Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

10 julio, 2019

Lectura del santo evangelio según san Mateo 10,1-7

En aquel tiempo, Jesús, llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. Éstos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo, el publicano; Santiago el Alfeo, y Tadeo; Simón el Celote, y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: «No vayáis a tierra de gentiles, ni entréis en las ciudades de Samaria, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación
El capítulo 10 del Evangelio de Mateo es el inicio del sermón de la misión. Hoy se abordan tanto el llamado como el envío de los doce: “Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia”.

Jesús convoca a los doce apóstoles por su nombre para formar comunidad y así hacerlos partícipes de su misión. Al detenernos en el grupo de los doce nos encontramos con unos rasgos particulares. En primer lugar, la novedad del Maestro es que él elige; es él quien sale al encuentro de cada uno: «No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto» (Juan 15, 16). La vida cristiana es una elección divina, es decir, es el Señor que nos llama, y mediante el bautismo somos incorporados a la vida de la gracia, somos llamados a entrar en comunión con Él.

En segundo lugar, es importante resaltar que la gracia del llamado no viene dada por méritos sino por misericordia; lo encontramos en la personalidad y el carácter de cada uno de los apóstoles. Todos ellos vivieron un camino de seguimiento y transformación; el evangelio nos da testimonio del camino de fe que tuvieron que recorrer hasta asumir con generosidad y radicalidad la misión encomendada. Y por último, el Señor llama para que estén con él y para enviarlos. Quien es enviado debe comunicar lo que ha visto y oído, es decir, se hace testigo del amor y la ternura de Dios.

Explicando el texto el Papa Benedicto XVI escribe: “Los doce apóstoles son, de este modo, el signo más evidente de la voluntad de Jesús sobre la existencia y la misión de su Iglesia, la garantía de que entre Cristo y la Iglesia no hay contraposición: son inseparables, a pesar de los pecados de los hombres que componen la Iglesia. Y por tanto, no puede conciliarse con las intenciones de Cristo un eslogan que hace unos años estaba de moda: «Jesús sí; Iglesia no». El Jesús individualista es un Jesús de fantasía. No podemos encontrar a Jesús sin la realidad que Él creó y en la que se comunica”. Entre el Hijo de Dios, hecho carne y su Iglesia, se da una continuidad profunda, inseparable y misteriosa, en virtud de la cual Cristo se hace presente hoy en su pueblo”.
La conciencia de ser elegidos, amados y enviados por el Señor hace que también hoy nos sintamos responsables del anuncio del Evangelio en medio de los desafíos actuales que son exigentes; por ejemplo, la indiferencia religiosa, la costumbre en la fe que lleva a conformarse con una vida religiosa vaga, individualista y desconectada de la realidad y el ambiente consumista que pretende ahogar la sed de Dios.

Que cada uno de nosotros, en medio de los quehaceres diarios, podamos escuchar al Señor que nos llama y nos inquieta. Seamos testigos del Señor, proclamemos que hemos conocido y vivimos los valores del Reino de Dios; no nos avergoncemos de la gracia de conocer, amar y seguir al Señor. Animémonos a vivir la experiencia de comunidad buscando que la unidad venza la división, la indiferencia dé paso a la caridad, y la alegría del evangelio restaure nuestra esperanza.

10 julio, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En tiempos de tanto ruido y cambio, en los que a veces -sino la mayoría-, se nos hace difícil rezar y escuchar a Dios la Iglesia nos recomienda la Oración ante el Santísimo , como un ámbito privilegiado para estar con el Señor y escucharlo.

Deberíamos aprovechar todas las ocasiones en que podamos visitar al Señor – visitas al santísimo, eucaristías, adoraciones, etc…- y pasar un rato con Él, pues será momento de enriquecemos con el Amor de los Amores.

Jesús en el Huerto de los Olivos pidió a sus discípulos que estuvieran despiertos con Él en oración y al volver los encontró dormidos y les dijo “¿no pudisteis velar conmigo una hora? Velad y orad para no caer en tentación”.

San Alfonso María de Ligorio, escribió: «Entre todas las devociones, ésta de adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento es la mayor después de los sacramentos, la más apreciada por Dios y la más útil para nosotros». La Eucaristía es un tesoro inestimable: No sólo cuando celebramos la Eucaristía, sino también al estar ante ella fuera de la Misa, somos capaces de esta blecer contacto con las mismas fuentes de la gracia … »

Dondequiera que se haga oración, ya sea en un templo, en una capilla, en medio de la naturaleza, o en la casa, la idea es buscar un momento de tranquilidad, silencio, paz y permitirle al Señor que te hable a ti especialmente. Ésta es una práctica importante y seria en la vida espiritual de todo cristiano. Es recomendado para todos aquellos que quieren conocer mejor al Señor.

Por eso la parroquia cada semana invita a sus feligreses a participar en la exposición del Santísimo, viviendo un encuentro personal al tiempo que comunitario con el Señor, pidiendo por las intenciones particulares ynpor las de la parroquia e Iglesia, especialmente por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

El Papa Juan Pablo II en una de sus homilías, dijo: «Es hermoso estar con Él y, reclinados sobre su pecho como el discípulo predilecto (cf. Jn 13:25) y para sentir el amor infinito de su corazón. .. Si, en nuestro tiempo el cristianismo ha de distinguirse por el «arte de la oración», ¿cómo no sentir una renovada necesidad de pasar tiempo en conversación espiritual, en adoración silenciosa, en actitud de amor, ante Cristo presente en el Santísimo Sacramento? »

La Exposicion es una oportunidad magnífica para hacer ese silencio interior en el que el Señor nos habla especialmente. Esto se logra de variar maneras.

10 julio, 2019
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Como hemos anunciado en repetidas ocasiones este año se cumple el CL Aniversario de la construcción del templo de San Martín de Dorneda. Con tal motivo son muchas las actuaciones que hemos realizado en la iglesia para ponerlo en valor.

Hoy queremos agradecer a los compañeros y amigos de la TVGA la edición del vídeo que acompañamos en la que se muestran algunas de las mejoras llevadas a cabo. Se trata de un medio más para difundir el patrimonio cultural religioso que conserva y custodia la iglesia en nuestro hermoso municipio de Oleiros.

Esperamos sea de vuestro agrado

10 julio, 2019
4 Facebook Twitter Google + Pinterest