Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

3 octubre, 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 1-12

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: -«La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: «Paz a esta casa». Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: «Está cerca de vosotros el reino de Dios.»

Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: «Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios.» Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación

“Estos setenta y dos discípulos, que Jesús envía delante de Él, ¿quiénes son? ¿A quién representan? Si los Doce son los Apóstoles, y por lo tanto representan también a los obispos, sus sucesores, estos setenta y dos pueden representar a los demás ministros ordenados, presbíteros y diáconos; pero en sentido más amplio podemos pensar en los demás ministerios en la Iglesia, en los catequistas, los fieles laicos que se comprometen en las misiones parroquiales, en quien trabaja con los enfermos, con las diversas formas de necesidad y de marginación; pero siempre como misioneros del Evangelio, con la urgencia del Reino que está cerca. Todos deben ser misioneros, todos pueden escuchar la llamada de Jesús y seguir adelante y anunciar el Reino”.

Con estas palabras el Papa Francisco recuerda que el Mes Misionero Extraordinario es un llamado a redescubrir la importancia de renovar el compromiso misionero de la Iglesia, impulsar evangélicamente su misión de anunciar y llevar al mundo la salvación de Jesucristo, muerto y resucitado. “La comunión con Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, indica el Papa Francisco, es fuente de una vida nueva junto a tantos otros hermanos y hermanas. Y esta vida divina no es un producto para vender —nosotros no hacemos proselitismo— sino una riqueza para dar, para comunicar, para anunciar; este es el sentido de la misión. Gratuitamente hemos recibido este don y gratuitamente lo compartimos (cf. Mt 10,8), sin excluir a nadie. Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, y a la experiencia de su misericordia, por medio de la Iglesia, sacramento universal de salvación”.

Esta es la razón por la que el pasaje del Evangelio de hoy invita a confirmar que todos los bautizados son enviados por el Señor de dos en dos, es decir, desde la experiencia de comunión con Dios y con los hermanos. La condición de llamados y enviados a la misión se sostiene de la oración y de la respuesta generosa al saber que la “mies es mucha” y la necesidad del anuncio del Evangelio es urgente. Nadie está excluido. Y cuando se tiene una experiencia viva de Jesucristo y su amor incondicional se siente la necesidad de ser testigo.

Renovemos la gracia del Bautismo y demos testimonio del amor que hemos experimentado; vivamos con alegría y compromiso, en los ambientes de cada día, la certeza de la presencia del Señor que nos anima y nos da su paz.

P. John Jaime Ramírez Feria

3 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Este mes de octubre arranca el curso pastoral en nuestra parroquia, Catecismo, grupo de jóvenes, formación de adultos con los diferentes grupos, etc… pero como le gustaba recordar a San Josemaría: “Primero, oración; después, expiación; en tercer lugar, muy en «tercer lugar», acción”. Camino 82.

Cada semana, los jueves, nos presentamos ante el santísimo durante unos momentos para realizar oración personal y crear un ambiente espiritual especial pidiendo especialmente por las vocaciones. Y como
Lo que bien empieza, bien acaba queremos invitarte a empezarlo con el Señor, participando en la Exposición del Santísimo.

Benedicto XVI dijo que el culto del Santísimo Sacramento constituye el ambiente espiritual en el cual la comunidad puede celebrar bien y en verdad la Eucaristía. Si somos almas Eucarísticas, también seremos apostólicos en un tiempo en que en nuestra parroquia, pueblo, diócesis y en la tierra entera urge una nueva evangelización.

El tiempo de adoración no es solo para orar y reflexionar sobre nuestra vida, sino un momento para reconocer a Dios: mostrarle el amor que merece, reconocer su grandeza, pedirle perdón por nuestros pecados y por los que otros cometen contra Él… Por eso, la Iglesia reconoce que la adoración va aparejada a 5 gracias espirituales:
Santificación: Pasar tiempo con el Santísimo es el mejor camino para crecer en santidad.
Reparación: Adorar es un acto de entrega para reparar el mal que hay en el mundo. De forma colateral, esto cambia tu corazón y el de los que te rodean.
Transformación: Estar frente el Señor profundiza nuestra unión con Cristo y nos va transfigurando a su imagen.
Salvación: Un rato de adoración ayuda a la salvación de muchas almas, incluida la nuestra.
Restauración: Conocer a Jesús y su inmenso amor sana, libera, cambia y restaura la dignidad que el pecado nos resta.

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves 3 de octubre
Hora: 19:00 hh

3 octubre, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest