Inicio Archivos mensuales
Archivos mensuales

octubre 2018

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,22-30

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacía Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando.
Uno le preguntó: «Señor, ¿serán pocos los que se salven?»

Jesús les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: «Señor, ábrenos»; y él os replicará: «No sé quiénes sois.» Entonces comenzaréis a decir: «Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas.» Pero él os replicará: «No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados.» Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.»

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Meditación
Jesús es el caminante que, en su subida a Jerusalén, tiene clara la meta que está dispuesto a abrazar: la pasión, muerte y resurrección. Las enseñanzas del Maestro despierta preguntas de la gente: “¿es verdad que son pocos los que se salvan?» es la pregunta que refleja la inquietud por la salvación; una pregunta siempre actual que no podemos evitar.

La respuesta del Señor nos presenta la necesidad de “esforzarnos en entrar por la puerta estrecha”. ¿Qué significa esta puerta estrecha? ¿De qué se trata? Jesús ya ha presentado cuál es esa puerta estrecha: el camino de las bienaventuranzas. Es la puerta de la conversión que se abre a la vida que el Señor ofrece desde el sacrificio de la cruz. Él ha recorrido este camino desde la obediencia a la voluntad del Padre Dios; también nosotros debemos seguir sus pasos. Es el camino que conduce a la puerta estrecha porque el Evangelio es exigente y radical. Exige una respuesta generosa que va más allá de tener su nombre en nuestros labios, y de exterioridades.

Esta es la puerta estrecha. Es la nueva mirada sobre la salvación que Jesús comunica. Por eso el imperativo del Señor: Luchen, es decir, esfuércense en el caminar. Al deseo de salvación le sigue el ponernos en camino para ser de Cristo. No cabe en esto improvisaciones, acomodaciones o lecturas reducidas de la salvación. Quién se encuentra con el Señor Resucitado descubre que él no quiere una parte sino que lo quiere todo; la respuesta de fe no es a medias o por intereses particulares.

Así esta respuesta del Señor no es una invitación al miedo, a la angustia o a la desesperanza. Al contrario es una palabra que nos mueve al compromiso concreto. Jesús dice a sus discípulos y a la gente, que sube con él a Jerusalén, que no basta con ir a su lado como multitud o experimentar admiración por su palabra o sus milagros; es necesario realmente pertenecerle buscando vivir para su agrado.

Al meditar de nuevo este pasaje del evangelio actualicemos el llamado que el Señor nos hace a seguirlo. Como seres humanos buscamos seguridad, evitar riesgos y tener todo bajo control. Y ¿qué asegura nuestra salvación? No existe una aseguradora que nos venda la garantía de la salvación; es necesario esforzarnos por conservar vivamente el don de la fe que se nos ha dado viviendo en la sintonía de la voluntad de Dios. Y esto es para hacerlo hoy.

31 octubre, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

La Solemnidad de Todos los Santos se celebra el jueves, 1 de noviembre. Es DÍA DE PRECEPTO, y por tanto el horario de Misas será el de los domingos.
En este día la Iglesia celebra a manera de fiesta solemne a todos aquellos difuntos que, habiendo superado el purgatorio, se han santificado totalmente, han obtenido la visión beatífica y gozan de la vida eterna en la presencia de Dios. Por eso es el día de «todos los santos.

El día 2, Conmemoración de los Fieles difuntos, no es día de Precepto.
La Conmemoración a los Fieles Difuntos, generalmente llamada Día de los Muertos o Día de los Difuntos o El día de las ánimas, es una celebración que se realiza el 2 de noviembre complementando al Día de Todos los Santos, cuyo objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de Purificación en el Purgatorio

Los días 1 y 2 de noviembre se puede ganar la indulgencia plenaria si se cumplen los siguientes requisitos:
• Exclusión de todo afecto a cualquier pecado, incluso venial.
• Confesión y comunión.
• Oración por las intenciones del Papa (un Padrenuestro y un Credo).
• Realizar una buena obra. En este caso, la Iglesia señala que ha de ser la visita a un cementerio para rezar por los difuntos

Horarios de misa:

