Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

13 marzo, 2019

En el marco de las actividades culturales que la parroquia ofrece a lo largo del curso el juez D. Jose Antonio Vazquez Taín ofrecerá una Charla Coloquio en los salones parroquiales de Santa Cruz a las 20:00 hh.

El Juez Tain disertará sobre las distancia entre las Administraciones y los ciudadanos, quien está al servicio de quién y la necesidad de mejora de las mismas.

Cuando la parroquia le trasladó la invitación a participar insistió en que más que una conferencia se trararia de un encuentro en el que le “encantaría que los asistentes le interrumpiesen con preguntas”.

“El juez Taín no es un juez corriente. Especialmente conocido por ser colaborador con cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y por la amabilidad que desprende con los medios. Sorprende su humildad en el trato cuando hablamos del instructor del caso Asunta y del robo del Códice Calixtino, así como del peligroso cartel de Vilagarcía de Arousa, la que fuera capital del narcotráfico gallego.

El juez, que también colaboró en la instrucción del accidente del Alvia que dejó 80 muertos, es cinturón marrón de yudo y escritor de cierto éxito de unas novelas cuyas tramas dicen que recuerdan demasiado a casos en los que él mismo ha trabajado” Cfr. El mundo

José Antonio Vázquez Taín (La Merca, Orense, 1968), es un juez español, uno de los más populares,

Su infancia y juventud transcurrió en la ciudad de Orense. Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela. Destinado en 1999 al Juzgado de Instrucción n.º 1 de Vilagarcía de Arousa, destacó por su persecución del narcotráfico.

En enero de 2013 publicó su primera novela, A lenda do santo oculto. A la que siguieron
• Santiago. La leyenda del santo oculto, 2013.
• Al infierno se llega deprisa, 2014.
• Matar no es fácil, 2015.
• El mar sin fondo, 2016.

 

13 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11,29-32

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles: «Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación. Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Cuando sea juzgada esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Una palabra fuerte de Jesús a los fariseos y escribas que pedían señales pero no creían en ellas, se hace una oportunidad propicia para renovar el llamado a la conversión que se nos hace en esta cuaresma.

Los fariseos querían que Jesús realizara un signo, es decir, que se sometiera a su voluntad. Jesús les revela que así como para los ninivitas, Jonás fue un signo que los movió a la conversión, Jesús es el signo por excelencia del llamado de Dios a la vida Nueva; con su pasión, muerte y resurrección, él es el testimonio viviente. La fe no se fundamenta en los milagros sino en la persona de Jesucristo que salva.

Dice el Papa Francisco: «En este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios ‘de todo corazón’, a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor… es necesario renacer nuevamente de lo alto, renacer al amor de Dios. La Cuaresma es un camino que en verdad requiere empeño, como es justo que sea, porque el amor es comprometido. La dificultad de atravesar el desierto forja una esperanza fuerte, al recordar el paso del pueblo de Israel por el desierto”.

Así, confirmamos que la conversión es un llamado positivo; no se trata de pensar en lo que debemos dejar sino en lo que nos espera, en lo que ganamos. La conversión es un llamado profundo que nos mueve a encontrarnos con el amor misericordioso de Dios, manifestado en la persona de Jesucristo; él amándonos hasta el extremo dio su vida por nuestro rescate. Ha venido a darnos la vida verdadera, como profetizaba Isaías: “por sus heridas hemos sido curados”. La conversión es una experiencia personal con Jesucristo resucitado que nos invita a emprender un camino siempre nuevo. Entonces se suscita una respuesta: “el deseo de abrazar su voluntad, de ofrecer el corazón contrito y humillado, de volver a él sin reservas”.

Que en esta cuaresma que estamos recorriendo el Espíritu Santo nos conduzca a la renovación de nuestra fe para que nuestra respuesta se convierta en fuente de renovación interior y de gestos verdaderos de caridad y fraternidad. Preguntémonos: “Ante el anuncio del amor personal de Dios ¿cuál es nuestra respuesta?
P. John Jaime Ramírez Feria

13 marzo, 2019
0 Facebook Twitter Google + Pinterest