Inicio Archivos diarios
Archivos diarios

20 agosto, 2018

De lunes a viernes se celebra la trigésimo tercera Semana Cultural, organizada por la Asociación de Veciños Santaia. Mañana habrá pintura en la pista polideportiva, patinaje en la plaza Esther Pita y baile en la calle. El martes se celebrarán juegos populares al mediodía y por la tarde se organizará la segunda Xincana Santaia en el parque Luís Seoane.

 

20 agosto, 2018
1 Facebook Twitter Google + Pinterest

No son pocas las veces en que nos han preguntado en la parroquia a quien pertenecen unas tumbas situadas en el lateral de la iglesia de Lians. Llama a todo el mundo la atención porque, según consta en la lápida, dos de los allí enterrados son adolescentes y todos ellos comparten algún apellido.

Se trata de una tumba exenta que destaca sobre todas las demás en el cementerio que rodea la iglesia y que siempre tiene flores.
Los datos que teníamos nos hablaban de unos jóvenes asesinados durante la guerra civil.

El próximo domingo 19 de agosto a las 20:00 hh. con motivo del Día da Galiza Mártir serán recordados en un homenaje en el atrio de la Iglesia de Lians: cuatro personas de etnia gitana que fueron represaliados en septiembre de 1936 miembros de una misma familia: Antonio Montoya Camacho, Antonio Camacho Lobato, Antonio Antonia Camacho y Manuel Jiménez Montoya.

Se trató, por lo convulso de los tiempos, de un crimen no investigado en profundidad.
Durante el acto participarán la conocida actriz gallega Isabel Risco el poeta Manuel Rivas y una breve actuación musical a cargo del grupo Maraxe.

 

20 agosto, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Mateo 19,16-22

En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó: «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?»

Jesús le contestó: «¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.» Él le preguntó: «¿Cuáles?» Jesús le contestó: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo.»

El muchacho le dijo: «Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?» Jesús le contestó: «Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo– y luego vente conmigo.» Al oír esto, el joven se fue triste, porque era rico.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Meditación

Un joven se acerca a Jesús y le pregunta por el camino de la vida eterna; ante la propuesta del Señor el joven cierra su corazón y prefiere quedarse anclado en sus propias seguridades; se siente protegido en sus riquezas, preocupado por sus propios intereses y con una dependencia que no le deja valorar el camino de la verdadera libertad.

La pregunta del joven es fundamental; de hecho todos nos la hemos hecho con distintos matices. Nos preguntamos ¿Cuál es el camino para ser felices? ¿Qué debo hacer para experimentar que soy una persona plena? ¿Cómo me puedo salvar? Hay un deseo profundo en el ser humano de alcanzar la vida nueva y verdadera; esta búsqueda existencial, en muchas ocasiones, demarca el rumbo que le damos a nuestros días, define nuestras decisiones y acciones. Y constatamos que hay “ofertas” de una felicidad que se consume, se compra, se vende; propuestas centradas en el tener y no en el ser. Una sociedad que nos dice “cuanto más consumas, más feliz serás”, creando un vacío tan profundo que vienen del desencanto de la vida, la pérdida del sentido y modos de vivir aparentes que no llenan la existencia.

El Señor responde al joven, en primer lugar, con la necesidad de guardar los mandamientos que conocía; le recuerda aquellos mandamientos que definen la relación con el prójimo sin mencionar los tres primeros referentes a la relación a Dios. Con esto va llevando al joven a ver que hay algo más; el camino que lleva hasta Dios es el prójimo. Y el joven era bueno, respondió: «Todo eso lo he guardado. ¿Qué más me falta? Es como si cumpliera los mandamientos sin saber el sentido verdadero:¡Cosa de costumbre!

Ante esto el joven se ve sorprendido por la propuesta del Señor: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego sígueme”. El joven no acepta la propuesta hecha con amor y se marcha entristecido. Jesús pide más; no quiere una parte de nosotros ni algunos instantes de nuestra vida. Él lo quiere todo, lo pide con amor. Quiere un corazón libre que no se apegue a los bienes hasta la idolatría, que sabe comprender el valor de las cosas y es capaz de servir al prójimo. La propuesta de Jesús es liberadora, primero de las falsas propuestas de bienestar que encierran a la persona en un individualismo salvaje, y segundo de una concepción de la religión en donde la fe y la vida van por vías paralelas.

Entonces, leamos este evangelio en nuestro contexto y sintamos cómo el Señor nos llama a darlo todo, renunciando a las búsquedas egoístas que nos oscurecen el camino de donación a los demás. Resuena en nuestro interior aquel consejo del Señor: “Atesorad tesoros en el cielo”. Pongámonos en camino y demos hoy una respuesta generosa al Señor que nos lo ha dado todo.

P. John Jaime Ramírez Feria

 

20 agosto, 2018
0 Facebook Twitter Google + Pinterest