Día 1: Solemnidad de todos Los Santos
10:00 San Martín de Dorneda
10:45 San Pelayo de Montrove
11:30 Santa Cruz
12:30 San Pedro de Nos
12:30 Santa Eulalia de Liáns

Día 2: Conmemoración de Todos los fieles difuntos
18:00 Dorneda
19:00 Santa Cruz
19:00 San Pedro de Nos
20:00 San Pelayo de Montrove

31 octubre, 2018
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Tal y como ya es preceptivo, el pasado fin de semana tuvo lugar la celebración del Día de las Misiones en nuestras parroquias de la localidad, una cita en la que se volvió a demostrar la gran solidaridad de los fieles y una vez más, como viene siendo habitual, la colecta superó a la de la edición anterior.

Fruto de la citada solidaridad y del compromiso con aquellos que más lo necesitan, el total de la aportación de los fieles que acuden a los distintos templos de de san Martín de Dorneda, san Pedro de Nos, san Pelayo de Montrove, santa Eulalia de Liáns y la Iglesia nueva de Santa Cruz en las eucaristías, juntamente con donativos en los días siguientes, se elevó a 1772 €, cantidad de la que se hará entrega en la nueva sede de la Delegación de Misiones en La Coruña.

Una vez más, agradecer a todos vuestra generosidad al tiempo que pedir que nuestra oración por las misiones y los misioneros no quede reducida a una limosna si no a una oración constante por ellos y, al tiempo, que una llamada a ser nosotros mismos misioneros en nuestra realidad. Que San Francisco Javier y Santa Teresita de Lisieux intercedan por nosotros.

San Pedro de Nos: 180 €
San Pelayo de Montrove: 142 €
San Martín de Dorneda: 200 €
Santa Eulalia de Liáns: 100 €
Iglesia nueva de Santa Cruz: 950 €
MM Capuchinas: 200 €

30 octubre, 2018
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,18-21

En aquel tiempo, decía Jesús: «¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas.» Y añadió: «¿A qué compararé el reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta.»
Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús
Meditación
En el camino que conduce a Jerusalén, Jesús se ve rodeado de una gran multitud que se siente atraída por sus signos y por sus palabras. El Señor propone su Palabra a sus discípulos confiándoles el camino del dolor y la cruz que acontecerá y que se convertirá en la razón que sostendrá su fe y su esperanza haciéndolos testigos.

El Reino no es algo abstracto, no es una idea; es la presencia viva del Señor que transforma y da vida. Este reino viene comparado con el “grano de mostaza” y con la “levadura”; estas dos realidades se caracterizan por su dinámica interior que produce un crecimiento extraordinario. El grano de mostaza debe ser enterrado (morir) para convertirse en árbol (dar vida). El reino de Dios es la Persona de Jesucristo que se ha hecho pequeño; “hombre semejante a los hombres, menos en el pecado”; dice San Pablo “Él de condición de divina no hizo alarde de su categoría de Dios, al contrario, se anonadó rebajándose hasta la muerte y la muerte de cruz”. Es el grano de trigo que se entrega y levantado, en su resurrección, da vida y seguridad. Es el grano que muere para producir fruto abundante.

De igual manera, la comparación del Reino a la levadura que se esconde en tres medidas de harina conduce a comprender que el crecimiento exige tiempo y proceso. La levadura se convierte en la figura del Evangelio que viene acogido en la Iglesia y en el corazón de cada creyente; es la afirmación de la necesidad de recibir la fuerza de la Palabra del Señor, capaz de hacer crecer la masa. Sí, aceptar, acoger y dejar que la Palabra nos haga crecer desde dentro.

Con dos comparaciones, el Señor nos enseña cómo actúa su gracia y cómo es importante reconocer el valor de las pequeñas realidades de la vida. En lo más sencillo de la historia y en nuestra cotidianidad la presencia de Jesucristo resucitado garantiza que en nosotros se dé un auténtico crecimiento que produce fruto abundante en toda las dimensiones de la existencia. La fuerza de la fe inquieta al compromiso, hace morir al inconformismo y a la desidia espiritual, genera transformaciones en lo personal y comunitario. Si nos viéramos estancados en el crecimiento humano y espiritual tendríamos que preguntarnos si estamos colaborando con la gracia de Dios; porque el creer con autenticidad nos lleva a saber que la medida que debemos alcanzar es grande.

Así podemos decir que el cristiano se convierte en grano de mostaza que da su vida cada día y se compromete siendo levadura que fermenta las realidades que le son confiadas con los valores del Evangelio.

30 octubre, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,10-17

Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga. Había una mujer que desde hacia dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y andaba encorvada, sin poderse enderezar.
Al verla, Jesús la llamó y le dijo: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad.» Le impuso las manos, y en seguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios.

Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la gente: «Seis días tenéis para trabajar; venid esos días a que os curen, y no los sábados.»

Pero el Señor, dirigiéndose a él, dijo: «Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata del pesebre al buey o al burro y lo lleva a abrevar, aunque sea sábado? Y a ésta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no había que soltarla en sábado?»
A estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba de los milagros que hacía.

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación
Jesús, en sábado, cura a una mujer enferma, encorvada que por dieciocho sufría por causa de un espíritu. La acción misericordiosa del Señor provoca una reacción negativa que proclama la obligatoriedad de la ley por encima de la caridad.

Detengámonos en las actitudes del Señor; él va de camino y es capaz de detenerse ante el sufrimiento de aquella mujer, reconoce su dolor físico y espiritual y, movido por la compasión, la ve con amor, la llama, se aproxima y con el poder de su Palabra la libera: “y en seguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios”.

El detenernos y contemplar la persona de Jesús, despierta en nosotros la admiración y nos inquieta. En primer lugar porque en el camino de nuestra vida hemos experimentado aquella actitudes del Señor que nos ha liberado; también hoy resuena en nosotros: “quedas libre de tu enfermedad”. Sí, él también hoy nos dice: he venido para liberarte toda esclavitud moral, emocional o espiritual, él está para salvarte dándote la vida verdadera y la libertad plena. Podríamos decir que él viene para que podamos asumir una postura recta con un nuevo obrar, un nuevo pensar y un nuevo sentir tocado por la compasión de Dios. En segundo lugar, el evangelio nos mueve a continuar la acción del Señor en la comunidad reproduciendo sus sentimientos. Un cristiano no se queda encerrado en una experiencia individual; el Evangelio inquieta ante el dolor de los hermanos, libera de las indiferencias y despierta el deseo de salir al encuentro con el otro. Cuánto tenemos para aprender del Señor.

La otra cara que nos presenta el evangelio de hoy es la reacción del jefe de la sinagoga, furioso porque Jesús curaba en sábado; el sometimiento a la Ley del sábado tenía que primar. Como lo importante era cumplir la Ley no era posible liberar la mujer sometida, encorvada y excluida. Una sumisión justificada por la religión basada en el cumplimiento de las normas. Y, ¿dónde estaba el espacio para la compasión?

La reacción de la gente que “se alegraba de los milagros que Jesús hacía”, es una expresión del gozo que surge al ser testigos del bien. La verdadera compasión que libera, alza y da vida siempre producirá alegría. Que al leer este pasaje del evangelio recordemos que tenemos siempre una deuda entre todos, la deuda de la caridad, que siempre nos debe inquietar y mover hacia los demás.

29 octubre, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

En la Iglesia la atención a los que sufren ha de ser una prioridad. Si bien es cierto que la atención a aquellos que están pasando en su vida apuros económicos esta bien encauzada a través de Caritas, faltaríamos a la verdad si dijésemos que la Pastoral de Enfermos que ofrecemos desde la parroquia es suficiente.

Las personas que se ocupaban de este ministerio parroquial ya no pueden ejercerlo con la misma dedicación que antes por lo que se necesita savia nueva que tenga esta inquietud de atender a Cristo Sufriente.

La Pastoral de la Salud se concibe como una consecuencia de vivir la Iglesia, es decir como expresión de la vida de la comunidad, integrada a su vez por todas las personas en sus distintas situaciones vitales.

