Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

11 octubre, 2018

Exposición

Como cada jueves a las 19:00 hh. en la Iglesia nueva de Santa Cruz expondremos el Santísimo para la adoración de los fieles con una intención común: Las vocaciones.

Pedir al Señor que mande obreros a su mies sigue siendo una urgencia en estos tiempos y es una tarea de todos suscitar vocaciones en el seno de nuestras familias.

También como cada jueves, al hilo de esta noticia, continuamos con una catequesis sobre la Eucaristía.

¿Comete pecado quien no recibe la Sagrada Comunión en la celebración de la Santa Misa?El primer mandamiento de la Iglesia Católica manda “oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar”; y el número 290 del Compendio del Catecismo dice: “La Iglesia recomienda a los fieles que participan de la Santa Misa recibir también, con las debidas disposiciones, la sagrada Comunión, estableciendo la obligación de hacerlo al menos en Pascua”. Por tanto, quien no recibe la Sagrada Comunión, en la celebración eucarística dominical o en las fiestas de precepto y que por lo menos lo reciba en Pascua, no comete pecado alguno.

Sin embargo, quien se preocupa por cumplir solamente un precepto o un mandamiento, le falta la valentía de pasar de vivir como siervo a vivir como amigo del Señor; mejor aún, de vivir como siervo a vivir como hijo de Dios (cf. Jn 15, 15).
Por ello, la verdadera pregunta a la que cada uno debe dar respuesta es: ¿Quién es Dios para mí? Esta pregunta es sumamente importante, porque de la respuesta que demos depende la actitud con la que participaremos en la celebración eucarística, y del cómo valoremos el recibir o no la Sagrada Comunión.
Si para mí Dios es Alguien que castiga, que me ve con ojos de juez condenador, entonces mi preocupación será cumplir el mandamiento que me impone. Pero, si para mí Dios es un Padre, es mí Padre, que me ama, que me conoce, que me perdona, que me ve con ojos de misericordia; entonces mi preocupación no será cumplir un mandamiento, sino estar junto a Él, estar abrazado a Él, vivir unido a Él, ser uno con Él.
Entonces, la relación con Dios no es una relación de esclavos o siervos, sino una relación de hijos, una relación en la que el Amor sea quien mueva a cada uno a obrar, en la que el Amor sea quien decida el cuándo y el cómo recibir la Sagrada Comunión.
Señor, ayúdanos a crecer en el deseo de recibirte en la Eucaristía.

Día: Jueves
Hora: 19:30 hh.
Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz

11 octubre, 2018
1 Facebook Twitter Google + Pinterest