Inicio Archivos mensuales
Archivos mensuales

octubre 2019

Santa Eulalia de Liáns sigue siendo un enclave privilegiado para trabajos cinematográficos y una vez más ha sido elegida como escenario para rodar algunas escenas de una nueva serie de televisión.

El pasado miércoles 23 de octubre el cementerio, el atrio y todo el entorno de la Iglesia se convirtieron en un enorme plató donde reconocidos actores y actrices del actual panorama televisivo demostraron su buen hacer en las artes escénicas. Numerosas caravanas, camiones, carpas para los diferentes “sets” ocuparon por un día todo el aparcamiento y más un centenar de personas -entre técnicos y figuración- convirtieron el apacible y siempre tranquilo marco en un bullicioso ir y venir de profesionales con un solo objetivo: cuidar hasta el más mínimo detalle de la grabación.

Esta nueva ficción se suma al amplio elenco de producciones que bien en formato corto, largo o serie han dado proyección nacional e internacional a nuestra parroquia. Hace unos días, los responsables de la serie se reunieron en A Coruña para ultimar los detalles de una producción que llevará el paisaje gallego – y con el a nuestra parroquia- a los 190 países a donde llega la plataforma de vídeo por Internet.

Agradecemos a Vaca Films y a los encargados de las localizaciones de la reconocida Productora que nos hayan tenido en cuenta al tiempo que les deseamos mucho éxito de crítica y público.

25 octubre, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12,49-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
En el evangelio de hoy encontramos algunas frases de Jesús que nos sorprenden y pueden llevar a la confusión. ¿Qué pretendió san Lucas al recoger estas sentencias? ¿Se contradicen estas expresiones con aquellas que nos muestran como fruto de la fe en el Señor los dones de la unidad, la paz y la reconciliación?

“He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya hubiera prendido!”
En muchos pasajes de la Escritura viene presentada la imagen del fuego como signo de purificación, iluminación, protección y transformación; Juan el Bautista anuncia que el Mesías bautizará con agua y fuego, refiriéndose al Espíritu Santo que descendió en Pentecostés bajo la imagen de lenguas de Fuego (Hch 2, 2-4). En la obra de San Lucas la presentación de la acción del Espíritu Santo en la vida de los creyentes es un tema fundamental, al punto de llamar el Libro de los Hechos de los Apóstoles, el evangelio del Espíritu Santo. El Señor Resucitado envía su Espíritu Santo que enciende el celo misionero de la Iglesia, un fuego que inquieta porque transforma al hombre desde su interior, recreándolo a la imagen de Jesús; es el fuego que ilumina el camino de la comunidad con la certeza de la presencia constante de su Señor. Es el fuego que saca al creyente de la pasividad, el conformismo, la dureza de corazón y la rutina de la fe sin obras. Es el fuego del Espíritu que inquieta el corazón del creyente y la comunidad lanzándolos a la fe que produce toda clase de buenas obras convirtiéndose en verdaderos testigos, impregnando todos los ambientes de la gracias de Dios.

A continuación el evangelio presenta la pregunta que puede confundir: “¿Creéis que estoy aquí para poner paz en la tierra? No, os lo aseguro, sino división.”. y entonces, ¿dónde queda la continua referencia al Señor que nos trae la paz?: “mi paz les dejo, mi paz les doy”, “él es nuestra paz”, “el Señor nos dará su paz”, “no te condeno, levántate y vete en paz”, etc.

Es un imperativo el creer que Jesús no quiere ni la división, ni la enemistad. Continuamente en el evangelio él habla de la necesidad del perdón, la reconciliación, el servicio y la fraternidad. San Lucas nos muestra cómo el anuncio de la Buena noticia de Jesús de Nazaret se hizo motivo de escándalo, persecución y división entre los judíos. Era inaceptable que uno de la familia o la comunidad se convirtiera al Nuevo Camino haciéndose discípulo del Nazareno; era traicionar la fe judía, la tradición de los padres e irse tras Aquel que se hacía “señal de contradicción” (Lc 2,34) .

Ésta ha sido la experiencia de muchos que en la historia han abrazado con radicalidad la fe. Recuerdo que cuando inicié el Seminario conocí la historia de un compañero que cuando le comunicó a su familia el deseo de ser sacerdote, todos le atacaron y no recibió el apoyo de ninguno de ellos; sin embargo, esa llama vocacional no se extinguía y lo animaba a seguir adelante. Sus padres que no eran católicos consideraban que su hijo había caído en el error, pero él avanzó hasta su ordenación sacerdotal.

por lo tanto, comprendamos, al meditar este pasaje del evangelio, que la experiencia de una fe auténtica nos lleva a dejarnos mover por el fuego del Espíritu que enciende nuestro ser, convirtiéndonos en testigos de su paz y de su caridad aun en medio de persecuciones y contrariedades.

24 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Exposición

Como cada jueves tras la celebración de la Santa Misa expondremos a Jesús Eucaristía en la Custodia para pedir por las Vocaciones sacerdotales y religiosas. Adorar el Santísimo Sacramento es reconocer la presencia real del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en el signo –sacramento quiere decir signo– del pan y del vino consagrados en el momento de la misa.

La adoración es la expresión de nuestro reconocimiento y de nuestra maravilla por lo que Cristo ha hecho por nosotros: antes de derramar su sangre para salvarnos, durante su última cena, nos ha dado su carne como alimento (Juan, 6). Desde ese momento Él está presente en medio de su pueblo, la Iglesia, todos los días y hasta el fin de los tiempos: “Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20)

Adorar, es, pues, ponerse en su presencia para dejar que el amor crezca en nosotros. La primera adoración del Cuerpo eucarístico de Cristo se hace en la celebración de la misa, de manera particular en el momento de la consagración y de la comunión pero la exposición y bendición con el Santísimo Sacramento que cada semana realizamos es un acto comunitario en el que está presente la celebración de la Palabra de Dios y el silencio contemplativo. Por eso en cada Exposición del Santísimo se proclama la Palabra de Dios para la reflexión personal.

La adoración puede dar la impresión de pérdida de tiempo, de algo inútil. Pero marcar así un alto en nuestras agendas repletas es como volver a poner las cosas en su sitio. San Juan Pablo II cuya fiesta litúrgica celebrábamos esta misma semana nos mostró el camino con esta oración:

“Señor Jesús, gracias por dar tu vida por mi, en la cruz y por dejarnos un memorial del don de ti mismo en la Sagrada Eucaristía. Señor, dame la gracia de siempre estar consiente de tu amor por mi y dame la oportunidad de visitarte con mas frecuencia en el Santísimo Sacramento, para de ahí tomar fuerzas y nutrirme de tu apasionado amor. Ayúdame a descubrir tu rostro en los pobres en los necesitados y responder a tu amor al amarlos y ayudarlos a ellos. Amen”

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves
Hora: 19:30 hh.

24 octubre, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo Evangelio según Lucas 12,39-48
Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. Estad también vosotros preparados, porque cuando menos lo penséis, vendrá el Hijo del hombre.» Dijo Pedro: «Señor, ¿dices esta parábola para nosotros o para todos?» Respondió el Señor: «¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para darles a su tiempo su ración conveniente?

Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. De verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si aquel siervo se dice en su corazón: `Mi señor tarda en venir’, y se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le castigará severamente y le señalará su suerte entre los infieles. «Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas que merecen azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Meditación
Con dos parábolas el evangelio de hoy nos exhorta a la vigilancia, a la administración prudente de los bienes que nos confían y al servicio conforme a la voluntad de Dios.

Un aspecto fundamental de la vida de toda persona es concebir su existencia como una misión; el cristiano reconoce que desde el bautismo, siendo elegido por Dios, es una nueva creatura, es ungido para cumplir una misión en el mundo. Así lo ha señalado el Papa Francisco cuando recuerda que “todo bautizado y bautizada es una misión. Quien ama se pone en movimiento, sale de sí mismo, es atraído y atrae, se da al otro y teje relaciones que generan vida. Para el amor de Dios nadie es inútil e insignificante. Cada uno de nosotros es una misión en el mundo porque es fruto del amor de Dios”.

De ahí que la primera actitud que señala el texto de hoy es la vigilancia; es necesario estar siempre listos, preparados, con determinación para realizar nuestra vida en el cumplimiento de la misión que se nos encomienda. No podemos descuidarnos; es necesario entrar en la dinámica de quien está dispuesto a dar la vida. Ser vigilantes supone la conciencia clara de ser creados para algo grande y para Alguien. Lo que indica no andar desprevenidos, sin rumbo, a la deriva porque la vida que se nos ha confiado es solo una y cada día se abre como una oportunidad para vivir sirviendo, amando y trascendiendo.

En segundo lugar el pasaje de hoy nos sugiere el tema de la administración prudente de los bienes que se nos han confiado. Administrar con pasión nuestra vida y sus talentos, administrar la familia y los asuntos que se nos confían; vivir la responsabilidad de administrar con generosidad y prudencia. La generosidad indica amar y servir sin medida; la prudencia obrar con conocimiento, discernimiento y madurez. Ser administradores prudentes que viven con la certeza de un propósito.

Y por último aparece el tema del servicio conforme a la voluntad de Dios porque “a quien se le confió mucho, se le pedirá más”. El servicio al que somos llamados nos mueve a confirmar que gratuitamente hemos recibido los dones de la vida y de la fe y con ellos la multiforme gracia de Dios.

Caminemos con el corazón puesto en los bienes del cielo y con el compromiso de vivir en vigilancia, prudencia y generosidad. Seamos buenos administradores de lo que el Señor nos confía y enriquezcamos nuestra existencia con el servicio a los demás.

Concluyamos la meditación del día acogiendo la siguiente invitación del Papa Francisco: “Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor. Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos”.

23 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Durante el presente 2019 se han realizado diversas actuaciones en el Templo de San Pedro de Nos para su puesta en valor.

El templo sufría un evidente problema de conservación. A simple vista se percibian los agujeros en el techo porque algunos partes de falso techo se habían desprendido. Eran numerosas las grietas en techo y paredes. La iglesia pedía a gritos una pronta actuación. No se trataba una cuestión estética, sino de pura supervivencia.

Obras de pintura, carpintería y -la más reciente- la iluminación del templo con la instalación de cuarenta luminarias en la nave, así como la reposición de la ya existente en el exterior han servido darle un aspecto renovado así como destacar su belleza.

Finalizadas las obras hemos producido un vídeo que muestra el resultado final

23 octubre, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Nació en Capistrano ( Reino de Nápoles ), en el año 1386.
Falleció en Villach ( Hungría ) en el año 1456.
Quiso ser jurista. Hizo derecho civil y eleciástico en Perusa.
Fue discípulo de San Bernardino de Siena, que le enseñó Teología.
Predica siguiendo las enseñanzas de San Bernardino. Lleva su mismo gorro al invocar al Santo va realizando milagros, curaciones…
Ingresa en la Orden Franciscana con 30 años.
Por dos veces es nombrado Vicario General de la Orden.
Anteriormente a esto, tomó parte en conspiraciones, pleitos. Es hecho prisionero, encadenado con agua hasta la rodillas, ratas… en ese momento él le promete a San Francisco que si le salva entrará en la Orden.
Va de pueblo en pueblo, eso que sólo tiene para sus caminatas una mula. Llena los templos llegando a juntar a más de 20.000 personas.
Él, físicamente, era muy pequeño, muy delgado, corto de vista…
Predicaba siempre en latín. Su característica era despertar vocaciones. En Llipzig(120), en Cracovia (130 )…
En 20 años hizo misiones en Alemania, Austria, Polonia, Moravia…
Con dotes extraordinarias de diplomacia.
Trabajó para unir a los príncipes.
Recibió importantes misiones de 4 papas consecutivos.
Fue un hombre muy prudente, muy sabio.
Fue un predicador itinirante por Italia.
En Francia conoció a Santa Colette, reformadora de la Orden de las Clarisas.
Estableció comunidades franciscanas.
Reune a campesinos cruzados en el nombre de Jesús para hacer desistir a Huniades. Belgradi estaba rodeada por los turcos pero los cruzados vencen.
Al final alzan los brazos a Dios pidiendo clemencia para Europa.
La victoria fue completa . Los cruzados se convierten en novicios que asisten a diario a misa con él y con los otros frailes.
Muchos soldados comulgaban.
La peste en el campamento de los cruzados acabars von su vida contagiado por ella.
Fue Nuncio Apostólico en Austria.
Predica en Polonia con gran fruto.
La batalla de Belgrado (1456 ) salvó a Europa de los musulmanes.
Canonizado por Alejandro VIII, en 1690. Le llamó el » Santo de Europa «

