directriz está la continua sustitución de los términos involucrados en ciertas normas o previsiones legales: así del «aborto» a la «interrupción voluntaria del embarazo», de los «vientres de alquiler» a la «gestación subrogada», del «embrión» al «preembrión», de la «diversidad de sexos» al «género». De esta forma se hace desaparecer al concebido y no nacido, la disparidad sexual o a la mujer que, careciendo de recursos, se le ofrece alquilar su vientre a cambio de una cantidad de dinero. Utilizando el lenguaje se ha creado un marco de referencia favorable que oculta la realidad que se está regulando y la persona a la que concierne.

En la línea señalada, la exposición de motivos de la proposición de ley recurre al término eutanasia por considerarlo adecuado dado que significa «buena muerte». Por esta vía la proposición quiere fijar sutilmente el marco de referencia de cualquier debate ulterior, arrogándose la determinación de lo que a partir de ahora será digno: procurar por compasión la muerte de una persona mediante «la prestación de ayuda a morir» con cargo al sistema público de salud y asumiendo de modo implícito que hay vidas que no merecen ser vividas. A partir de aquí todo lo que no suponga el recurso a la muerte procurada se considerará «mala muerte», y quien pretenda oponerse a la ley será denigrado como cruel defensor de la obstinación o ensañamiento terapéuticos. Sin embargo, el marco de referencia en el que hay que situar la propuesta es otro. No se trata de decidir entre «buena» o «mala» muerte, sino entre dos modos de combatir el sufrimiento. Uno, que el texto legal propone, se fundamenta en criterios de utilidad y consiste en dar vía libre a la muerte deliberada de una persona, ahorrando los costes derivados de la creciente prolongación de la esperanza de vida. El otro, basado en la consideración de que la enfermedad no hace indigna a la persona que la sufre, supone tutelar la vida mediante la aprobación de una ley que garantice los cuidados paliativos y la asistencia integral al final de la existencia. La opción por la eutanasia devaluará la vida humana, postergará cualquier terapia sobre el dolor y hará recaer sobre el enfermo la creencia de que, considerado como un estorbo, tiene el deber de morir.

Una reflexión final: produce cuando menos turbación que la proposición de ley defina la eutanasia como «la actuación que produce la muerte de una persona de forma directa e intencionada» y termine afirmando que quienes se acojan a la misma «se considerará que fallecen por muerte natural».”

MIGUEL ÁNGEL PÉREZ ÁLVAREZ . Catedrático de Derecho Civil de la UNIVERSIDADE DA CORUÑA

 

 

16 diciembre, 2020
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

La Conferencia Episcopal Española convoca una jornada de ayuno y oración el 16 de diciembre ante el “fracaso” de la eutanasia.

El objetivo es pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana. A esta jornada están llamados a sumarse todos los católicos y todos aquellas personas e instituciones

Además de ser una llamada a la concienciación social, es mostrar nuestro rechazo a la cultura de la muerte que quieren de la mano de las ideologías imperantes en nuestra sociedad

Lo que encarna esta ley es la cultura de la muerte y un materialismo individualista que no hace otra cosa que seguir alimentando el discurso de hacer cada uno puede hacer con su vida lo que quiera, postura que critica el Papa Francisco al considerar que es la responsable de la “economía del descarte.

Este tipo de leyes aunque quieran envolverla en un manto de compasión en realidad se olvidan de la verdadera humanidad y del cuidado de los débiles.

Por eso los obispos nos invitan a la oración y el ayuno, para pedir a Dios para que ablande los corazones de aquellos que tienen en sus manos el poder de legislar, para que lo hagan en conciencia puesto que la obligación del Estado es defender la vida y no pisotearla a los débiles.

En palabras de San Juan Crisostomo: “Tres son,los resortes que hacen que la fe se mantenga firme, la devoción sea constante, y la virtud permanente. Estos tres resortes son: la oración, el ayuno y la misericordia. Porque la oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe. Oración, misericordia y ayuno constituyen una sola y única cosa, y se vitalizan recíprocamente.”

 

16 diciembre, 2020
3 Facebook Twitter Google + Pinterest