Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

8 septiembre, 2018

Este domingo durante las fiestas patronales de Vilanova de Arousa, al término de la Santa Misa el sacerdote diocesano De Santiago D. Juan Ventura Martinez Reboiras presentará su primer CD “Deo Gratias”

El párroco de San Vicente de O Grove, nacido en Vilanova de Arousa, estudió Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Desde hace un lustro ejerce como sacerdote en la localidad meca de una forma muy diferente a lo que otros sacerdotes tienen acostumbrados a sus feligreses.

En su juventud había pertenecido a la Coral de Vilanova y cantado en la orquesta Década 21. Esta vez ha dado el salto en solitario y presenta un magnifico disco que, como el propio título indica, se trata de una obra de acción de gracias a Dios. Nosotros las damos con el por el magnífico don de su voz que tantas veces nos ha regalado en celebraciones solemnes en la catedral de Santiago ejerciendo el Ministerio del Salmista.

Enhorabuena de antemano y los mejores deseos. Aguardamos ya su nueva creación

 

8 septiembre, 2018
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

Ante la dramática realidad que atraviesa Venezuela, con elevados índices de desabastecimiento y desnutrición, Cáritas de Valencia, en Venezuela, se esfuerza por anunciar el Evangelio de la solidaridad, con el valioso apoyo de la Parroquia de Santa Eulalia de Liáns, La Coruña, España.

El pasado mes de agosto, nuestro Director,  el Pbro. Carlos Torreiro exponía a esta Comunidad Parroquial la precaria situación aire están a travesando en Caritas de Valencia ( Venezuela) ante la escasez de lo básico.

A su despedida, la feligresía se solidarizó con ofrendas un año más en forma de una generosa aportación económica, así como el envío de material médico, medicinas y otros productos que, como en años anteriores, hicieron llegar a los más empobrecidos de Venezuela.

Cabe destacar que durante ese mes, Cáritas de Valencia, en Venezuela reportó éstos indicadores de incidencia:

627 niños evaluados antropometrícamente .

37 mujeres embarazadas12 talleres de formación

397 niños ingresaron lamentablemente, fueron encontrados con algún grado de deficiencia nutricional .

Entendemos que existen muchos grupos vulnerables, pero atender a niños menores de 05 años y mujeres embarazadas es urgente.

«Oren para que los que hacemos el bien no nos cansemos», repetía el padre Torreiro a su despedida.

Si usted desea conocer más sobre lo que hacemos desde Cáritas de Valencia, en Venezuela, puede seguirnos: www.caritasvln.org o a través de las redes sociales: @caritasvln

Sigamos orando y trabajando duro, para que quienes tienen la gravísima responsabilidad de que este drama cambie, realicen las acciones oportunas que traigan salud, justicia, paz y la libertad anhelada a los venezolanos.

@caritasvln

 

8 septiembre, 2018
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

¿Qué celebramos cada 8 de septiembre?

La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, es conocida en Oriente desde el siglo VI. Fue fijada el 8 de septiembre, día con el que se abre el año litúrgico bizantino, el cual se cierra con la Dormición, en agosto. En Occidente fue introducida hacia el siglo VII y era celebrada con una procesión-letanía, que terminaba en la Basílica de Santa María la Mayor.

El Evangelio no nos da datos del nacimiento de María, pero hay varias tradiciones. Algunas, considerando a María descendiente de David, señalan su nacimiento en Belén. Otra corriente griega y armenia, señala Nazareth como cuna de María.

Sin embargo, ya en el siglo V existía en Jerusalén el santuario mariano situado junto a los restos de la piscina Probática, o sea, de las ovejas. Debajo de la hermosa iglesia románica, levantada por los cruzados, que aún existe -la Basílica de Santa Ana- se hallan los restos de una basílica bizantina y unas criptas excavadas en la roca que parecen haber formado parte de una vivienda que se ha considerado como la casa natal de la Virgen.

Esta tradición, fundada en apócrifos muy antiguos como el llamado Protoevangelio de Santiago (siglo II), se vincula con la convicción expresada por muchos autores acerca de que Joaquín, el padre de María, fuera propietario de rebaños de ovejas. Estos animales eran lavados en dicha piscina antes de ser ofrecidos en el templo.

La fiesta tiene la alegría de un anuncio premesiánico. Es famosa la homilía que pronunció San Juan Damasceno (675-749) un 8 de septiembre en la Basílica de Santa Ana, de la cual extraemos algunos párrafos:

«¡Ea, pueblos todos, hombres de cualquier raza y lugar, de cualquier época y condición, celebremos con alegría la fiesta natalicia del gozo de todo el Universo. Tenemos razones muy válidas para honrar el nacimiento de la Madre de Dios, por medio de la cual todo el género humano ha sido restaurado y la tristeza de la primera madre, Eva, se ha transformado en gozo. Ésta escuchó la sentencia divina: parirás con dolor. A María, por el contrario, se le dijo: Alégrate, llena de gracia!

Si pensamos por cuántas cosas podemos hoy alegrarnos, cuántas cosas podemos festejar y por cuántas cosas podemos alabar a Dios; todos los signos, por muchos y hermosos que sean, nos parecerán tan sólo un pálido reflejo de las maravillas que el Espíritu de Dios hizo en la Virgen María, y las que hace en nosotros, las que puede seguir haciendo… si lo dejamos.

Fuente: Aciprensa

 

8 septiembre, 2018
2 Facebook Twitter Google + Pinterest

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo 1,1-16.18-23
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.

Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: -«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»

Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta:
«Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios con-nosotros”.»

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación
Hoy, 8 de septiembre, celebramos la fiesta de la Natividad de Nuestra Señora, la Santísima Virgen María. Cuando festejamos el nacimiento de algún ser querido nuestro corazón rebosa de alegría, admiración y gratitud. Cuánto más experimentar estos sentimientos al celebrar el nacimiento de la Llena de Gracia, de María en quien se han cumplido las promesas de Dios y con quien podemos cantar las grandezas del Señor.
Con motivo de esta fiesta San Juan Damasceno (675-749) manifestó en una homilía lo siguiente: «¡Ea, pueblos todos, hombres de cualquier raza y lugar, de cualquier época y condición, celebremos con alegría la fiesta natalicia del gozo de todo el Universo. Tenemos razones muy válidas para honrar el nacimiento de la Madre de Dios, por medio de la cual todo el género humano ha sido restaurado y la tristeza de la primera madre, Eva, se ha transformado en gozo. Ésta escuchó la sentencia divina: parirás con dolor. A María, por el contrario, se le dijo: ¡Alégrate, llena de gracia!
¡Oh feliz pareja, Joaquín y Ana, a ustedes está obligada toda la creación! Por medio de ustedes, en efecto, la creación ofreció al Creador el mejor de todos los dones, o sea, aquella augusta Madre, la única que fue digna del Creador. ¡Oh felices entrañas de Joaquín, de las que provino una descendencia absolutamente sin mancha! ¡Oh seno glorioso de Ana, en el que poco a poco fue creciendo y desarrollándose una niña completamente pura, y, después que estuvo formada, fue dada a luz! Hoy emprende su ruta la que es puerta divina de la virginidad. De Ella y por medio de Ella, Dios, que está por encima de todo cuanto existe, se hace presente en el mundo corporalmente. «Sirviéndose de Ella, Dios descendió sin experimentar ninguna mutación, o mejor dicho, por su benévola condescendencia apareció en la Tierra y convivió con los hombres».
Así, podemos aprovechar esta fiesta para mirar a María y encontrar los suficientes motivos para festejar y alabar a Dios por darnos en nuestra Madre un precioso signo de su amor.
“¡Oh Virgen naciente, esperanza y aurora de salvación para todo el mundo, vuelve benigna tu mirada materna hacia todos nosotros, reunidos aquí para celebrar y proclamar tus glorias! ¡Oh Virgen fiel, que siempre estuviste dispuesta y fuiste solícita para acoger, conservar y meditar la Palabra de Dios, haz que también nosotros, en medio de las dramáticas vicisitudes de la historia, sepamos mantener siempre intacta nuestra fe cristiana, tesoro precioso que nos han transmitido nuestros padres! ¡Oh Virgen potente, que con tu pie aplastaste la cabeza de la serpiente tentadora, haz que cumplamos, día tras día, nuestras promesas bautismales, con las cuales hemos renunciado a Satanás, a sus obras y a sus seducciones, y que sepamos dar en el mundo un testimonio alegre de esperanza cristiana! ¡Oh Virgen clemente, que abriste siempre tu corazón materno a las invocaciones de la humanidad, a veces dividida por el desamor y también, desgraciadamente, por el odio y por la guerra, haz que sepamos siempre crecer todos, según la enseñanza de tu Hijo, en la unidad y en la paz, para ser dignos hijos del único Padre celestial! Amén (San Juan Pablo II).

8 septiembre, 2018
1 Facebook Twitter Google + Pinterest