23 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 12, 35-38
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos».
Palabra del Señor. Gloria a TI, Señor Jesús.
Meditación
Jesús nos exhorta a la vigilancia: “tened ceñida la cintura y encendidas la lámparas”. Pero ¿qué significa vigilar? ¿Qué relación hay entre vigilar, servir y ser dichoso? Las palabras de Jesús en su subida a Jerusalén nos ayudan a comprender estos interrogantes.
Para no dificultar los movimientos del cuerpo, era necesario ceñirse la cintura, es decir, amarrar una tela alrededor del traje. Así con esta imagen, el Señor exhorta a estar siempre preparados para la acción, vigilando que no hayan impedimentos que obstaculicen una fe viva que se traduzca en servicio y caridad. Tener ceñida la cintura para movernos al encuentro del otro, en quien encontramos al Señor. Esto indica la necesidad de cultivar una actitud fundamental: la vigilancia para conquistar la libertad interior.
Cabe preguntarnos: ¿qué impide, interna y externamente, nuestra tarea de movernos en libertad hacia Dios y hacia los hermanos? Vigilar significa vivir responsablemente la vida, el tiempo, los talentos. La vigilancia no es vivir en el miedo o en la angustia; al contrario, se alimenta de la esperanza y la confianza en la fuerza de Dios que capacita para que podamos obrar el bien. Vigilamos porque conocemos que hay peligros que amenazan y que, como somos frágiles, podemos poner en riesgo los valores más preciosos que se nos han confiado. La vigilancia nos pide la prudencia, la responsabilidad, la lealtad a Dios que nos ha confiado tanto.
Vigilar para servir manteniendo las lámparas encendidas. No nos podemos descuidar ni relajar en el camino emprendido. Tener las lámparas encendidas y en lo alto, se hace el llamado del Señor a vivir con generosidad el compromiso de caminar junto a otros, en la familia, en el trabajo, en la comunidad, etc., siendo luz con nuestras palabras, actitudes y propósitos, movidos por la fe que alimenta nuestra esperanza: “Dichosos los siervos a quienes el señor, al venir, encuentre despiertos”.
Comenta el Papa Francisco: “Este Evangelio quiere decirnos que el cristiano es uno que lleva dentro de sí un deseo grande, un deseo profundo: el de encontrarse con su Señor junto a los hermanos, a los compañeros de camino. Y todo esto que Jesús nos dice, se resume en un famoso dicho de Jesús: «Dónde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón». El corazón que desea, todos nosotros tenemos un deseo. La pobre gente que no tiene deseos, deseo de ir hacia adelante, hacia el horizonte. Para nosotros cristianos este horizonte es el encuentro con Jesús, el encuentro precisamente con Él, que es nuestra vida, nuestra alegría, lo que nos hace felices”.
Con esto confirmamos que estamos llamados a “buscar y aspirar a los bienes de allá arriba”; y esto para nada es algo pasivo, quieto, estéril; al contrario, exige una actitud dinámica, comprometida y prudente.

22 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En el la despensa de a Caritas Parroquial de Santa Cruz nos habíamos quedado prácticamente sin existencias, después de repartir en los últimos meses casi tonelada y media de alimentos cada semana.

En cada reparto distribuimos productos procedentes de campañas propias desarrolladas en supermercados por los propios voluntarios de Caritas y en colaboración con distintas instituciones y empresas.

Este fin de semana – y en paralelo- se han realizado dos recogidas: una en los supermercados GADIS de Santa Cruz y otra través del Club de Leones en el Supermersdo Eroski de Matogrande en la que se pedía solo leche a los clientes.

Ahora nos hemos visto obligados a realizar nuevas campañas pues necesitamos cuantiosos recursos para seguir abasteciendo a las muchas personas necesitadas que dependen de nosotros.

Queremos dar las gracias a todos los que lo han hecho posible pues, a falta de un recuento más detallado, hemos reunido más de 120 cajas llenas de productos variados como pasta, arroz, aceite, tomate, conservas, así como productos de higiene para niños de los que tan faltas estaban nuestras arcas. Más de cinco toneladas que gracias a cientos de personas que han aportado su grano de arena ya están listas para su distribución.

Los amigos del Club de Leones, por su parte, también nos han hecho entrega de más de mil doscientos litros de leche que vienen a paliar la escasez que estábamos viviendo en este comienzo de curso.

Puede parecer mucho ¡ y lo es! pero simplemente alcanzará hasta fin de año. Esa es la razón de que en torno a las Navidades, como cada año, se realizará otra campaña que incluirá la petición de productos navideños.

GRACIAS POR VUESTRA CARIDAD

21 octubre, 2019
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 12, 13-21
En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia». Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?». Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.» Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: “¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha.” Y se dijo: “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida”. Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?”. Así será el que amasa riquezas para si y no es rico ante Dios».
Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
De camino a Jerusalén una persona pide a Jesús que medie en el reparto de una herencia; una cuestión delicada y, tantas veces, fuente de enemistades y tensiones. ¿Cómo responde el Señor? La ocasión se hace oportunidad para orientar a sus discípulos sobre la necesidad de conservar el corazón de toda codicia descubriendo el verdadero sentido de la vida.

“Mirad: guardaos de toda clase de codicia”. La invitación a vigilar el corazón ante la tentación del amor idolátrico al dinero, que es raíz de toda clase de males (Cfr., 1Tim 6,10), se hace recuerdo de lo que dice el autor sagrado: “Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente. También esto es vanidad” (Eclesiastés 5, 10).

El problema no está en tener algún tipo de bien para administrar sino en volvernos esclavos de los bienes materiales que enceguecen en corazón; cuando el dinero y los bienes ocupan en centro del corazón y de los intereses de la persona se pierde todo sentido de equidad, justicia y honestidad. La enseñanza sobre la correcta relación con los bienes materiales es clara en las palabras del Señor: “atesora bienes en el cielo”, “allí donde está tu tesoro está tu corazón”, nadie puede servir a Dios y al dinero”.

Es completamente engañoso pensar que los bienes aseguran la vida. Puede pasar que cuando una persona alcanza seguridades humanas, bienes, placeres y condiciones de bienestar y pone en esto su felicidad, no experimenta la necesidad de Dios, se puede ver encerrado en una esclavitud que le impide salir de sí para poder encontrarse con los otros, se le olvida que la vida es un periodo muy corto para trabajar por la eternidad. también constatamos personas que gozan de salud, bienestar y bienes que le permiten vivir holgadamente; sin embargo, no olvidan que se puede atesorar bienes para el cielo y son capaces de hacer buenas obras, trabajar honestamente y vivir la libertad frente a lo material.

Desde este perspectiva comprendemos la bienaventuranza “Dichosos los pobres de espíritu porque heredarán la vida eterna”; al respecto nos dice el Papa Francisco: “El Evangelio nos invita a reconocer la verdad de nuestro corazón, para ver dónde colocamos la seguridad de nuestra vida. Normalmente el rico se siente seguro con sus riquezas, y cree que cuando están en riesgo, todo el sentido de su vida en la tierra se desmorona. Las riquezas no te aseguran nada. Es más: cuando el corazón se siente rico, está tan satisfecho de sí mismo que no tiene espacio para la Palabra de Dios, para amar a los hermanos ni para gozar de las cosas más grandes de la vida. Así se priva de los mayores bienes”.

La parábola propuesta por el Señor confirma la necesidad de pensar en el sentido de la vida. El hombre rico de la parábola está encerrado en la preocupación de sus bienes que aumentarán de repente por causa de una cosecha abundante; para él la ecuación correcta es acumular para garantizarse la vida. Sin embargo, Jesús presenta dos conclusiones: la muerte es una clave para descubrir el verdadero sentido de la existencia y es posible volverse rico para Dios o según Él.

¿Cuáles son las motivaciones que mueven nuestros pensamientos y acciones?, ¿cuáles son los anhelos que descubrimos en nuestro corazón?, ¿qué es lo que definimos como seguridad y verdadero bienestar? Volvamos sobre el Evangelio y aprendamos con Jesús la verdadera libertad en nuestro existencia.

21 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Hija de Noto, un rey bretón.
Fue pretendida por un príncipe bretón, al que rechazó y decidió viajar a Roma y allí fue recibida por el papa Siricio, que la bendijo y consagró sus votos de virginidad.
Al regresar a Alemania
fue sorprendida por el ataque de los Hunos. Año 451. Atila se enamoró de ella pero Úrsula se resistió al mismo tiempo que otras jóvenes que se negaron a entregarse a los bárbaros.
Atila, de mal carácter, fuerte, quiso casarse con ella pero al ver estos hechos las mandó matar de la forma más dura, atravesadas por espadas.
En Colonia se levantaría una basílica dedicada a las 11.000 vírgenes, entre ellas , Úrsula.
En el cementerio de Colonia, se encontraron los restos de estas jóvenes.
En la » habitación de oro » se pueden ver sus huesos en la basílica de Santa Úrsula.
El Instituto de Ángela de Merici, ursulina , la tomó como Patrona de sus Obras.
En el siglo XIII las Universidades de la Sorbona, Coimbra, Viena la adopataron como Patrona.
Su historia emergió en el año 1106, cuando se descubrió una serie de huesos en el cementerio de Colonia.

21 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest