Inicio Evangelio del día Evangelio del miércoles, 6 de febrero de 2019

Evangelio del miércoles, 6 de febrero de 2019

6 febrero, 2019

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 6,1-6

Salió de allí y vino a su patria, y sus discípulos le siguen. Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es esta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, Joset, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él. Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio.» Y no podía hacer allí ningún milagro, a excepción de unos pocos enfermos a quienes curó imponiéndoles las manos. Y se maravilló de su falta de fe.

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Jesús va a Nazaret y su gente no lo acepta. De la admiración pasan a la duda hasta llegar a la indiferencia. Esta reacción nos permite preguntarnos si hemos dado el paso a una fe madura que nos lleva a adherirnos existencialmente a Jesús y a su Palabra.

La gente de Nazaret se siente atraída por esa manera nueva de enseñar de Jesús pero se escandaliza porque él es uno de ellos; lo han visto crecer, compartir las costumbres, construir amistades e ir a la Sinagoga. Saben quiénes son sus familiares y, aunque perciben que es uno de ellos, tienen dificultad para creer. Es como si se dijeran: “para hablar de las cosas de Dios no puede ser igual a nosotros”; se preguntan: “¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos? El muro de la duda se levanta ante ellos y el corazón se cierra a la novedad de la enseñanza de Jesús que viene confirmada con sus signos y milagros.

Y Jesús sabe muy bien que “nadie es profeta en su patria”. Y porque no se han abierto a la fe, él no puede hacer nada en su propia comunidad. Esta experiencia no lo lleva a renunciar a la misión encomendada; el “rechazo” lo lleva a abrirse nuevos caminos porque la dinámica del anuncio de la Buena Nueva no se puede detener.

Al meditar este pasaje del evangelio podemos hacer dos miradas; en un primer momento la mirada interior que nos permita ver cómo es nuestra fe; sabiendo que el Señor es cercano, se ha hecho semejante a nosotros, ha querido compartir nuestra historia y continúa caminando en la vida de la comunidad. ¿Nos quedamos sólo en los signos milagrosos que hemos escuchado que él hace? ¿Hemos dado el paso personal de la fe, reconociendo, aceptando y siguiendo a Jesús que vino a salvarnos? Al preguntarnos esto brota una necesidad: pedir insistentemente la gracia de la fe, don de Dios que abre nuestro corazón a la novedad cotidiana del Salvador. Sí, pedir el don de la fe para vencer las dudas, la inseguridad, las espesas tinieblas que no nos dejan ver y nos producen miedo y desaliento. Necesitamos una fe viva y dinámica que nos impulse a ser comunidad y a ser profetas, es decir, portadores de la Buena Nueva. Necesitamos una fe transformante que nos aliente a permanecer con valentía en la vida de Dios. Necesitamos una fe que se haga celebración y que no sea un añadido sino una experiencia vital, una realidad que da sentido a la cotidianidad.

La otra mirada que podemos hacer es aprender de Jesús a no desanimarnos en la misión que se nos ha confiado. Jesús, ante el rechazo de los suyos, se abrió a nuevos caminos. Como él, tengamos fijo el corazón en quien nos sostiene, nos anima y nos capacita. Vivamos cada día con la certeza de haber elegido servir al Señor desde y con lo que hacemos cada día. Así nos lo aconseja la Carta a los Hebreos: “Fortalezcan las manos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes, y caminen por una senda llana. Busquen la paz con todos y la santificación, sin la cual nadie verá el Señor. Procuren que nadie se quede sin la gracia de Dios, y que ninguna raíz amarga rebrote y haga daño, contaminando a muchos” (Hbr. 12, 11-15).

P. John Jaime Ramírez feria

También te puede interesar