Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

30 marzo, 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas 18, 9-14

En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: – «Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: «¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.» El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: «¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador.» Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Con la parábola del fariseo y el publicano Jesús nos enseña a poner los ojos en Dios y reconocer, con un corazón humilde, lo que somos venciendo la soberbia, el orgullo y el egoísmo que corrompen la relación con Dios y con el prójimo.

El fariseo se consideraba justo y fiel, al punto de despreciar a los demás, señalándolos como ignorantes e infieles. Su oración soberbia se hacía autojustificación y elogio de sí mismo; agradecía el ser mejor que los demás, es decir, Dios le salía a deber por su comportamiento cumplidor de la Ley. Su incapacidad de reconocerse pecador lo alejaba de la verdadera confesión de fe.

El publicano ni siquiera levantaba los ojos, con humildad se puso en su lugar ante Dios, reconociéndose pecador y clamando la compasión divina: «¡Dios mío, ten piedad de mí que soy un pecador!» Esta capacidad de humillarse lo llevó a hacer una doble confesión: “eres compasivo y yo soy un pecador”.

Es curioso que esta parábola nos puede despertar, paradójicamente, un rechazo al fariseo diciendo: “Te doy gracias, Dios mío, porque no soy como este fariseo”. Es fácil lanzarnos al juicio y a las interpretaciones erradas. Con la parábola Jesús quería sacudir la conciencia de “algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás”. Reconocer humildemente el pecado, vencer la soberbia y la vanagloria, confesar la compasión de Dios, no compararse con nadie, ni juzgar, viviendo en verdad lo que somos ante Dios y en nuestro interior, nos ayuda a no tener una actitud religiosa engañosa.

Recuerdo que ante una pregunta de un periodista, el Papa Francisco hizo esta afirmación: “¿Quién soy yo para juzgar?”. Sus palabras han sorprendido a casi todos, despertando diversas reacciones; unos lo criticaban con dureza señalándolo como un Papa que dañaba la doctrina cristiana, otros decían que era moderno porque aceptaba a todos sin importarle la manera en que se viviera. Lo cierto es que el Papa dijo: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo? El catecismo de la Iglesia Católica lo explica de una forma muy bella a esto. Dice que no se puede marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas a la sociedad. El problema no es tener tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer un lobby”.

Recordemos que Jesús no condena al fariseo ni está justificando el pecado del publicano. Quiere tocar el corazón de sus discípulos para que comprendan lo que significa realmente la compasión. Tengamos en la cuenta que nuestra fe, nuestra práctica religiosa no debe ser una rutina, una tradición, sino una fe vivida, testimoniada, un seguimiento de Jesús en nuestra vida cotidiana, sin juzgar y sin mirar por encima del hombro a los demás.

P. John Jaime Ramírez Feria

30 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

12. Si existe Dios ¿por qué permite el mal?

No se puede responder brevemente a esta pregunta. Sobre este tema se ha escrito una gran cantidad de libros, pues como lo señala el Catecismo, la respuesta a este interrogante lo constituye el conjunto de nuestra fe: “El conjunto de la fe cristiana constituye la respuesta a esta pregunta (…). No hay un rasgo del mensaje cristiano que no sea en parte una respuesta a la cuestión del mal” (Catecismo, 309).

Teniendo en cuanta esta complejidad, necesariamente, durante el recorrido de estas ideas breves iremos comentando algunos de los varios aspectos de este tema.

En esta ocasión, respondemos brevemente diciendo que Dios no es de ninguna manera, ni directa ni indirectamente, la causa del mal, ni lo quiere; y que si lo permite es solo porque, habiendo creado al ser humano libre, es el primero en respetar esta libertad. Es importante recordar que la libertad hace al ser humano responsable de sus actos; es decir, que el ser humano tiene la capacidad de elegir entre el bien y el mal pero que al final deberá responder ante el Creador de cada una de las elecciones que realice.

Finalizamos afirmando que “Dios en su providencia todopoderosa puede sacar un bien de las consecuencias de un mal (Catecismo, 312). Pues como afirma san Pablo “todo coopera al bien de los que aman a Dios” (Rm 8, 28).

30 marzo, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Os recordamos que hoy, 30 de marzo, con el cambio de hora pasamos al horario de verano y con ello las misas de los sábados por la tarde y vísperas de festivos pasan a ser a las 20:00 horas en Santa Cruz y 20:45 en Dorneda.

El resto de horarios de las demás celebraciones se mantienen como hasta ahora en todos los templos

30 marzo, 2019
3 Facebook Twitter Google + Pinterest