Por tanto, la finalidad de la Pastoral de la Salud es impulsar la propia vida de la comunidad y estar al servicio de aquellos que por diversas causas están sufriendo.

Sus objetivos fundamentales son:
• Recuperar la dimensión sanante de la experiencia cristiana.
• Ayudar a las personas con enfermedades de cualquier tipo a vivir saludablemente la enfermedad y la muerte
• Responsabilizarse de que las personas con enfermedad o discapacidad tengan la misma accesibilidad que cualquier otro miembro de nuestra comunidad a los servicios pastorales.

La actividad que deberían estar dispuestos los voluntarios a ofrecer es diversa:
• Atención y acompañamiento a los enfermos y sus familiares y cuidadores, en sus domicilios,  centros gerontológicos y socio-sanitarios.
• Preparación de las actividades del Día y la Pascua del Enfermo y demás días significativos.
• Encuentros de formación.
• Reuniones mensuales.

La Pastoral de la Salud tiene como objeto prolongar la acción de Jesús con los enfermos, como expresión de la ternura de Dios hacia quien sufre o como vivir y superar esta situación.

Quien este interesado en formar parte de nuestro grupo, que se ponga en contacto con nuestro párroco o bien diríjase al Despacho parroquia donde les ofrecerán toda la información requerida.

29 octubre, 2018
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

La Iglesia nueva de Santa Cruz es un templo concebido sin Imágenes, que tan solo alberga en su interior la preceptiva Cruz, a la que está consagrada, y de la Virgen Santísima. A lo alegó de los años, la piedad popular ha querido que adquiriésemos otras imágenes que puntualmente son expuestas durante celebraciones especiales y luego retiradas del templo.

Con motivo de conmemoraciones especiales -como el Año de la fe- en el presbiterio colgamos el Credo de los Apóstoles, como un signo de comunión. Con toda la Iglesia. Este año queremos intensificar la piedad eucarística entre todos los fieles por lo que estamos poniendo en valor algunas de las numerosas devociones eucarísticas que la Iglesia recomienda: saludar al Señor al entrar y salir del templo, las visitas al sagrario, la exposición del Santísimo, horas santas, etc..

Con tal motivo hemos puesto sobre la puerta de la Capilla del Santísimo una imagen en forja de la Ultima Cena, para poner en valor dicha Capilla -que con frecuencia pasa inadvertida para muchos fieles que visitan el templo- en la que falta la figura de Jesús.

Se trata de una sencilla catequesis pues Jesús -no su figura, si no El mismo, con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad- está realmente presente en el Sagrario que custodia la capilla. Esta imagen estará expuesta todo el curso para invitar a visitar a Jesús sacramentado.

28 octubre, 2018
3 Facebook Twitter Google + Pinterest
Marta Villar: Solidaridad en Oleiros
Marta Villar: Solidaridad en Oleiros
Marta Villar: Solidaridad en Oleiros
Marta Villar: Solidaridad en Oleiros

En la tarde de ayer, ante un auditorio abarrotado, la reconocida periodista del La Opinión de La Coruña disertó en los salones parroquiales de Santa Cruz sobre la solidaridad en Oleiros.

Durante su intervención fue detallando la labor de diversas instituciones que trabajan en el ámbito de los servicios sociales -Club de Leones, Banco de Alimentos, Concello de Oleiros y la propia Caritas de Santa Cruz- en un acto organizado por las mismas personas que reciben asistencia de esas mismas instituciones.

El coloquio finalizó con un turno de preguntas donde numerosos asistentes realizaron diversas preguntas y ofrecieron emocionantes testimonios sobre la acogida que reciben de las distintos entes que trabajan en nuestro ayuntamiento.

Al término del acto, los numerosos asistentes y los ponentes del acto compartieron una copa de vino español, que para nosotros tiene tanta importancia como la misma conferencia, ya que el objetivo de esta actividad es la
Integración de todos los asistentes a Caritas en la vida parroquial como miembros activos de la misma.

La participación de los propios usuarios es una herramienta para la inclusión social en la vida parroquial. Comenzó siendo una experiencia piloto – hoy una realidad- que se asentaba sobre una perspectiva eminentemente práctica, orientada a la generación de nuevas oportunidades para la profundización de espacios de participación fundamentalmente primero a escala parroquial y después local.

Desde esa perspectiva, las líneas de este proyecto pretenden socializar los beneficios de la participación entre los diferentes actores que pueden/deben abanderar su propio proceso de integración social

27 octubre, 2018
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Cerca de un centenar de personas participó ayer en una jornada sobre la solidaridad que se celebró en el salón parroquial de la iglesia de Santa Cruz, organizada por Cáritas. El acto incluyó intervenciones de usuarios de esta institución, emigrantes que acaban de llegar de Venezuela, y una conferencia sobre las organizaciones solidarias en este municipio a cargo de la periodista de LA OPINIÓN Marta Villar.

Entre los asistentes al acto se encontraban representantes de colectivos como el Voluntariado de Oleiros y Servicios Sociales del Ayuntamiento, Cáritas, el Club de Leones, el Banco de Alimentos Rías Altas y la ONG Renacer. Usuarios de Cáritas fueron los encargados de presentar el acto, además de realizar intervenciones como interpretaciones de piezas musicales. Al finalizar el encuentro, hubo tiempo para realizar un debate, intercambio de ideas y tomar unos pinchos.

Fuente: La Opinión de A Coruña

27 octubre, 2018
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,1-9

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.»

Y les dijo esta parábola: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: «Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?» Pero el viñador contestó: «Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas.»»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Meditación

Continuamente estamos recibiendo información que no siempre viene evaluado su significado; unas veces nos sugiere inquietudes, otras veces ante ellas permanecemos indiferentes. Aquellos que se acercaron a Jesús quisieron contar al Señor una noticia acompañada por prejuicios que les llevaba a hacer una lectura sesgada y limitada.

La lectura que Jesús da se hace ocasión para enseñar que se lean los hechos con otros ojos y se puedan hacer conclusiones aplicables para la vida; enseña que es necesario liberarse de prejuicios, estereotipos y señalamientos para acercarnos a la realidad de los demás; ellos pensaban que esa tragedia era un castigo de Dios porque consideraban a los galileos como personas que habían corrompido la religión; pero el Señor los invita a ir más allá: es necesario descubrir las enseñanzas que sacamos de los acontecimientos de la vida de cada día. ¿Cómo nos dejamos interpelar por las hechos que acontecen a nuestro alrededor? ¿Somos capaces de abrirnos a la verdad de los acontecimientos?

Entonces, Jesús con una parábola invita a pensar en la necesidad de descubrir el proyecto de Dios. «Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, fue a buscar fruto en ella y no lo encontró”. Sin embargo, la parábola continúa mostrando la misericordia del viñador que pide más tiempo para abonar la viña para que dé fruto y no sea cortada.

Dice el Papa Francisco: “No es fácil entender este comportamiento de la misericordia, porque estamos acostumbrados a juzgar: no somos personas que dan espontáneamente un poco de espacio a la comprensión y también a la misericordia. Para ser misericordiosos son necesarias dos actitudes. La primera es el conocimiento de sí mismos: saber que hemos hecho muchas cosas malas: ¡somos pecadores! Y frente al arrepentimiento, la justicia de Dios… se transforma en misericordia y perdón. Pero es necesario avergonzarse de los pecados”.

Hoy el Señor nos invita a liberarnos de la mirada enjuiciadora de los demás, como si nosotros no nos equivocáramos; nos lleva a pensar que el mejor camino es el de la misericordia y la paciencia para con los demás como lo hace Dios con nosotros. Tenemos que tener en alta estima el llamado que el Señor nos hace a convertirnos y a dejar de juzgar a los demás. Miremos cómo estamos ante Dios y cómo los acontecimientos de dolor y de sufrimiento de los demás nos mueven a la compasión, la oración y la búsqueda del bien. Esto es en verdad un camino que nos lleva a crecer en la confianza a Dios que es misericordioso con todos.

27 octubre, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Entradas más actuales