Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

24 octubre, 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12,49-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
En el evangelio de hoy encontramos algunas frases de Jesús que nos sorprenden y pueden llevar a la confusión. ¿Qué pretendió san Lucas al recoger estas sentencias? ¿Se contradicen estas expresiones con aquellas que nos muestran como fruto de la fe en el Señor los dones de la unidad, la paz y la reconciliación?

“He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya hubiera prendido!”
En muchos pasajes de la Escritura viene presentada la imagen del fuego como signo de purificación, iluminación, protección y transformación; Juan el Bautista anuncia que el Mesías bautizará con agua y fuego, refiriéndose al Espíritu Santo que descendió en Pentecostés bajo la imagen de lenguas de Fuego (Hch 2, 2-4). En la obra de San Lucas la presentación de la acción del Espíritu Santo en la vida de los creyentes es un tema fundamental, al punto de llamar el Libro de los Hechos de los Apóstoles, el evangelio del Espíritu Santo. El Señor Resucitado envía su Espíritu Santo que enciende el celo misionero de la Iglesia, un fuego que inquieta porque transforma al hombre desde su interior, recreándolo a la imagen de Jesús; es el fuego que ilumina el camino de la comunidad con la certeza de la presencia constante de su Señor. Es el fuego que saca al creyente de la pasividad, el conformismo, la dureza de corazón y la rutina de la fe sin obras. Es el fuego del Espíritu que inquieta el corazón del creyente y la comunidad lanzándolos a la fe que produce toda clase de buenas obras convirtiéndose en verdaderos testigos, impregnando todos los ambientes de la gracias de Dios.

A continuación el evangelio presenta la pregunta que puede confundir: “¿Creéis que estoy aquí para poner paz en la tierra? No, os lo aseguro, sino división.”. y entonces, ¿dónde queda la continua referencia al Señor que nos trae la paz?: “mi paz les dejo, mi paz les doy”, “él es nuestra paz”, “el Señor nos dará su paz”, “no te condeno, levántate y vete en paz”, etc.

Es un imperativo el creer que Jesús no quiere ni la división, ni la enemistad. Continuamente en el evangelio él habla de la necesidad del perdón, la reconciliación, el servicio y la fraternidad. San Lucas nos muestra cómo el anuncio de la Buena noticia de Jesús de Nazaret se hizo motivo de escándalo, persecución y división entre los judíos. Era inaceptable que uno de la familia o la comunidad se convirtiera al Nuevo Camino haciéndose discípulo del Nazareno; era traicionar la fe judía, la tradición de los padres e irse tras Aquel que se hacía “señal de contradicción” (Lc 2,34) .

Ésta ha sido la experiencia de muchos que en la historia han abrazado con radicalidad la fe. Recuerdo que cuando inicié el Seminario conocí la historia de un compañero que cuando le comunicó a su familia el deseo de ser sacerdote, todos le atacaron y no recibió el apoyo de ninguno de ellos; sin embargo, esa llama vocacional no se extinguía y lo animaba a seguir adelante. Sus padres que no eran católicos consideraban que su hijo había caído en el error, pero él avanzó hasta su ordenación sacerdotal.

por lo tanto, comprendamos, al meditar este pasaje del evangelio, que la experiencia de una fe auténtica nos lleva a dejarnos mover por el fuego del Espíritu que enciende nuestro ser, convirtiéndonos en testigos de su paz y de su caridad aun en medio de persecuciones y contrariedades.

24 octubre, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Exposición

Como cada jueves tras la celebración de la Santa Misa expondremos a Jesús Eucaristía en la Custodia para pedir por las Vocaciones sacerdotales y religiosas. Adorar el Santísimo Sacramento es reconocer la presencia real del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en el signo –sacramento quiere decir signo– del pan y del vino consagrados en el momento de la misa.

La adoración es la expresión de nuestro reconocimiento y de nuestra maravilla por lo que Cristo ha hecho por nosotros: antes de derramar su sangre para salvarnos, durante su última cena, nos ha dado su carne como alimento (Juan, 6). Desde ese momento Él está presente en medio de su pueblo, la Iglesia, todos los días y hasta el fin de los tiempos: “Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20)

Adorar, es, pues, ponerse en su presencia para dejar que el amor crezca en nosotros. La primera adoración del Cuerpo eucarístico de Cristo se hace en la celebración de la misa, de manera particular en el momento de la consagración y de la comunión pero la exposición y bendición con el Santísimo Sacramento que cada semana realizamos es un acto comunitario en el que está presente la celebración de la Palabra de Dios y el silencio contemplativo. Por eso en cada Exposición del Santísimo se proclama la Palabra de Dios para la reflexión personal.

La adoración puede dar la impresión de pérdida de tiempo, de algo inútil. Pero marcar así un alto en nuestras agendas repletas es como volver a poner las cosas en su sitio. San Juan Pablo II cuya fiesta litúrgica celebrábamos esta misma semana nos mostró el camino con esta oración:

“Señor Jesús, gracias por dar tu vida por mi, en la cruz y por dejarnos un memorial del don de ti mismo en la Sagrada Eucaristía. Señor, dame la gracia de siempre estar consiente de tu amor por mi y dame la oportunidad de visitarte con mas frecuencia en el Santísimo Sacramento, para de ahí tomar fuerzas y nutrirme de tu apasionado amor. Ayúdame a descubrir tu rostro en los pobres en los necesitados y responder a tu amor al amarlos y ayudarlos a ellos. Amen”

Lugar: Iglesia nueva de Santa Cruz
Día: Jueves
Hora: 19:30 hh.

24 octubre, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest