Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

8 julio, 2019

¿Qué es el Camino Coaching?

Es un Programa de reflexión combinado con el caminar.  Se desarrolla a lo largo de varias etapas en el entorno del camino de Santiago, como recorrido que acompaña en el viaje al interior de uno mismo en un espacio de inspiración, guía y regeneración.

Estar al aire libre en la naturaleza mejora nuestra auto-conciencia y aumenta nuestra capacidad sensorial  ya que  lo que vemos, oímos, pensamos  y sentimos se ajusta al ritmo del caminar.   ¿Por qué?   Porque caminar  permite ralentizar, incluso parar y considerar  donde está tu vida y hacia dónde te diriges.  El método mayéutico ya se aplicaba  en la antigua Grecia en la escuela de filósofos.

 

El Camino es personal

En este proceso, que es totalmente personal y confidencial cada persona partirá de su propio plan de mejora y crecimiento en habilidades y competencias del propio dia a dia también profesional. Cada participante llevará consigo su work book  del camino  donde podrá ir escribiendo  y revisando sus pensamientos sobre los puntos marcados al inicio.

 

El camino te habla: Durante el camino tendrás espacio y tiempo de inspiración para reflexionar en tu plan de mejora personal. Se trata de tener ese tiempo y espacio necesarios para la concentración  sobre nuestra vida y  sistema de valores interno.

El dialogo será entre el camino y tú mismo en tu propio viaje interior.

Tu Guía a pie te acompañará  y resolverá las dudas y cuestiones en la marcha  y al llegar al alojamiento podréis tener una conversación de ajuste de ideas.

 

¿Quienes somos?

Somos un equipo de profesionales especializados y certificados como coaches y además   amantes del Camino de Santiago.

Un resultado clave de la experiencia es llegar a concretar un plan de acción, con el apoyo necesario, para asegurarte de que puedes hacer los cambios que  quieres hacer cuando  volvamos a casa.

 

Metodología:

Estableciendo un espacio de pensamiento y guía para reflexión personal  grupal. Al final de las jornadas se realiza una revisión grupal  y  cada uno tendrá su propio cierre en su plan de  Acción individual. El participante cuenta con su Work book, guía  y el apoyo del coach

Comenzamos en Santa Cruz de Lians  donde tendremos un primer encuentro con explicación del método, entrega de materiales, work books  y guias, y al dia siguiente iniciaremos la primera de cuatro etapas hasta Santiago.

15 de julio:  Llegada a Oleiros

  • de julio: Oleiros a San Marcos (Abegondo) – 15 km
  • de julio: Abegondo- Sarandós- BRUMA  (12 KILÓMETROS)
  • De julio: BRUMA-SIGÜEIRO (20 KILÓMETROS)
  • De julio: SIGÜEIRO- SANTIAGO DE COMPOSTELA (16,1 KILÓMETROS)

Información y Contacto:

walkingcoaching2019@gmail.com

Clarisa Yesaki Vela

Noemí Merchán Yuste

 

8 julio, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Dios necesita gente atrevida. Dios necesita gente decidida. Dios esta buscando gente que ya no se quede postrada en una situación, sino que tome la palabra, la crea y la exhiba.

Hombres y mujeres auténticos son los que Dios necesita para cambiar las familias. Hombres vestidos de integridad, rectitud, honestidad y sobretodo llenos de la Presencia de Dios. Que no hacen lo que ellos quieren ni lo que el ambiente equivocadamente les indica, sino lo que la Palabra de Dios dice. Hombres y mujeres que doblan sus rodillas únicamente delante del Señor, para buscar cada mañana su dirección.

8 julio, 2019
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Mateo 9,18-26

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá.» Jesús lo siguió con sus discípulos.
Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: «¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado.» Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: «¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida.» Se reían de él.
Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca.
Palabra de Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.
Meditación.
El evangelio de hoy nos lleva a meditar dos milagros de Jesús; el primero, a favor de una mujer que padecía desde hacía doce años. El otro, a favor de una muchacha que acababa de fallecer. Jesús abre para estas mujeres un nuevo horizonte, curando, a través de la fe, la mujer considerada impura por sus hemorragias, venciendo la muerte y trayendo la paz a su familia que sufría.
El padre de la muchacha va a Jesús movido por su fe; el jefe de la sinagoga cree que Jesús tiene el poder de devolver la vida a su hija: “ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá”. Qué gran ejemplo nos ofrece este padre de familia. El amor a su hija y el dolor de su familia lo llevan a Jesús; tiene confianza en el poder de Jesús, cree que su presencia será capaz de cambiar las cosas.
La presencia del padre en la vida de esta familia cambió la historia. Cuánto poder tiene la oración de los padres sobre los hijos; un padre que, movido por su fe, intercede continuamente por sus hijos propicia el mejor de los bienes. Orar para pedir que se realice la voluntad de Dios en la vida de la familia. Pedir con humildad: “Señor, quiero traer mis hijos a ti, enséname como educarlos a tu manera, ayúdame a darle la dirección correcta”. Sí, aprender del testimonio del evangelio y entregar a los hijos en la manos de Dios. Todas las circunstancias y etapas son oportunidades para llevar la familia a Dios. Jesús tomó de la mano a la muchacha y la levantó. Que esta palabra se pueda cumplir en cada familia: podernos levantar de la mano del Señor.
También podemos aprender de la fe de la mujer hemorroisa. ¡Doce años de hemorragias! Un tiempo de exclusión y sufrimiento. Y al oír hablar de Jesús nació en ella la esperanza: “con sólo tocar su manto me salvaré”. Y así fue, se acercó a Jesús por detrás, tocó su manto, y quedó curada. Y Jesús le dice: “¡Animo, hija! Tu fe te ha salvado.”
Concluyamos esta meditación con las palabras del Papa Francisco: “El hombre o la mujer que tiene fe confía en Dios: ¡confía! Pablo, en un momento oscuro de su vida, decía: ‘Yo sé bien de quien me he fiado’ ¡De Dios! ¡Del Señor Jesús! Confiar: y esto nos lleva a la esperanza. Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y a la alabanza a Dios, el fiarse de Dios nos lleva a una actitud de esperanza. Hay muchos cristianos con una esperanza demasiado aguada, no fuerte: una esperanza débil. ¿Por qué? Porque no tiene la fuerza y la valentía para confiarse al Señor. Pero si nosotros cristianos creemos confesando la fe, también guardándola, haciendo custodia de la fe y confiando en Dios, en el Señor, seremos cristianos vencedores. Y esta es la victoria que ha vencido al mundo: ¡nuestra fe!”.

8 julio, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest