Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

13 abril, 2019

Es tradición en los templos de nuestra parroquia que algunos vecinos dejen a sus puertas Ramos de Olivo para que todos los feligreses puedan portarlo para celebrar la entrada solemne en la iglesia recordando la de Jesús en Jerusalén. Se trata de una buena acción pues no todos tienen la oportunidad de comprarlos o prepararlos.

En el caso de San Pedro de Nos, aquellos que lo regalan invitan a que, quienes así lo deseen, ofrezcan a cambio una limosna que destinaremos a Caritas de Valencia-Venezuela, con la que estamos hermanados. Por su parte, en Santa Cruz, la Hermandad de Venezolanos de Galicia, han organizado una colecta con el mismo fin.

El reparto de ramas de olivo responde a que el primer día de celebración de la Pascua conmemora la subida de Jesucristo a Jerusalén. El olivo simboliza la victoria, en este caso la resurrección de Cristo al tercer día de ser crucificado. El día de Ramos guarda en sí los dos misterios y los manifiesta.

Benedicto XVI nos recuerda
“El Domingo de Ramos es el gran pórtico que nos lleva a la Semana Santa, la semana en la que el Señor Jesús se dirige hacia la culminación de su vida terrena. Él va a Jerusalén para cumplir las Escrituras y para ser colgado en la cruz, el trono desde el cual reinará por los siglos, atrayendo a sí a la humanidad de todos los tiempos y ofrecer a todos el don de la redención.”

Día: Domingo de Ramos
Hora:
⁃ 10:00 hh. San Martín de Dorneda
⁃ 10:45 hh. San Pelayo de Montrove
⁃ 11:30 hh. Santa Cruz
⁃ 12:30 hh. San Pedro de Nos
⁃ 12:30 hh. Santa Eulalia de Liána

13 abril, 2019
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Juan 11,45-57

En aquél tiempo, muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él. Pero algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús. Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín y dijeron: – «¿Qué hacemos? Este hombre hace muchos signos. Si lo dejamos seguir, todos creerán en él, y vendrán los romanos y nos destruirán el lugar santo y la nación.» Uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: – «Vosotros no entendéis ni palabra; no comprendéis que os conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera.»

Esto no lo dijo por propio impulso, sino que, por ser sumo sacerdote aquel año, habló proféticamente, anunciando que Jesús iba a morir por la nación; y no sólo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos. Y aquel día decidieron darle muerte. Por eso Jesús ya no andaba públicamente con los judíos, sino que se retiró a la región vecina al desierto, a una ciudad llamada Efraín, y pasaba allí el tiempo con los discípulos. Se acercaba la Pascua de los judíos, y muchos de aquella región subían a Jerusalén, antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús y, estando en el templo, se preguntaban: – «¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?» Los sumos sacerdotes y fariseos habían mandado que el que se enterase de dónde estaba les avisara para prenderlo.

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Luego de la resurrección de Lázaro en Betania, el evangelio de hoy nos muestra el panorama de la gente; muchos judíos creyeron en Jesús, pero otros lo denunciaron ante las autoridades. Proféticamente el sumo sacerdote Caifás aconseja que “Es mejor que un solo hombre muera por el pueblo, y no que la nación entera perezca”.
Se vislumbra, entonces, que la pascua de Jesús está cerca y ante la compleja situación, “aquel día decidieron darle muerte”. Al respecto comenta el Papa Benedicto XVI: “Jesús, en su anuncio y en toda su obra, había inaugurado un reino no político del Mesías y comenzado a deslindar los dos ámbitos hasta ahora inseparables. Pero esta separación entre política y fe, entre pueblo de Dios y política, que forma parte esencial de su mensaje, sólo era posible en última instancia a través de la cruz: sólo mediante la pérdida verdaderamente absoluta de todo poder externo, del ser despojado radicalmente en la cruz, la novedad se hacía realidad. Sólo mediante la fe en el Crucificado, en Aquel que es desposeído de todo poder terrenal, y por eso enaltecido, aparece también la nueva comunidad, el modo nuevo en que Dios domina en el mundo. Pero eso significa que la cruz respondía a una “necesidad” divina y que Caifás, con su decisión, fue en último análisis el ejecutor de la voluntad de Dios, aun cuando su motivación personal fuera impura y no respondiera a la voluntad de Dios, sino a sus propias miras egoístas”.

Los signos y milagros obrados por Jesús que debieron convertirse en acreditación de su misión, se convirtieron en el detonante para pasar de la conspiración a la decisión de acabar con él. Como escribe un autor para hablar de la paradoja del ser humano: “mientras Dios busca la forma de bendecir al hombre, el hombre no piensa en otra cosa que en sacar a Dios de su mundo. Y tristemente, esto es lo mismo que sigue pasando en nuestros días”.

Hemos llegado a la Semana Mayor para contemplar con el Misterio de Salvación. Como profetizaba Isaías: «¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado. El ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus heridas hemos sido curados” (Isaías 53,4-5).
Esta Palabra nos ayuda a mover nuestras voluntades al encuentro con el amor de Dios manifestado en Jesucristo; ante nuestros ojos han acontecido tantos signos de la grandeza del Señor, pero el don por excelencia lo encontramos en el poder del Crucificado, en su donación total, en el camino que nos abre hacia una vida nueva. No lleguemos a la Semana Santa con el corazón acostumbrado; entremos en este tiempo con el corazón dispuesto y dejémonos sorprender por el Señor.

P. John Jaime Ramírez Feria

13 abril, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest